edición: 2785 , Martes, 20 agosto 2019
29/07/2014
Los asesores financieros dudan

Loterías, demasiado vulnerable para salir a Bolsa

Juan José González

Pensaba el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro, que las nuevas medidas tributarias de recaudación para el ajuste serían un éxito, se cumplirían las previsiones para 2012 y que las de 2013 se dispararían. Y el disparo parece haberle salido directo al pie.

Porque disparo en la cifra de recaudación del impuesto que grava los premios de superiores a los 2.500 euros de las apuestas de Loterías del Estado, nada menos que un 20% deberán tributar los tocados por la fortuna, los premiados. Calculaba el ministro que los 824 millones de euros que se recaudarían por este concepto, reducirían el déficit estatal, aunque en el momento del cálculo no contaba con el perjuicio que a la postre le iba a suponer el pírrico beneficio logrado en el corto plazo. Como tampoco pensaba que la privatización de Loterías (que forma parte del plan privatizador del Gobierno junto a AENA, Renfe y Adif) fuera a contar con el traspié que supone la repentina animadversión del público hacia juegos de honda raigambre cultural en la ciudadanía. Ha sido la sociedad estatal de Loterías y Apuestas del Estado quien ha lanzado la voz de alarma tras comprobar que las últimas medidas fiscales no parecen ser el mejor presagio para una buena salida al mercado bursátil.

Loterías y Apuestas del Estado cotiza a la baja, incluso antes de marcar precio en las bolsas de valores. La caída en picado de los ingresos de la sociedad estatal y aspirante a empresa semipública y cotizada, han activado las alarmas en la propia compañía así como entre el equipo que trabaja desde meses la oferta pública inicial. La primera alarma surge como consecuencia de la fuerte reducción de los ingresos, nada menos que un 8%, en la facturación de la estatal, lo cual significa un importante factor de riesgo a tener en cuenta para el futuro, cuando la compañía cotice en el mercado bursátil.

Un miembro del equipo de la operación apunta que la caída de los ingresos en una actividad de ocio como es la lotería "no suele superar el 2% o el 3%, como así se comprobó en los peores años de la crisis". Por tanto, un retroceso del 8% es un recorte excesivo y cuyas causas no se limitan sólo al efecto de la crisis -caída del empleo, reducción de salarios, etc.- sino que intervienen, además, otros factores, y entre ellos, cómo no, la tributación de los premios, el gravamen del 20% de las cantidades recibidas por premios superiores a 2.500 euros.

Aunque el paquete de la colocación inicial no sea superior al 30%, según las primeras estimaciones, el equipo de técnicos encargados de la operación ya se han encontrado con las opiniones de los asesores financieros de la operación, que señalan como importante punto débil de la compañía "su elevada sensibilidad a los costes fiscales" por parte del público objetivo. Y es que la fiscalidad del 20% de los premios a partir de los 2.500 euros, influye en la estimación del precio y del valor tanto de la compañía como del precio de las acciones en la colocación de las acciones. Un efecto que, sin embargo, los responsables de la misma tratan de contrarrestar con "la fortaleza de Loterías en el apartado de generación de liquidez, de caja, y en tiempos muy cortos".

En principio, no parece que Loterías vaya a tener mayores problemas de financiación en el futuro, si bien tendrá que contar en esta nueva etapa, en la que prepara su puesta de largo en la bolsa, con el rating necesario para, por ejemplo, emitir bonos. En este sentido, uno de los aspectos negativos que los asesores quieren `corregir´ en Loterías del Estado es precisamente la vinculación con el riesgo soberano español y que, en muchas ocasiones, se presenta como un arma de doble filo y en la que uno de ellos, a menudo, corta más que otro.

Para resolver los problemas de financiación, los responsables de Loterías y Apuestas del Estado ya cuentan con un plan que sin duda recibirá el aprobado del ministro de Hacienda, pero para lo que todavía no hay plan, porque falta de recursos, es para darle la vuelta al sentimiento del público sobre la compañía, y que según algunas opiniones desde 2008 hasta fecha reciente, habría experimentado un fuerte retroceso. La caída en picado de los ingresos en más de un 10% en el último ejercicio en el conjunto de los juegos, encuentra su explicación en varios factores, pero que se hace más visible en el cambio del gravamen del 20% sobre los premios superiores a 2.500 euros, así como en la percepción por parte del público -de los `jugadores´- de que el juego, en sus variantes de la `Primitiva´, Euromillones, la quiniela deportiva y la Lotería Nacional se habrían convertido más en financiadores del Tesoro por la vía de los dividendos y retenciones de los premios, que en redistribuidores de dinero entre los apostantes y jugadores. Si con las nuevas medidas tributarias Hacienda pretendía convertir a Loterías como el bastión para recaudar varios miles de millones de euros con destino al agujero del déficit, es probable que la misma suerte le haya jugado una mala pasada y se vea obligado a corregir algún gravamen de cara a la salida a bolsa.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...