edición: 3058 , Jueves, 1 octubre 2020
08/09/2020
banca 
Primeras recomendaciones del BCE y del BE

Los supervisores señalan “la gestión laboral” de los fusionados como el punto más crítico

Una fuente financiera afirma: ”si duro será el ajuste en esta fusión -Caixabank y Bankia- no me quiero imaginar el de una fusión como, por caso, BBVA y Sabadell, u otro...”
Juan José González
La operación de fusión entre Caixabank y Bankia sigue cosechando numerosos parabienes desde todos los sectores: financiero; político; supervisores; empresarios... y, en general, un amplio grupo de expertos, analistas y medios de comunicación, nacionales y extranjeros. Se espera también que en los próximos días se formalice el acuerdo de ambos consejos para que los equipos de las dos entidades comiencen a trabajar en el proceso de unión junto a los asesores legales y financieros ya designados. También tiene la operación detractores, los menos, interesados como todos en lo suyo. Pero con un criterio discutible, desatinado, incluso se podría calificar que insensato. Seguramente el paso del tiempo, y de los resultados, haga entrar a estos últimos en razón. Hasta entonces, "mucho trabajo por delante", asegura una fuente implicada -de lleno- en la fusión. De los resultados dependerán muchas cosas, no sólo la aprobación final de los mercados y de la comunidad de inversores y supervisores. Pero los resultados dependerán en buena parte y en esta ocasión singular de los ajustes, de tamaño, de redes y plantillas, de capacidad. Desde distintas fuentes de los supervisores los implicados en la operación de fusión -la fusión del año, sin duda- han recibido un mensaje "paladino": el punto crítico de la operación se encuentra en la gestión del "adelgazamiento", de la gestión del ajuste en definitiva.
A primera vista, el mensaje de los supervisores es obvio, vulgar si se tiene en cuenta que cuando los cuatro implicados en la primera conversación para llegar al acuerdo convienen en la operación, la cuestión del ajuste es, junto a la vertiente política de la misma, el primer punto que se trata. La fusión tiene numerosos puntos críticos que, ordenados de mayor a menor pueden indicar el carácter decisivo en la negociación entre Caixabank y Bankia que ahora se abre. Entre los grandes números que sumará el futuro "CaixaBankia", además del más característico de los 672.000 millones de euros que alcanzará la futura entidad al cierre del año, figuran las cifras críticas de los otros recursos: los humanos. Poco más de 47.000 trabajadores están hoy en nómina de la nuevo -hipotética- entidad, con una red de 6.218 oficinas con sus sedes centrales donde residen entre el 6% y 8% de la plantilla total.

Duplicidades futuras y ajustes en marcha desde hace más de dos años serán en esta ocasión un nuevo caballo de batalla en la gestión laboral. Las autoridades políticas (ministras de Economía y Trabajo) ya han advertido que esa parte de la fusión que conlleva ajuste laboral será tan crítica como dura será su negociación con las fuerzas sindicales. Porque la fusión llega en un momento también crítico para la economía del país, en medio de una crisis provocada por la pandemia que a día de hoy se desconocen sus efectos finales, los daños que producirá en la economía y en el conjunto de la Sociedad. Otro aspecto del ajuste de tamaño tiene que ver con la competencia.

Los bancos españoles parece ser que velan armas en previsión de la siguiente batalla de esta guerra pacífica (por el momento) de fusiones. Es decir, el resto del sector, principalmente, BBVA y Sabadell deben estar pensando tras la decisión de Caixabank y Bankia en algo más que el presente. La fuente implicada en esta operación reflexiona: "si duro será el ajuste en esta fusión -Caixabank y Bankia- no me quiero imaginar el de una fusión como, por caso, BBVA y Sabadell, u otro...". La fuente no quiere pronunciarse sobre una hipotética unión Santander con BBVA aunque sí consiente en hacer "conjeturas con otros agentes" como Sabadell y un francés (no cita a Société Générale) o incluso alguna entidad italiana con el banco de Oliu. Conjeturas o posibilidades, todas abiertas e inciertas. 

De regreso a los mensajes de los supervisores, señalar que estos insisten en la necesidad de las operaciones de este tipo por seguridad individual de las propias entidades y colectiva para evitar futuras turbulencias financieras: "no se trata sólo de mejorar las cuentas, sino de evitar quiebras que deban ser asistidas por los Estados", comenta un experto analista. Este recuerda al respecto que en el manual de las fusiones de todo tipo, bancarias, empresariales, políticas o deportivas, aparece que el adelgazamiento de la plantilla, como de los costes en general, debe ser proporcional o superior a la capacidad de la nueva entidad para asumir provisiones y hacer frente a potenciales fallidos, algo que, como se sabe, será una constante en la economía española en los próximos dos años. El punto crítico, sin embargo, dependerá en esta ocasión de la capacidad de las dos entidades para, junto a las autoridades políticas, proponer planes de empleo y políticas alternativas para los implicados en el ajuste, para el excedente laboral.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...