edición: 2805 , Martes, 17 septiembre 2019
04/06/2019
banca 

Los inversores siguen castigando al sector bancario europeo escépticos ante un aumento de tipos

El informe de estabilidad del BCE la semana pasada disipó expectativas de una mejora en los balances
Carlos Schwartz
La semana se inauguró con nuevas caídas para las acciones del sector bancario en Europa, que no hizo excepción con la banca española. BBVA se acerca paulatinamente a su mínimo de cinco años, registrado en diciembre pasado, a pesar de una tribuna de opinión de su presidente ejecutivo en el Financial Times. Es lógico si se tiene en cuenta la situación en tres de los países en los que el banco genera ingresos: Argentina, México y Turquía. La ola no respetó a Banco Santander, con inversiones considerables en economías emergentes como Brasil, aparte de su presencia en Argentina. El efecto no se limitó a España, Deutsche Bank registró un nuevo mínimo histórico en medio de vientos de crisis en el Gobierno de coalición entre la CDU y el SPD, tras las elecciones europeas que han castigado duramente a los socialistas y al partido demócrata cristiano de Angela Merkel. La situación del primer banco alemán es motivo de alarma por su dimensión y proyección sistémica, y la reducción de su balance se ha convertido en una carrera solitaria contra reloj. De manera creciente el espacio de maniobra de la entidad se va reduciendo sugiriendo la posibilidad de que su baja capitalización y sus costes de financiación acaben exigiendo una solución heroica.
Pero el espectro que está detrás de la baja rentabilidad de la banca europea en general es esencialmente el nivel de tipos de interés que han privado a la industria de la posibilidad de tener un margen de intermediación saludable. El gran problema es el escepticismo, no solo de los analistas, sino también del banco emisor del euro de que la política monetaria de la eurozona de un vuelco a corto plazo.

El Banco Central Europeo (BCE) no es ajeno a esta situación de los bancos. En su Informe sobre Estabilidad Financiera de finales de mayo se dedica abundante literatura a este asunto. “La rentabilidad de los bancos de la zona del euro se mantuvo baja en 2018, al mismo tiempo que la continuada caída en el coste del riesgo, se vio contrarrestada por un débil desempeño operativo. Las instituciones significativas de la zona del euro tuvieron un índice de rentabilidad financiera agregada del 6%, sin cambios respecto del año anterior. En un ciclo de negocios que está alcanzando su madurez, cayó a un nuevo mínimo pos crisis, sugiriendo un limitado efecto derivado de este factor. Al mismo tiempo, los beneficios operativos de la banca antes de dotaciones y provisiones, inferiores al 0,75% de los activos totales, se ha quedado bien por debajo de los niveles are crisis”, de acuerdo con el BCE.

La dispersión de la rentabilidad de los bancos “sigue siendo amplia, con escasa mejoría entre los bancos con peor desempeño”. En 2018, en una muestra equilibrada de 100 Instituciones Significativas, recogida por el BCE, la mitad de las entidades arrojaron un ROE por debajo del 6%. El banco emisor se queja de que la mitad de los bancos más débiles tienen un retorno sobre el capital invertido para los accionistas en la banda del 3%. Estos son algunos de los motivos por los cuales los fondos de inversión se muestran muy reticentes a invertir en bancos de la UE, en particular en los de la zona del euro. 

Entre las entidades más maltratadas está la francesa Société Genéralé cuyas acciones cayeron en torno al 20% en lo que va de año, y se negocian a un tercio de su valor en libros y al nivel más bajo desde 2012, cuando la crisis de la deuda soberana estaba en su apogeo. Un factor que ha espoleado la baja cotización de las acciones bancarias es la avalancha sobre la deuda pública que ha repercutido reduciendo de forma drástica el rendimiento de la deuda soberana europea, ya que esta demanda implica un derrumbe de su rentabilidad y frena las presiones para una remuneración mediante tipos de interés más altos. 

La cotización de las acciones de los bancos estadounidenses también cayó en mayo, a causa de la preocupación sobre el efecto que tendrá la caída del rendimiento de los bonos a 10 años sobre los mercados financieros y los préstamos bancarios que usan el rendimiento del bono del Tesoro para fijar algunos de sus tipos de interés de referencia. Pese a ello los bancos estadounidenses se han visto favorecidos por un clima económico mucho más pujante que en Europa y unos balances bastante más saneados. Una manifestación de lo dispar que ha sido la fortuna entre la banca europea y la estadounidense es el hecho que los ocho bancos más grandes de la eurozona, incluidos el francés BNP Paribas e ING, tienen un valor de mercado combinado inferior a JPMorgan Chase, pese a que los europeos tienen tres veces más activos.

Los analistas de banca señalan que las entidades europeas se verán obligadas a recortar gasto aunque la forma más expeditiva de hacerlo es podar las plantillas, y ese es un asunto políticamente delicado además de irritante para los sindicatos. En una conferencia en abril el presidente del BCE, Mario Draghi, reprochó a la banca de la eurozona los excesos de plantilla y de sucursales, que drenan recursos necesarios para mejorar su negocio digital. 

Una vía de que esos ahorros se hagan de forma más acelerada es la consolidación en el sector, pero los intentos más recientes se han visto sumidos en el fracaso y otros interesados en intentarlo parecen haber dado un respiro a sus planes por las dificultades con las que pueden tropezar para obtener los recursos necesarios para una operación de este tipo, por ejemplo el manifiesto interés de UniCredit de Italia por el Commerzbank. La intención de reducir costes está detrás del expediente de regulación de empleo que  Banco Santander negocia con los sindicatos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...