edición: 2741 , Martes, 18 junio 2019
27/07/2018
Todo pendiente para el segundo semestre

Los resultados semestrales de las cotizadas recogen frutos agridulces del exterior

Divisas, petróleo y ciclo económico se encuentran reflejados en las cuentas empresariales con desigual lectura
Juan José González
Los resultados empresariales de las cotizadas españolas, al término del primer semestre del ejercicio, parecen estar confirmando, en líneas generales, las previsiones de los analistas, si bien, habrá que esperar al cierre semanal para contar con una visión más próxima a la realidad cuando concluya la presentación de todos los resultados de las empresas que conforman el Ibex 35. Pero la primera impresión es positiva, dentro de lo esperado, en línea con lo previsto. El semestre no ha sido un paseo precisamente para las empresas con mayor peso exportador, bajo la amenaza constante de nuevas medidas arancelarias dentro de la particular batalla del presidente norteamericano, Donald Trump, por motivos comerciales, políticos y económicos, y que a la postre han causado numerosos desequilibrios en los intercambios comerciales en forma de mayores costes y menores ingresos.
Pero es la dispar evolución de los tipos de cambio en el mercado de divisas donde se encuentra uno, o según el caso, de los motivos principales del deterioro de algunas cuentas de resultados. Estos se ven más o menos afectados en la medida en que las empresas españolas cuentan con filiales o negocios en el exterior, una dispersión continental que provoca que las empresas se vean afectadas por un ciclo económico concreto o por su divisa. La dispersión de las filiales de las empresas españolas en el exterior recogen así los frutos de la coyuntura que, en este segundo trimestre, que sirve de paso para hacer balance de la mitad del año, se han mostrado más dulces que amargos. Aunque si el análisis se realiza por sectores, es fácil encontrar frutos dulces y amargos en un mismo sector. En la cosecha del semestre, sin embargo, se percibe un buen aroma para la segunda parte del año.

Los beneficios de la diversificación internacional han recogido también la diversidad de los frutos -unos dulces y otros amargos- según los mercados particulares. Ambas sensaciones han sido reflejadas en todo momento en el mercado bursátil español aunque si cabe, han sido la incertidumbre comercial y las divisas los principales focos de inestabilidad para el negocio exterior de las empresas españolas. Así, el sector asegurador, el financiero, el energético, construcción y telecomunicaciones han encajado el golpe propinado por la compleja situación de los tipos de cambio.

En algunos casos, se ha producido el doble efecto -opuesto- de que a un avance importante de la facturación le ha correspondido un retroceso en el valor de los productos vendidos a la hora de hacer el cambio a la moneda europea. De esta forma, el buen estado de una economía en expansión -caso de los mercados emergentes en Latinoamérica- no siempre se ha trasladado a las cuentas en forma de mejores resultados para la matriz española.

La diversificación habría jugado un papel muy relevante en estas cuentas trimestrales para los sectores bancario y energético en particular. En el primero porque debido al mantenimiento de la política monetaria europea, el sector ha seguido aprovechando la buena marcha de la demanda de crédito, tanto familiar como empresarial. Y en el segundo porque la escalada de precios en el precio del petróleo, a pesar de las fases de vaivén, ha propiciado el aumento de los ingresos de las energéticas, como de algunas caídas de los precios de la energía han favorecido los costes de las empresas consumidoras.

Todo parece indicar que los balances de las cotizadas más internacionalizadas se mantendrán en la senda del optimismo que transmite la expansión económica de buena parte de las economías emergentes, como también del mantenimiento del crecimiento de los mercados europeos, en su mayor parte primeros destinatarios de los productos españoles. Aunque quizá la excepción a las expectativas de avance de los beneficios empresariales procedentes del exterior, se encuentre para este segundo semestre en el sector bancario. 

Para Santander, BBVA y Sabadell, que cuentan con filiales con gran peso en sus cuentas de resultados, la incertidumbre es mayor en la medida en que la competencia en Reino Unido -por las dudas políticas y económicas que genera el Brexit- continuará siendo un freno y factor de inestabilidad para los resultados de Santander y Sabadell en la segunda parte del año. De la misma forma que Turquía lo será para BBVA, expuesta su filial Garanti al descalabro financiero y cambiario que vive una economía imprevisible.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...