edición: 2326 , Jueves, 19 octubre 2017
24/02/2009

Magdalena Álvarez hace ‘las Rusias’ con las manos frías y las maletas hueras

La han puesto a pasar frío, por tierra, mar y aire. A demostrar que, con los métodos rusos, los trenes y los aviones no entienden de nieve y funcionan aunque caigan chuzos. Poco más. Medvedev tiene su desembarco ferroviario en España, pero le pasa a la ministra por los ojos los 20.000 kilómetros de líneas AVE hasta 2030 y su inversión de 315.000 millones de euros; el nuevo tren Moscú-San Petersburgo y el trayecto del futuro Circum-Baikal Railway, que circunvalará Siberia. Álvarez sólo los huele de lejos. Los vagones de alta velocidad quedarán para Siemens, los demás para Alstom. Para RENFE y Adif, en vivo y  en directo, por ahora, sólo promesas sobre los intercambiadores de ancho de vía que Moscú prueba desde hace meses. A la espera de la visita a Madrid de Dimitri Medvedev, el abrazo del oso se lo han dado, para empezar, a la ministra de Fomento. Ya lo hizo también el ministro brasileño de Planificación, Paulo Bernardo: por ahora, de la primera línea ferroviaria de alta velocidad del país suramericano, tocar tocar poco para RENFE y Adif. En tierras cariocas, las empresas españolas pueden tener sitio, pero más tarde, con el know how por delante.

Su ‘cursillo en nevadas’ le ratifica que Rusia le tiene ganas al ferrocarril y el AVE españoles. RZD ha enviado a sus delegaciones en tres ocasiones en seis meses y Moscú negocia ya su desembarco en 2014 a cambio de alguna llave a su poderío energético. Ambos países cuentan con dos anchos de vía distintos a los del resto de Europa y los dos están realizando un importante esfuerzo para la modernización y potenciación de las infraestructuras ferroviarias.  Pero se ocupa de mantener a distancia a las españolas de las infraestructuras viarias rusas que les había prometido. Moscú tentó a la Moncloa y al Palacio de Santa Cruz. Renfe y el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) exportarán a Rusia su tecnología y experiencia en construcción y explotación de líneas ferroviarias de Alta Velocidad (AVE). Eso es todo. Talgo selló hace pocos meses un acuerdo de colaboración con los Ferrocarriles Rusos (RZD) y aspira a adjudicarse el contrato de suministro a Rusia de entre cuatro y diez trenes ´Trenhotel´ de ancho variable que cubrirán la futura conexión ferroviaria Moscú-Berlín. Por ahora, sigue aspirando.

Los 20.000 km del tren de alta velocidad del gobierno de Dimitri Medvedev quedan lejos para las españolas, tanto como la línea de ferrocarril directa entre Rusia y Europa, con la que en algún momento Moscú tentó a Madrid. Alstom le gana las vías del tren ruso a España. Hace valer su alianza recién puesta de largo con Transmashholding (THM), que acaba de ofrecerle un bocado de hasta el 25% de su capital. Y le venderá a Moscú 1.200 vagones como ‘ofrenda’ inicial. Y es la alemana Siemens la que suministrará a RZD diez trenes de Alta Velocidad (AVE) para conectar a partir de 2010 Moscú y San Petersburgo. A Rusia los trenes se los pone Alstom, las finanzas Deustche Bahn, las alianzas, los magrebíes. Y Para trasportar carga entre Europa y el Pacífico se estudia la incorporación de los ferrocarriles chinos a una empresa mixta de la RZHD con la Deutsche Bahn.

Los Ferrocarriles de Rusia (RZHD) tenían -o eso aseguraron en septiembre- interés en colaborar con España en proyectos en el norte de África, con la vista puesta en el sistema automático de cambio de vías de Talgo, la gestión de AVE y la modernización de vagones. Pero es la RZHD la que guarda para sí misma y para sus aliados de la Deutsche Bahn los concursos que acaba de ganar en Libia (una reconstrucción de 554 kilómetros) y en Argel (un tendido de cercanías y conexión con el aeropuerto).

Después de cuatro peregrinaciones seguidas de Rodríguez Zapatero al Kremlin y un viaje del ministro Moratinos en enero -en el que jura que no pronunció el apellido Lukoil-, España tendrá que conformarse -al menos por ahora- con el intento de resurrección de la moribunda Comisión Mixta de Cooperación Económica e Industrial ruso-española, tras tres años y medio de inactividad. Y con seguir mirando de lejos, desde el otro lado del cristal, la celebración en la ciudad balnearia de Sochi de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014 y los planes de infraestructuras que incluyen 17.000 nuevos kilómetros de carreteras, 3.000 kilómetros de vías férreas y más de 100 nuevas pistas de aterrizaje. Y Moscú se permite marear los trenes españoles.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...