edición: 2700 , Miércoles, 17 abril 2019
26/10/2015
Ajusta previsiones

Maersk anticipa peores resultados que los previstos por la caída de los precios del flete y el tráfico

Los menores ingresos de la división marítima son el único negocio del grupo que muestra retroceso
Carlos Schwartz
Con los datos del tercer trimestre aun en elaboración el Grupo AP Maersk Moller anunció al cierre de la pasada semana que reducía sus previsiones para el año 2015 hasta los 3.400 millones de dólares comparado con la anterior estimación de 4.000 millones de dólares para este año. El origen de la corrección ha sido el desempeño de la naviera Maersk Lines dedicada al transporte de carga, fundamentalmente de contenedores. La naviera es la mayor empresa de transporte de contenedores del mundo por volumen. La corrección a la baja de las expectativas se debe a una caída en los ingresos esperados por Maersk Lines desde los 2.200 millones de dólares a los 1.600 millones que calcula al cierre del tercer trimestre y en vista de los datos obtenidos en lo que va de octubre.
“Los elementos sensibles por los que se guía el grupo indican que en el último semestre de 2015 se registra una declinación adicional de las tarifas de 100 dólares por equivalente de cuarenta pies (FFE, por sus siglas en inglés que es el doble de un TEU), y que una reducción en el volumen de 100.000 FFE ocasionarán sobre Maersk un impacto negativo de 500 millones de dólares con un impacto adicional de 100 millones por la caída de volumen de los FFE”, de acuerdo con el consejero delegado del grupo Nils S. Andersen. El resto de las divisiones del conglomerado mantienen sus previsiones.

“Es lamentable que tengamos que ajustar nuestras expectativas para el resultado del 2015”, señaló Andersen al comentar que el conjunto de la compañía mantenía sus objetivos. Sin embargo, Maersk Lines es la división que mayores ingresos aporta al grupo en forma individual. En el tercer trimestre la naviera registró un precio promedio de 2.163 dólares por FFE comparado con 2.679 dólares por FFE en el tercer trimestre del año pasado y transportó en los primeros nueve meses 2,427 millones de FFE comparado con 2,401 millones el año anterior. Una fuente de la empresa señaló que el mercado de transporte marítimo se había “deteriorado más allá de las expectativas del grupo especialmente en la última parte del tercer trimestre y en octubre y el grupo no espera una recuperación del mercado en lo que queda de 2015”.Los datos demuestran que la caída del precio por FFE entre el tercer trimestre de 2014 y el 2015 ha alcanzado a los 500 dólares es decir de un quinto lo cual sumado a la caída del volumen ha afectado más de lo esperado a la empresa. En marzo pasado Andersen alertó sobre una caída del comercio mundial con motivo del anuncio de los resultados del grupo para 2014 pero consideró que las medidas adoptadas por la empresa le permitirían mantener sus ingresos.

La caída de ingresos es una mala noticia para los analistas del comercio internacional que utilizan como un barómetro de los flujos comerciales los ingresos de la primera naviera mundial. “A lo largo de los años Maersk ha adoptado decisiones para asegurar la eficiencia de sus costes y la resistencia de sus operaciones, pero el actual deterioro en el mercado de contenedores también ha hecho impacto en nuestro negocio”, afirmó Andersen. Maersk ha sido el promotor de los nuevos super cargueros que transportan entre 18.000 y 20.000 contenedores. Los barcos fueron diseñados para hacer frente a la caída de las tarifas e incorporan motores de muy alta eficiencia y bajo consumo. La estrategia consistía en sacar del mercado a los competidores menos eficientes con barcos más pequeños y mayor consumo de combustible. En el transporte de grandes volúmenes una serie de sinergias que incluyen la operación en terminales automatizadas además del bajo consumo de los motores y la caída del precio del petróleo permitían soportar tarifas muy bajas. A esta estrategia se han plegado los otros grandes del sector como MSC que a su turno se han unido en alianzas para abaratar costes operativos en los puertos y la distribución de carga para evitar mover barcos sin la suficiente carga.

Pero la estrategia ha agudizado la competencia porque la entrega de los nuevos barcos está aumentando de forma significativa los excedentes de bodega en el mercado, que de acuerdo con algunos analistas son del 30%. Maersk anunció que había cerrado una línea de navegación entre el medio oriente y Europa además de adoptar otras medidas para equilibrar sus cuentas. Mientras, la empresa ha revisado sus previsiones de aumento de la demanda mundial de contenedores que había estimado a comienzos de año entre el 3% y el 5% a un aumento este año de entre el 2% y el 4%.

Los analistas son menos optimistas y calculan que la demanda sólo crecerá un 2% la más baja desde el 2009 ya iniciada la recesión, por añadidura la entrega de nuevos barcos va a incrementar la capacidad en el sector en 1,7 millones de contenedores lo que representa un aumento del 8,2%. El menor crecimiento de China y la debilidad económica de Europa contribuyen a deprimir el movimiento de carga lo que afecta a las tarifas del flete. El precio de un contenedor en las líneas más transitadas entre Asia y Europa está en el orden de los 300 dólares por TEU mientras que las navieras afirman que para alcanzar su punto de equilibrio necesitan tarifas del orden de los 1.300 dólares por TEU. De acuerdo con el servicio de precios de iContainers el precio de un contenedor de 20 pies de España al puerto chino de Ningbo o Shangai llegó a cotizar en julio a 143 euros. El 1,7% de las ventas exteriores españolas van destinadas a China de acuerdo con iContainers.

Las fuentes consultadas señalan que el último trimestre del año es uno de los más activos para el tráfico de contenedores por las compras con vistas a las ventas de navidad. Sin embargo este año el mercado de fletes sigue en letargo y las tarifas han caído. Los analistas señalan que la falta de recuperación estacional está vinculada a una menor demanda en Europa y a la caída de las importaciones de productos suntuarios por China desde la devaluación del renminbi. Los brokers de carga señalan que se ha registrado una caída de exportaciones a China de artículos como bolsos, ropa de marca y zapatos de alta calidad de hasta el 18% en octubre. De acuerdo con los analistas “La naviera tiene con que soportar una corriente adversa, con un flujo de caja libre calculado en 8.000 millones de dólares, pero no todos son Maersk”.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...