edición: 2942 , Martes, 7 abril 2020
08/01/2020

Los operadores del mercado petrolero no creen que las tensiones mantengan los precios al alza

Los picos de crispación internacional del año pasado se disiparon con rapidez en materia de precios
Carlos Schwartz
El asesinato del general y hombre fuerte del régimen en Irán, Qasem Soleimani, tensó los mercados desde el viernes pasado y provocó reveses en las bolsas internacionales. Sin embargo, en materia de petróleo, la tensión tiende a disiparse con rapidez. A pesar de que asistimos a una escalada bélica en la región, incluyendo el Mediterráneo Oriental, en el que Turquía juega su baza propia, el mercado del crudo ha mostrado tendencia a normalizarse mientras todos los medios vociferan acerca de la escalada de precios. Los contratos de futuros con entrega en febrero comenzaron a ceder y los máximos registrados desde el viernes en el mercado spot también bajaron. El precio del crudo con entrega en febrero había tocado los 70 dólares por barril de forma transitoria durante el fin de semana. Irán ha prometido venganza y la comunidad internacional coincide ampliamente en que la decisión de Washington de matar a Soleimani constituyó un acto de guerra de consecuencias difíciles de prever por anticipado. “Habrá represalias”, afirman los analistas del Oriente Próximo.
Sin embargo, la decisión de Teherán de abandonar el acuerdo nuclear, del cual se retiró Estados Unidos el año pasado, pero mantener abierta las puertas a la supervisión por parte de las Naciones Unidas sobre el enriquecimiento de uranio en sus plantas, sugiere que el Gobierno de Irán prefiere mantener un canal de comunicación abierto con la Unión Europea (UE). Pero lo cierto es que las existencias de petróleo, crudo y refinado, en los depósitos de los países productores y en manos de los 'traders' y de los países importadores son muy altas y las tensiones geopolíticas ceden con rapidez. A la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados externos, como Rusia, les ha costado una extensión de las restricciones a la producción poder sostener los precios por encima de los 60 dólares por barril. Aún con estas medidas en vigor, la escalada de precios tiende a disiparse, lo que vuelve a poner sobre el tablero el débil crecimiento de la demanda internacional de petróleo.

Mientras los precios de los contratos de futuros se dispararon un 4,9% el viernes tras la noticia del atentado, los precios del Brent y del West Texas Intermediate (WTI) cerraron más ajustados con aumentos del 3,5% y 3,1% respectivamente. Durante el fin de semana, a pesar de que el Parlamento de Irak votó el domingo, de forma testimonial es cierto, la expulsión de las tropas de Estados Unidos del país y Donald Trump replicó amenazando con sanciones económicas y una factura de miles de millones de dólares, los precios se movieron poco, aun teniendo en cuenta que Irak es uno de los grandes productores mundiales. El lunes al cierre los futuros seguían perdiendo fuelle y el martes se registraron caídas del 0,62% en el WTI hasta los 62,90 dólares y del 0,6% en el Brent con un precio de 68,50 por barril. Fuentes del sector del 'trading' señalan que a lo largo de 2019 los operadores que apostaron a las tensiones geopolíticas se equivocaron, y que las burbujas repentinas de precios provocadas por las crisis internacionales duraron poco y no sirvieron como sostén de precios en el mercado.

Uno de los ejemplos más significativos fue el aumento del 15% en los precios de los contratos de futuros en septiembre, tras un ataque por parte de fuerzas irregulares supuestamente del Yemen contra las infraestructuras petroleras saudíes que dejaron fuera de servicio a buena parte de la industria petrolera del país. El ataque implicó además la constatación de que los drones de estas fuerzas son capaces de atravesar la cortina defensiva de misiles del reino saudí poniendo en cuestión su capacidad defensiva. A pesar de los daños ocasionados y las evidencias estratégicas los precios se normalizaron en menos de 15 días. Fuerzas británicas capturaron un petrolero iraní frente a Gibraltar el 9 de julio y lo obligaron a amarrar provocando un aumento de precios del 4%. El incidente dio lugar a enfrentamientos con petroleros británicos en el estrecho de Ormuz y el 20 de julio el petrolero Stena Impero, con bandera británica, fue asaltado en esas aguas. Sin embargo los aumentos de precios que marcaron cada uno de los incidentes se disiparon en una semana convirtiéndose en un pico especulativo más.

El debate sobre el efecto de las tensiones geopolíticas en el precio del petróleo sigue, no obstante, su curso. Para algunos de los analistas si la tensión inmanente a la situación de crisis permanente en el estrecho de Ormuz, que condiciona la seguridad de Arabia Saudita, el primer exportador mundial de crudo, no ha añadido una prima permanente al precio del petróleo por el riesgo regional no hay nada que lo haga. En el mercado del petróleo hay un cierto optimismo subyacente por la posibilidad de que el acuerdo comercial limitado pactado entre Washington y Pekín sea persistente -algo que muchos analistas cuestionan- y que eso determine un aumento de la demanda de crudo por una mejoría de las perspectivas económicas internacionales.

El departamento de análisis de JPMorganChase estima ahora que habrá un déficit de crudo de 200.000 barriles diarios este año, frente a su predicción anterior de un exceso de 600.000 barriles diarios en 2020. Teniendo en cuenta que la OPEP se ha mostrado capaz de mantener la reducción de producción, renovada en diciembre por acuerdo del cartel y sus aliados, la presión de la geopolítica puede aflorar si las amenazas se convierten en hechos y realmente se registran enfrentamientos bélicos en Oriente Próximo que tengan proyección. En Siria y en Yemen hay guerras en curso y el mercado se ha adaptado a estos hechos. Son este tipo de situaciones lo que lleva a los 'traders' a no comprar las tensiones geopolíticas aplacando al mercado del crudo con rapidez.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...