edición: 2784 , Lunes, 19 agosto 2019
19/07/2019

Los ministros de Finanzas del G7 acercan posiciones en torno a una tasa para las plataformas digitales

Un acuerdo debería definirse en el G20 en el curso del próximo año sobre la base de esos criterios
Carlos Schwartz
Tras dos días de debate los ministros de finanzas del G7 han logrado acercar posiciones sobre una tasa digital para las plataformas de Internet. Los dos criterios antagónicos, el de Francia y el de Estados Unidos, se han moderado con el objetivo de establecer unas bases de negociación que permitan alcanzar un acuerdo en el G20 antes de que acabe el 2020. Francia, sin embargo, ha advertido que la tasa que ha aprobado la semana pasada del 3% sobre la facturación que las plataformas digitales obtengan de la venta de productos en su territorio no será abandonada hasta tanto no se alcance un acuerdo internacional viable y de aplicación global. El acuerdo que debe ser desarrollado, y que debería estar recogido en un acuerdo en enero próximo, establece el principio de que la presencia digital será suficiente para establecer esa huella como hecho imponible. El criterio con el cual se repartiría lo que la empresa facture en cada nación se establecerá determinando la profundidad de la presencia digital de cada plataforma en el país. Los detalles sobre qué implica que un modelo de negocio digital esté profundamente desarrollado en un país no se han definido, y las divergencias sobre este asunto deberán ser allanadas en el plazo previsto. Los acuerdos sin embargo excluyen alusiones a grandes plataformas digitales, un elemento que Washington considera discriminatorio contra empresas estadounidenses. 
La tasa francesa establece un criterio de dimensión, y es este elemento el que Washington ha tomado para iniciar una investigación para determinar si la ley que aprobó la tasa es discriminatoria de las empresas estadounidenses. Un capítulo sobre el que los ministros de finanzas del G7, reunidos en Chantilly, llegaron a un acuerdo es la necesidad de establecer un nivel mínimo de fiscalidad global para las corporaciones multinacionales, un asunto sobre el que Francia expresó especial interés. Los acuerdos expresan el esfuerzo por encontrar puntos de coincidencia entre la posición francesa y la estadounidense. El G7 incluye a Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, y Canadá.

La posición de España respecto de la conocida como Tasa Google, es que sería deseable que se adoptase un acuerdo internacional, pero que al mismo tiempo no se debe permitir que el daño que ocasiona la falta de fiscalidad sobre la actividad de las grandes plataformas de Internet se mantenga por más tiempo. El Gobierno de Pedro Sánchez no aprobó su proyecto de tasa propia por la situación de bloqueo de los presupuestos del estado, que forzó una convocatoria anticipada a elecciones generales y ahora por su naturaleza de Gobierno en funciones. 

Sin embargo, las fuentes próximas a la Moncloa consultadas afirman que si hay proclamación de Sánchez “la tasa española para las plataformas digitales será una realidad mientras no haya un acuerdo global”. La ministra Nadia Calviño ha expresado la misma opinión esta semana en diversos medios, señalando además que la propuesta del ejecutivo es similar a la francesa aunque con “matices y algunas diferencias”. En el fondo de la disputa entre Washington y los países europeos en torno a las tecnológicas está el dinero que hay en la caja. Para Estados Unidos cuanto menor sea la fiscalidad a la que sus multinacionales se vean sometidas en el mundo, mayor el saldo disponible para el Tesoro americano. 

Plantear que el asunto de fondo: la contribución potencial a las administraciones públicas de los países en los que la plataforma hace negocio, frente a la intención de la Administración Trump de preservar el beneficio para que tribute en Estados Unidos, es una forma de omitir los agravios comparativos, por ejemplo con el sector del comercio minorista en cada país, que está sujeto al pago de impuestos y cuya facturación es inferior a las plataformas de Internet. La inexistencia de una tasa genera una importante injusticia fiscal y supone dar una posición de privilegio a las grandes corporaciones digitales.

Mientras tanto, el G7 ha sido prolífico en otro frente: el de las criptomonedas. El grupo de trabajo creado para delinear una política frente a la irrupción de los activos digitales, ha señalado la necesidad de que las denominadas criptomonedas como el caso de Libra, la propuesta de Facebook, deben ser reguladas de forma muy estrecha porque pueden llegar a desestabilizar la economía global. El grupo encabezado por el miembro del Consejo del Banco Central Europeo, Benoit Coeuré, afirma en un documento dado a conocer esta semana que “dan lugar a una serie de graves riesgos relacionados con prioridades de las políticas públicas, incluyendo, en particular, la política contra el blanqueo de capitales, y la lucha contra la financiación del terrorismo, así como la protección de los consumidores y de la integridad de los datos, la fortaleza ante los ataques cibernéticos, una competencia justa y la observancia de las leyes fiscales”. 

El informe señala además que podrían afectar cuestiones relacionadas con la transmisión de la política monetaria, la estabilidad financiera y el funcionamiento sin fisuras y la confianza en el sistema global de pagos.  Estados Unidos ha sido muy crítico con el proyecto de la “moneda digital” de Facebook, libra. El ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, ha ido un poco más allá al señalar que la gigantesca cantidad de usuarios de Facebook podría conferir a libra los atributos de una moneda soberana sin las reglas y normas que afectan a éstas.

Facebook ha dado a libra carácter de “moneda estable” porque estaría respaldada por una cartera de activos. Sin embargo la actitud de los ministros del G7 ha sido que, para que estas “monedas estables” reciban aprobación, sus desarrolladores deberán avanzar mucho en determinar su modelo y funcionamiento, antes de que los reguladores les den el visto bueno.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...