edición: 2942 , Martes, 7 abril 2020
13/01/2020
Primer balance de un Brexit non nato

Los inversores han descontado la salida de Reino Unido sin acuerdo y se alejan de la recesión

Los mercados perciben menos incertidumbres y riesgos y creen que el sector inmobiliario y la economía española tienen margen suficiente para crear empleo en 2020
Juan José González
El resultado final de las últimas elecciones legislativas en Reino Unido, con la victoria por mayoría absoluta del peculiar Boris Johnson, parece haber despejado finalmente algunas dudas que atenazaban al sector de la inversión sobre el futuro inmediato y del medio plazo. Del resultado electoral y de las reacciones de los mercados se puede interpretar que la sangre no ha llegado al río y a tenor de las últimas manifestaciones, seguidas de movimientos financieros, de los responsables de inversiones, el Brexit parece ser ya, hoy, un acontecimiento del pasado, superado por los hechos y por la definición del electorado expresando su acuerdo con la voluntad de sus dirigentes políticos. Por tanto, se comienza a divisar un escenario despejado de incertidumbres sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea y que ahora, como principal problema en el horizonte, sería el mantenimiento de los tipos de interés negativos el principal problema para los negocios. Se apunta al factor cansancio sobre el Brexit como uno de los motivos del triunfo de Johnson y pierde fuerza la idea de una salida dramática, sin acuerdo, por la fuerza. Los mercados comienzan a descontar que la única y más probable situación será la salida con acuerdo negociado en líneas generales y en un primer momento, y que posteriormente, con el paso del tiempo, dentro de un orden y con más calma, Reino Unido y UE extenderían sus acuerdos a otras áreas que hoy parecen estar fuera de cualquier discusión. De esta forma, desaparece la mayor carga de la incertidumbre que mantenía atenazada y bloqueada la actividad de los inversores.
El tiempo habría sido capaz de superar todos los fantasmas y las peores y más catastróficas predicciones que se habían adelantado sobre el Brexit. Se habría impuesto al final el sentido común, el interés general de unos y de otros, esto es, de la Unión Europea y de los partidarios de la salida en Reino Unido. Para el sector financiero, estos últimos tres años han sido de extrema volatilidad, incertidumbres y nuevas experiencias. Hubo en el sector financiero cambios de equipos profesionales, en todos los niveles, desde la más alta dirección hasta los niveles inferiores. Cambios en el estilo de gestión de los negocios. Para capear el temporal los directivos financieros se han visto obligados a aplicar políticas de diversificación y, sobre todo, de flexibilidad, extrema, con numerosos ajustes en el negocio, tanto en la estructura como en las plantillas.

El primer balance de un, llamémosle, Brexit non nato, es precisamente que el paso del tiempo ha conseguido apaciguar ánimos y estabilizar sentimientos y emociones un tanto exacerbados y subidos de tono, como se ha podido comprobar en los meses de máxima tensión entre Reino Unido y UE. Los inversores viven ahora en Reino Unido con una especie de estrés postraumático que parece haberles devuelto a la vida. En principio, tras aquel primer resultado del referéndum de salida de la UE, el mundo económico, financiero y empresarial británico se vino a abajo. Era el principio, se temían los inversores, de una larga fase de shock que nos conducirá -pensaron- directamente hacia una recesión.

En realidad ya caminaban hacia ella sin que hubiera acto de presencia el Brexit. Pero la decisión popular, el resultado del referéndum, vino a acelerar un poco más el final de ciclo económico que ya se había anunciado desde distintas instancias. Las empresas y las entidades financieras reaccionaron rápido a las consecuencias que un eventual y futuro fuera de la Unión Europea podría deparar a su actividad. Y lo cierto es que se descontaron todos los riesgos y situaciones probables con bastante acierto. Incluso, con asombrosa precisión, pues ni unos ni otras, ni empresas ni bancos, se puede decir que hayan sufrido situaciones peligrosas.

Llama la atención la visión que sobre la economía española observaron algunos de los representantes españoles destacados en Reino Unido a propósito de una salida abrupta y sin acuerdo de Reino Unido de la UE. En general, se trataba de una visión positiva, un tanto exagerada, quizá por la distancia, de la evolución de la economía española. De esta destacaban los inversores internacionales, desde sus cuarteles en la capital británica, que la española era (y sigue siendo) una economía de las más solventes y saneadas, en crecimiento y con un ciclo inmobiliario que se puede considerar como uno de los más interesantes todavía para hacer negocio, si bien, el nuevo Gobierno se deberá volcar en regresar al nivel de crecimiento del PIB por encima del 2% si quiere reducir el desempleo, como se sabe, en tasas muy elevadas respecto a la media europea, en concreto, la segunda economía tras Grecia que mayor paro registra en la actualidad.

Con esta visión de la coyuntura que señalan algunos inversores y otros analistas de Reino Unido, la presente tapa de un Brexit non nato (es decir, todavía no acordado o finalizado con la Unión Europea) se presenta como una oportunidad para empresas e inversores, en tanto que se da por hecho que las autoridades de los bancos centrales mantendrán sus políticas de estímulos, que se afianzará el crecimiento en las economías europeas y que la guerra comercial entre EE UU y China del pasado se diluya en los próximos meses y sus efectos dejen de causar desajustes en el resto de economías. La misma visión optimista que se desprende de las opiniones de los inversores británicos hacia España debería contar con su corresponsal española, animando a inversores y exportadores a probar en los mercados de Reino Unido en esta nueva etapa post Brexit, aunque todavía no se haya producido el acuerdo final.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...