edición: 2741 , Martes, 18 junio 2019
06/03/2019
Escenarios electorales

Los políticos olvidan que España podría cerrar el año a las puertas de la recesión

La precampaña política se centra en aspectos sociales y laborales, y no tiene en cuenta que los principales clientes de los productos españoles han rebajado sus pedidos
Juan José González
La batalla preelectoral, aunque muy centrada hasta el momento en cuestiones económicas sociales está siendo ajena al escenario, más o menos próximo, de las dificultades de algunas economías de la eurozona, de los primeros registros negativos en el crecimiento de la economía alemana y de la entrada efectiva de Italia en recesión, todo lo cual alimenta el riesgo de que España siga similar itinerario aunque no necesariamente en el mismo horario. En el conjunto de la zona europea, todos los países respiran el final del ciclo económico, a pesar de la buena salud que exhiben hoy día la mayoría. Pero la etapa de bonanza tiende a su fin y como uno de esos ciclos habituales en la economía, todo indica que toca comenzar a preocuparse por lo que vendrá después, seguramente, trimestres menos favorables para la actividad económica. Sin embargo, no parece que las fuerzas políticas parezcan muy interesadas en ofrecer ideas y estímulos para que las empresas despejen las dudas que hagan posible la mayor actividad económica.
Entretanto, los partidos políticos se mantienen inmersos en la primera preocupación que amenaza el futuro de alguno de ellos, dada la fragmentación existente en el panorama (o se podría denominar también mercado) partidista. El ajuste en las fuerzas políticas, con la aparición de nuevas formaciones y la ruptura del bipartidismo, está obligando a todas ellas a conformar ofertas políticas basadas en propuestas económicas más agresivas, lo que, lejos de diferenciarlas termina por igualarlas y coincidir, con la lógica y natural distinción entre derecha e izquierda, en muchos aspectos, caso de las propuestas y medidas sociolaborales que estos días constituyen las noticias "sustanciosas" de los viernes del Gobierno.

La planificación política está orientada claramente hacia la captura del voto y en torno a este objetivo se articularán todas las ofertas políticas que vayan saliendo en adelante y hasta la celebración de los comicios. En realidad, la base de la planificación no ofrece nuevas variantes a la tradicional en cualquier convocatoria electoral, pero sucede que, a diferencia de las anteriores, la estrategia política, cuyo eje principal es la economía, hace mayor hincapié en los aspectos sociales y laborales (sin olvidar, por supuesto, la fiscalidad) pero sin contemplar el entorno económico, el marco general en el que se desarrolla la actividad económica, empresarial e industrial.

Los partidos políticos, enfrascados en los programas electorales, se están viendo arrastrados por la iniciativa gubernamental volcada las políticas sociales y en aspectos como la igualdad de género, fundamentales, y otros asuntos relativos a la cohesión social. No tienen en cuenta, al menos hasta el momento, las medidas económicas que deberían estar ya incentivando la actividad empresarial. Aplicado en una coyuntura provisional o eventual transitoria como es el período de nueve meses de gobierno, el Ejecutivo podría haber aprovechado este tiempo para aprobar medidas de estímulo económico que sumadas a su fuerte actividad de gasto público -tónica general de los últimos ocho meses- habrían evitado el frenazo en el crecimiento económico.

En ausencia de dicha iniciativa, habrá que interpretar que su preocupación se limita al ámbito de la política interior mientras parece estar descuidando, al menos por ahora, el mercado exterior. Los países clientes de España, demandantes de productos industriales como Alemania, Francia o Italia, muestran los primeros síntomas preocupantes de desaceleración. Alemania puede entrar tras el verano en recesión e Italia ya ha entrado en esa fase. Con diferencias sustanciales, se trata de dos clientes de productos españoles, si bien, el que más preocupa es Alemania, motor habitual de la economía de la eurozona.

Y si no fuera suficiente con este, en principio, despiste gubernamental, los partidos políticos se mantienen en el hermetismo del silencio, provocando las dudas sobre qué harán y no harán tras los comicios. Para los agentes económicos las elecciones deberían eliminar dudas e incertidumbres que hoy se presentan a modo de muro de contención y freno de iniciativas de inversión empresarial. No debería extrañar por tanto que, ante la fuerte división de las formaciones políticas en España, se puedan producir cambios radicales en un futuro Gobierno que no tenga en cuenta la proximidad de un frenazo económico que dejaría a España a las puertas de una recesión.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...