edición: 2616 , Viernes, 14 diciembre 2018
19/11/2018

Madrid Central

Dudas sobre el origen del castañazo en la frontal de la primera edil de la Villa madrileña que estaría cuestionando el fortuito traspié doméstico de la versión aportada por la afectada. Destinataria al parecer de una feroz animadversión popular, habría sido el objetivo de una práctica extendida entre reductos culturales afros como es el vudú. Porque son días y tiempos de causas y efectos inexplicables, como por ejemplo, la inquina suscitada a propósito del salario mínimo propuesto por una ministra.

Sin venir a cuento, los practicantes de la supersticiosa creencia vienen a concluir que el cierre al tráfico rodado de los vehículos con propulsión a motor de combustión no aceptarán la orden del consistorio local y que, en consecuencia, se aplicarán a la práctica del vudú intensivo. Sin entrar en consideraciones de tipo paranoide, el cierre del centro de la capital del Reino, como cualquier otro centro de otra capital, es un asunto de regulación impositiva que llega en un momento de desesperación ante la impotencia de hacerle frente a la polución, a la contaminación y al desorden medioambiental.

Que la razonable iniciativa de la regidora primera y su equipo responda a eso, a una última solución posible para aplacar el problema, no debe ser óbice para el bombardeo público de la idea ni tampoco el privado y oculto de los ejercicios rituales, propios del vudú. Como tampoco debe constituir la renuncia a otro tipo de solución y salida del caos medioambiental de las ciudades. En otras palabras, que el consistorio madrileño no deberá conformarse con el cierre del centro por prohibición.

Se cierra el centro a los motores contaminantes, se peatonalizan calles en una batalla política destinada (se dice) a ganar metros de asfalto para el transeúnte. Pero la barrera del público objetivo, la ciudadanía en general, está en que carece de conciencia cívica, un valor ausente de nuestra cadena genética, por lo que avanza una respuesta o reacción política en sentido contrario y proporcional a la prohibición. Este parece ser el objetivo del vudú y sus secuaces que ahora, y a la espera de una futura cita electoral que les reponga en el sillón municipal, aguardan a que la edil se dé otro frentazo doméstico y eliminar la prohibición de Madrid Centro. Atentos al vudú.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...