Los precios ya golpean los bolsillos con mayor fuerza de la
edición: 2534 , Viernes, 17 agosto 2018
16/01/2018
El petróleo, primera señal, primer peligro

Los precios ya golpean los bolsillos con mayor fuerza de la prevista

Los consumidores ven en las rebajas permanentes y el comercio online la vía para reducir los efectos de la inflación
Juan José González
Los consumidores parecen haberse acostumbrado a ese fenómeno del comercio de nombre `desestacionalización´ de las ventas, esto es, de las ofertas y rebajas comerciales que histórica y puntualmente servían de reclamo en los meses de enero y julio para aumentar las ventas del comercio. La adaptación de los usos y costumbres de los consumidores privados al nuevo ritmo comercial consagrado a partir de una reforma legislativa -liberalización de las rebajas- de 2012 se puede considerar plena. La aceptación de la liberalización de las rebajas se ha visto reforzada con la importación de otras prácticas comerciales tales como el `viernes negro´ y el `lunes cibernético´, conceptos comerciales que a modo de promoción a lo bestia sirven en la actualidad para dinamizar las ventas de los grandes centros comerciales y al mismo tiempo de ventaja competitiva para el consumidor en tanto que consigue compras de productos a un precio reducido. Ya no es tendencia, sino costumbre cada vez más asentada en la cultura española al haber desplazado a las clásicas rebajas de Reyes y las de verano. En beneficio del modelo tradicional es, por tanto, una doble oportunidad para el comercio y para el consumidor de forma que las promociones comerciales constituyen, desde la óptica de los precios, la renuncia de una parte del margen para los comercios y una cierta ventaja para el consumidor que, al comprar más barato, logra evitar, en muchos casos, una parte de la inflación que le afectaría si no hubiera rebajas o promociones. Beneficios que serían aún mayores si no se enfocasen, únicamente, a los sectores textil y tecnológico.
El modelo tradicional de rebajas ya tiene herederos y estos funcionan con la mayor soltura y maña a medida que se suceden las campañas. La revisión de la normativa estatal que regulaba las rebajas concluyó en 2012 con una liberalización de los períodos clásicos de las rebajas, tanto de invierno como de verano. Y su duración, incluso, se vio ampliada en varias semanas más. Si Amazon y El Corte Inglés fueron los verdaderos impulsores de esta `moda´ comercial, la tecnología -`ecommerce´- y la importación de los modelos promocionales fueron las piezas que aceleraron el nuevo fenómeno, al menos en España.

La fórmula funciona, los descuentos funcionan las 24 horas del día, las promociones los 365 días del año. Algunas se intensifican (rebajan) en fines de semana o en fechas anteriores a festivos y puentes vacacionales. Aumenta el volumen de pedidos en el `ecommerce´ hasta en un 600% en aquellos comercios que entran por primera vez en el `juego´, en el comercio online. Según los datos de una asociación digital, en 2016, sólo las dos citas del viernes negro y del lunes cibernético, generaron ventas cercanas a los 1.300 millones de euros, un 13% más que el año antes. Las cifras del cierre de 2017 (pendientes de publicación) indican incrementos del 48% en ventas de productos y del 31% en incremento de volumen respecto al año antes.

Aunque los consumidores que hoy día buscan descuentos, se diría que la inmensa mayoría, agradecerían precios más competitivos y, por tanto, a la baja, en servicios bancarios, educación, sanidad y ocio, por citar algunos sectores. La tendencia iniciada en este sentido en otros sectores, como la telefonía, la energía, el textil o el alimentario, bien podría constituir la avanzadilla de una nueva línea o movimiento futuro del consumo que, sin llegar a figurar en la categoría de las rebajas tradicionales -desprestigiadas por su excesiva utilización- sí serviría al consumidor para adaptar sus necesidades de compra a los precios de los servicios y productos que necesita. O dicho de otra forma, para defenderse de la inflación que ya afecta a productos, bienes y servicios básicos.  

Con este escenario, en parte novedoso para el consumidor español, aunque en muchos casos se encuentren aún en período de adaptación a las nuevas modas y tendencias, la sociedad española se enfrenta en los próximos meses a un buen número de novedades en el más amplio sentido del término; políticas, sociales, económicas y normativas. De todas ellas se desprenderá, seguramente, un nuevo impulso a los precios y, por tanto, de mayor tensión y presión inflacionaria. Si el año recién concluido registró un avance moderado de los precios del 1,1%, las previsiones para el ejercicio actual no bajan del 2%, y los son en la medida en que los precios de la energía, el petróleo entre otros, encarecerá la mayoría de los productos. La escalada de los precio del crudo de las últimas fechas ya se nota en las gasolineras y más que se notará, de forma inmediata, en todos los precios. Y no solamente energéticos.

Así las cosas, y con la posibilidad de que la política monetaria del BCE no sea modificada o suavizada a la velocidad prevista, los consumidores se preparan para un año de mayores tensiones en los precios. A este escenario pesimista habría que sumar la tendencia actual de las familias hacia un mayor consumo, y que, al igual que en la parte final del pasado año se prevé que continúe al alza en la primera mitad del año. De ahí que las nuevas prácticas comerciales de las rebajas permanentes, las ofertas intensivas y mayores descuentos puntuales, se presentan como una amenaza para el consumo al mismo tiempo que una posibilidad de bordear y evitar los impactos de la inflación en los presupuestos familiares.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...