edición: 2787 , Jueves, 22 agosto 2019
10/04/2018

Los inversores comienzan a desconfiar de la solidez de la recuperación económica mundial

La idea de un crecimiento sincronizado de la actividad económica internacional en entredicho
Carlos Schwartz
El fundamento más profundo de la carrera alcista en el mercado estadounidense ha sido durante 2017 la perspectiva de una mejoría de la economía internacional en la cual Estados Unidos dejara de ser la estrella de primera magnitud mientras las otras economías mantenían tasas de crecimiento poco significativas. “La posibilidad de la extensión en el tiempo de la tendencia alcista en Estados Unidos en parte se fundaba entre los analistas en la posibilidad de que la economía internacional realmente despegara”, señala un analista del mercado a ICNreport. De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) la tasa de crecimiento mundial el año pasado fue del 3,7% un 0,5% mayor que en 2016. El sentimiento general en los mercados era que por fin había signos de un aumento sincronizado de la actividad económica a escala internacional. 
En parte las expectativas estaban puestas en ese incremento de la actividad fuera del Norte de América porque el ciclo económico estadounidense podía mostrar signos de agotamiento tras un crecimiento a tasas altas durante un periodo de tiempo prolongado. De hecho los indicios de que ese momento puede estar cercano ya se han manifestado de forma esporádica. Los indicadores de actividad en los sectores de las manufacturas y los servicios han comenzado a dar signos de debilidad. Las ventas minoristas han caído por tercer mes consecutivo este año. El gasto en construcción se desaceleró al comienzo de 2018.

Las ventas de coches se han estancado. El viernes pasado las estadísticas laborales de Estados Unidos mostraron una desaceleración en la creación de empleo. No hay una corriente pesimista en los mercados, pero el pasado viernes el índice promedio industrial del Dow Jones cayó un 2,3% en medio de renovados temores por el efecto de una guerra comercial. Por su parte el índice de los 'blue chip' había caído hasta el viernes un 10% desde su máximo el 26 de enero.

Otro signo de incertidumbre ha sido el diferencial de rentabilidad entre el bono del Tesoro estadounidense a corto y a largo plazo que se estrecha cuando las expectativas de los inversores son de desconfianza y que estos días muestra su horquilla más pequeña en 10 años. El cobre, un metal industrial cuyo precio escaló desde mínimos a lo largo del año pasado ha caído en lo que va de año un 6,9% constituyendo un indicio de las incertidumbres sobre la actividad industrial internacional. 

El índice PMI manufacturero para la zona del Euro difundido al comienzo de esta semana sigue alto, en 56,6 en marzo pero ha caído respecto del 58,6 de febrero. “Esta lectura apunta al menor ritmo de crecimiento de la actividad manufacturera en la zona del Euro desde julio pasado en la medida que tanto la producción como los nuevos negocios han mostrado su menor tasa de crecimiento desde noviembre de 2016 y la tasa de creación de empleo ha caído a un mínimo para los últimos siete meses”, señala el informe de la consultora internacional Markit. 

El PMI para España en marzo fue 54,80 comparado con 56 en febrero. Alemania cayó a 58,20 de
60,6 en febrero. Las tasas se mantienen altas ya que por encima de 50 manifiestan crecimiento de los pedidos, pero la tendencia es hacia una mayor debilidad. La producción industrial en Alemania cayó en febrero el 1,6% en lo que Citibank calificó de “chocante”. 

En una serie de 30 países la actividad manufacturera cayó en 21 con la mayor incidencia en Asia y Europa de acuerdo con la consultora Bespoke. “Una recesión no está entre las posibilidades a considerar en este momento. Sigue existiendo una base de crecimiento. Pero la cuestión es que ese crecimiento se debilita y comienza a adquirir la forma de un estancamiento productivo a escala internacional. Si lo que se esperaba que se convirtiera en un crecimiento sincronizado vigoroso se torna en un estancamiento global las posibilidades de que el mercado alcista se extienda a otros países se habrá acabado”, señaló un analista internacional. Los grandes bancos de negocios mientras corrigen sus estimaciones. Los economistas de JPMorgan Chase redujeron el pasado jueves sus estimaciones de crecimiento global para el primer trimestre de este año en el 0,1% dejándolo en el 3,3%.

Para los inversores a escala global el comercio internacional es un elemento decisivo: “Es dónde se realiza el beneficio mediante las ventas. Si el comercio se debilita o hay una guerra comercial, incluso si es de baja intensidad, el intercambio comercial se verá necesariamente afectado. Las consecuencias de las tensiones comerciales internacionales se reflejarán sin dudas en los mercados de valores”, añadió la fuente. Las acciones de grupos industriales relevantes a escala internacional como Caterpillar y Boeing han sufrido caídas más acusadas que el mercado más amplio poniendo de relieve la preocupación por el futuro de los intercambios comerciales a la luz de los enfrentamientos de Estados Unidos con China y en menor medida con Europa. 

Aun cuando estos choques son todavía incipientes y hacen más ruido que mella real sobre el filo de la actividad comercial lo que se “debe tener en cuenta es la tendencia”, señala el consejero delegado de una consultora internacional del sector de la energía. “Lo importante ahora mismo es que esperábamos una fase de crecimiento sincronizado de las principales economías internacionales y se registran indicios de que puede no ser así, sino que podríamos entrar en una fase de estancamiento global”, añade la fuente. 

Para otros, como un analista de un fondo de inversión en renta fija “Estos indicios siempre estuvieron presentes, pero la tendencia era hacia una mejoría. Ahora se puede decir que la tendencia ha cambiado y lo que tenemos a la vista es un estancamiento, o al menos la posibilidad de que la situación de conjunto evolucione en esa dirección”. La evolución del Ibex habla a las claras. Con un máximo de 11.866,40 el 13 de abril de 2015 y un cierre de 9.742 al comienzo de esta semana el Ibex refleja las incertidumbres no sólo de la economía española que no son pocas, sino además de la economía internacional.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...