edición: 2705 , Viernes, 26 abril 2019
24/12/2018
seguro 
BELVEDERE

Los retos del seguro ¿o de las aseguradoras?

De poco le ha servido a las aseguradoras crear compañías de bajas prestaciones, las mal llamadas ‘low cost’
La omnicanalidad no es más que el reconocimiento de un fracaso
Alfonso Pajuelo
Podemos considerar que España es un país bancarizado de ahí la feroz competencia entre entidades, las grandes con una maquinaria muy engrasada con canales muy efectivos y gran iniciativa. Pero el sector de los creadores de dinero tiene otra pata en el seguro, un negocio complejo que a pesar de tener todavía margen de penetración, de expansión del negocio, no termina de encontrar su sitio. Hasta tal punto que es la banca la que con su dinamismo está apropiándose de la distribución y hasta de las asegurados que no dan con el método de hacer valer sus propios canales de venta. La banca está dominando al seguro, hasta el punto que la principal aseguradora en algunos ramos es de un banco aunque tenga como socio a una aseguradora. Estamos pues ante el reto de que las compañías de seguros pierdan una parte sustancial del negocio para quedarse como meras productoras de pólizas y eso despierta no pocas incógnitas sobre su futuro.
De poco le ha servido a las aseguradoras crear compañías de bajas prestaciones, las mal llamadas ‘low cost’, ni de crear redes de distribución propias. Son estas precisamente las que más riesgos corren con bancaseguros y, desde luego poco tienen que hacer en segurbanca. Serán las primeras en sufrir los acuerdos de aseguradoras y banca porque atentan a su único negocio, la distribución. Las aseguradoras, en este terreno, están jibarizando sus propias redes.

La omnicanalidad no es más que el reconocimiento de un fracaso, el parche para evitar males mayores porque vuelve a poner a las aseguradoras en manos de los bancos reduciéndolas a un puesto secundario que fue lo que ocurrió hace treinta años y que dio lugar a una profunda reestructuración del sector que dejó muertos en el camino y muchas, muchas fusiones que tampoco terminaron de arreglar el problema. Las aseguradoras no fueron capaces que crear el músculo financiero y comercial suficiente como para tratar como iguales al otro miembro destacado del sector financiero: la banca. Una situación muy distinta a la del resto de los principales países europeos.

La internacionalización fue en su momento la válvula de escape, la vía para alcanzar tamaño y diversificar mercados, que no negocio. La varios ejemplos tanto de éxito como de fracaso pero aun en el mejor de los casos ha sido insuficiente porque los mercados accesibles son inestables y generan beneficios a la vez que problemas que, en ocasiones afectan a las cuentas de resultados. La internacionalización ha sido buena pero no suficiente y está pendiente de consolidarse.

Un ejemplo interesante de observar es el de Línea Directa, un apéndice de Bankinter, que ha triunfado sin matices y ahora es uno de los negocios que sustenta al banco. Otra cosa es que eso, a la larga sea suficiente para Bankinter. Otro caso de interés es el de CaixaBank que con SegurCaixa y VidaCaixa también ha triunfado, contando con dos aseguradoras distintas como socios.

Son dos vías distintas pero ambas exitosas. Queda por tanto mucho territorio que explorar pero pocos compañeros de viaje que asociar porque bancos grandes en oferta de asociación o acuerdo sólo quedan dos. La batalla está servida.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...