edición: 2939 , Jueves, 2 abril 2020
05/02/2020

Los inversores institucionales se centran en la deuda de los mercados emergentes como alternativa

La baja rentabilidad de los activos en los mercados desarrollados impulsa cifras récord en enero
Carlos Schwartz
Mientras todos los flujos financieros parecen bailar al compás del coronavirus y los avatares de las relaciones entre China y Estados Unidos, o las renovadas tensiones con Irán, la deuda pública y corporativa de los mercados emergentes alcanzó en el primer mes de 2020 una cifra récord con 118.000 millones de dólares comparado con 70.000 millones un año antes. Las emisiones en euros han sido en el primer mes del año de 19.000 millones, comparado con 7.000 millones en el mismo mes un año antes. En la medida que los prestatarios de las naciones emergentes deben pagar una prima significativa en materia de tipos de interés para atraer inversores que deben asumir el riesgo de cambio en esas emisiones, la mayor parte de la deuda se colocó en el mercado mediante emisiones en dólares y euros. Las fuentes de medios financieros indican que la deuda se originó de forma amplia en diversas regiones como América Latina, Asia, o el Oriente Próximo. De forma cíclica los problemas de balanza de pagos y las devaluaciones hacen retraer los flujos de capitales hacia los países en desarrollo. Hace dos años la fuerte inestabilidad en los mercados de divisas de países en desarrollo, como Turquía y Argentina, llevó a una moderación de los flujos hacia las economías emergentes. Sin embargo, los procesos de ajuste a la baja de las monedas emergentes le han dado cierta estabilidad ahora a esos mercados, de forma tal que los fondos de inversión buscan rentabilidades que no consiguen en las economías desarrolladas.
La política de bajos tipos de interés de los bancos centrales de las economías desarrolladas han determinado que se registren inversiones a tipos de interés cero o negativos, lo cual ha deteriorado los ingresos de los inversores y el rendimiento de los fondos de inversión y de pensiones. Emisores como México, Arabia Saudita o Indonesia han atraído  a los inversores. Un bono saudí a 35 años con un interés del 3,84%, muy por encima de los bonos del tesoro estadounidense a largo plazo, colocó con demanda en exceso 5.000 millones de dólares en enero. De acuerdo con datos de Bank of America en la última semana de enero los fondos de inversión en los mercados emergentes atrajeron 700 millones de dólares en dinero de inversores en lo que representó la séptima semana consecutiva de ingresos netos en esos fondos, totalizando en lo que va de año 8.730 millones de dólares. Enero no ha sido un mes exento de incidentes geopolíticos que afectaron a otros mercados.

El primero fue la tensión entre Estados Unidos e Irán que golpeó a las bolsas, y tras este la epidemia de coronavirus afectó otra vez a los mercados de renta variable. Pero esas olas no golpearon la actividad inversora en los mercados emergentes. Se podría decir que la necesidad de inversiones que dejen ingresos tangibles es tan alta que el apetito por el riesgo se ha desatado nuevamente. En realidad este proceso habla de la imposibilidad de obtener rentas de inversión en condiciones de seguridad y bajo riesgo. Basta con mirar a Argentina para tener una apreciación de lo que puede ocurrir en otros mercados. La contrapartida de esta situación es la búsqueda de refugios seguros para el dinero que en las presentes circunstancias supone dirigirse a los bonos de los tesoros de las naciones desarrolladas, en su mayoría de rendimiento negativo.

El resultado ha sido que ese tramo del mercado con deuda de referencia haya crecido hasta los 14 billones de dólares en enero tras iniciar el año en 11 billones. Por otro lado, las compañías de seguros se han convertido en habituales del mercado de deuda de alto riesgo, aunque por los parámetros de valoración que utilizan les encaje en sus carteras. “Hay pocas alternativas si quieres obtener rendimientos razonables, con los tipos de interés de referencia vigentes en las economías centrales lo único que puedes hacer es mantener los recursos a buen recaudo pero sin rendimiento”, señala una fuente del sector de seguros. Los datos del comienzo del 2020 parecen indicar que los fondos de inversión, las compañías de seguros internacionales y otros grandes partícipes del mercado están entre la espada y la pared en materia de rendimientos para sus recursos de los que depende su negocio en el futuro.

Sin embargo, el escenario económico no es halagüeño. La caída en el comercio internacional y la menor demanda de los mercados más desarrollados llevaron a incentivar el comercio denominado Sur-Sur, entre naciones en desarrollo, como forma de sortear el obstáculo de la desaceleración económica. Un menor crecimiento estructural en las economías desarrolladas en Europa y Japón ha servido de incentivo para que el grupo de naciones emergentes hayan intentado recuperar volumen en su tráfico comercial estableciendo rutas comerciales entre ellos. Los analistas consideran que las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China deberían contribuir a este proceso. El comercio entre naciones de economías emergentes creció de forma significativa entre 1999 y 2013, de acuerdo con los datos disponibles. Mientras que en el primer año señalado suponía un cuarto del total, en 2013 alcanzó al 44% de los flujos comerciales de ese grupo de naciones.

En 2012 el valor de los productos de naciones emergentes exportado a China superó por primera vez el de las exportaciones estadounidenses a ese país asiático. Sin embargo esos flujos comerciales se han estancado y se mantienen clavados entre el 42% y el 43%, indicando que no existe una gran flexibilidad en las rutas comerciales como para superar esa barrera. Este es un indicio de que si hay un mayor deterioro de los flujos comerciales la salud de la deuda soberana de los países emergentes se verá seriamente afectada.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...