edición: 2557 , Miércoles, 19 septiembre 2018
17/07/2014
Se van los demandantes

Maniobra concertada para calentar el mercado inmobiliario

INE, Fomento, Sociedad de Tasación, Tinsa, Eurostat, Sareb y varios portales inmobiliarios, unidos por la misma causa
Juan José González

Todo por el inmobiliario, por la revalorización de los activos, por la subida de precios de los desahuciados, impagados e invendidos, activos largo tiempo en obligada parada en las carteras de bancos, inmobiliarias, inversores. También en la sociedad estatal Sareb, con problemas de compleja solución. Si hacía falta una causa digna de mayor interés, nada mejor que el inmobiliario y su deseada recuperación que, al igual que la económica, espera la reactivación de la demanda y las ventas de pisos nuevos y usados. La prioridad es encontrar compradores `fiables´, seguros y solventes para ofrecer pisos con descuento. Es lo de siempre: aprovechar que el mercado ha tocado fondo y cerrar operaciones antes de que comience a subir. Para que el sistema funcione es necesario, previamente, calentar el mercado. A eso se vienen dedicando con singular tenacidad organismos públicos y sociedades privadas. Pero el inmobiliario no se anima, sigue dormido.

Es una campaña de alcance, muy amplia e intensa y que interesa a tantos agentes del sector que cuenta con numerosos frentes. La Sociedad de Tasación asegura que el precio medio de la vivienda nueva y usada, aunque sigue cayendo "lo hace a un ritmo menor", y que según se haga el análisis, las viviendas ya se han encarecido un 4,5% si se compara con los precios del primer trimestre. Tinsa abunda en la misma dirección: "el precio de la vivienda ralentiza su caída" que es menor conforme avanzan los meses y arriesga que la caída interanual va a estar próxima a cero cuando concluya el año. La Sareb está muy interesada, obviamente, en que el sector se recupere para obtener mejor precio y más ingresos por sus arsenales inmobiliarios. Un portal inmobiliario da fe de que el mercado recupera el pulso, "las compraventas confirman la estabilización del mercado" y que, incluso "en marzo subió un 22%". Finalmente el INE consagra una subida interanual de las ventas del 5,4% en mayo.

Refuerzan el trabajo de los anteriores los extranjeros, activos compradores de vivienda libre, en costa y ciudad, donde sea, y al parecer también buenos pagadores. A rematar tan vasta campaña se suma el ministerio de Fomento, que echa el resto en enviar el mensaje al mercado asegurando que "la compraventa de viviendas se dispara un 49% en el primer trimestre del año respecto al mismo período del año antes". La cosa no termina ahí, pues por si acaso hubiera falta de interés llega Eurostat desde Europa destacando que España se vuelve a construir, y a buen ritmo: seis meses seguidos al alza.

Lo que puede provocar que los precios, las ventas y el mercado de la vivienda se estabilicen, depende de que se estabilicen  también, de verdad, otros indicadores de actividad económica, que no son necesariamente los pertenecientes al mercado inmobiliario, aunque tampoco anden muy alejados. En todo caso, el freno en la caída de los precios es un síntoma, un brote de actividad, sobre todo si, como aseguran los agentes que intervienen en las distintas fases de este mercado, es cierto que no sólo aumenta la demanda, sino que además, la oferta -excedente- termina por acercarse al precio al que la demanda está dispuesta a pagar. 

Así, y entre tanto intermediario técnico, político, estratégico, etc. sucede que los datos que aportan INE, Fomento, Eurostat, Sareb y demás sociedades privadas, pecan de sesgo, de la urgencia provocada por la ya larga temporada de parón obligado. Por eso se hace necesario conocer la otra parte de la coyuntura, tan indispensable en este como en otros sectores de actividad. Para completar una ficha real que sirva para situar la demanda y, por tanto, los precios en su sitio, algunos estudios económicos del Banco de España, de Funcas, del ministerio de Empleo, de la CEOE, etc. recomiendan no olvidar la variable demográfica y ponerla en relación con el inmobiliario para cualquier asunto relacionado con la demanda.

Si se hace caso al pie de la letra las cifras de los estudios, habría que concluir que en el futuro, más que pisos se necesitarán residencias para mayores, pues la población española es -e irá en aumento- una de las más envejecidas del mundo, lo cual invita a pensar que por este lado no hay ni habrá mucha demanda de vivienda (ni nueva ni usada). Incluso se puede añadir que hay tres Comunidades autónomas que no tienen asegurada la tasa re renovación generacional.

De la misma forma parece estar reñida la demanda de pisos con los 200.000  inmigrantes que están en proceso de salida del país tras más de diez años de permanencia en España. Tampoco parecen muy inclinados a la compra de vivienda los que permanecen, pues es probable que ni su trabajo sea estable ni sus salarios den para uno de esos pisos cuyo precio, aseguran, difícilmente bajarán más. Por tanto, si se pierde población y hay emigración neta, si los bancos no aceleran el crédito, el desempleo difícilmente por debajo del 24%, los salarios a la baja y casi dos millones y medio de pisos vacíos, no es probable la resurrección del mercado inmobiliario. Por mucho que los agentes y medios comprometidos en la campaña sean numerosos e influyentes.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...