edición: 3072 , Jueves, 22 octubre 2020
06/11/2008

Lufthansa y Spanair se deslucen las arras

J.A.- El matrimonio se acerca en el horizonte de la conveniencia. La alemana se ha quedado huérfana en pleno reacomodo del sector y quiere sellar la compra como regalo de Navidad para su Junta de diciembre. SAS pastorea el interés de Wolfgang Mayrhuber, pero -gracias a Spanair- el baile de los pretendientes se le dará, por primera vez, desde los rojos: 357 millones de euros desde enero. Ambas  llegan afeadas a la negociación.

 Y lo que iba a ser una venta parcial se puede convertir en un mercadillo global, caro para el comprador –que ganó un 65,5% menos que en 2007- y sobre todo para el comprado, que dispone sólo de la séptima parte del valor de mercado que Lufthansa y se abraza a un nuevo profit warning y el tercer plan de recortes en un año.

Ahora que Alitalia se aleja por la senda de Berlusconi y que tiene que medirse las fuerzas con BA y Air France por Austrian Airlines, Lufthansa digiere el control de BMI y Brussels Airlines y pone algo más que la intención en SAS, a pesar de que la escandinava bebe aún los vientos por Iberia. Las tres principales alianzas globales  -Star Alliance, One World y Sky Team- son un traje estrecho para contener las necesidades de los grandes del sector, ahora que Air France ya metabolizí la fusión de 2005 con KLM y Lufthansa con Swiss Air.

Hasta ahora, la liquidez acompañaba las urgencias de la aún segunda compañía mundial por facturación, urgida de mucho más que una solución operativa, de una apuesta estratégica en un ajedrez en el que una vez se repartan las fichas será difícil ganarse otra mano. Pero hoy a Lufthansa sólo la digestión de la integración con Swiss y su selectiva expansión de rutas aminoran la subida de los precios del petróleo, los costes de la huelga de sus empleados en verano y el descenso en la demanda. Pero no lo suficiente como para estrechar sus expectativas: ya sólo espera alcanzar un beneficio operativo de 1.100 millones de libras en 2008, lejos de la estimación anterior de 1.380 millones. Ni los extraordinarios (503 millones de euros) por la venta de su participación en Thomas Cook y 82 millones de la recompra de acciones propias ayudan a vestir su espera.


LOS ATAJOS DE SAS

SAS -controlada en un 50% por los gobiernos de Suecia, Noruega y Dinamarca- quiere colocarle a alguien la ‘patata caliente’ de Spanair y, de paso, la de toda la matriz, pero si ya Marsans patinó en su herencia e Iberia salió corriendo en su momento, ahora -cuatro meses, unas pérdidas multiplicadas por siete y un accidente después- no es un caramelo apetitoso para el gigante español, más ocupado en su matrimonio con BA y su alianza con AA. Los escandinavos están dispuestos a conformarse con el paraguas de Lufthansa -con la mediación de su hermandad en Alliance Star-, pero saben que no será lo mismo para  nadie.

Lufthansa necesita antes de nada, entrada en la mayor parte de los mercados europeos. De comprar SAS, la aerolínea alemana rivalizaría en tamaño -en pasajeros- con Air France-KLM. Lufthansa le serviría para retomar la apuesta en su negocio principal, el Norte de Europa. Pero llovería sobre mojado para la alemana, que suma en sus debilidades: supondría una renuncia al sur, al hub madrileño, alejar más aún el mercado británico y perder el puente entre ambos lados del Atlántico. Además, si culmina su desembarco sobre la escandinava, la aerolínea germana puede acabar condenada a reeditar las zozobras de SAS, al menos en su filial española.

Spanair se aferra a su rol en Star Alliance y mira al paraguas protector de la escandinava, que promete devolverla a la rentabilidad. Pero pagará el abandono, condenada al atolladero en el que se metió hace un año. Lastran sus alas los problemas de operación, las pérdidas continuas desde 2007, la incertidumbre por sus créditos fiscales, el estancamiento de la facturación y la mayor exposición a la caída de pasajeros de El Prat. Un peso aún mayor en las cuentas de SAS, ahora que no podrá seguir contabilizando sus rojos en operaciones discontinuas y que busca centrarse en su negocio del norte de Europa.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...