edición: 2724 , Viernes, 24 mayo 2019
30/01/2019

Mar de fondo en el Santander

Santander gana dinero, le cuesta, sufre y lo pasa mal. El banco en España ya no es lo que era, ahora también gana, a diferencia de los últimos ejercicios -según confesión de su CEO, y desde entonces señalado por la propietaria-. En esta ocasión el agujero se cerró y a pesar del atasco en préstamos ya gana -contablemente- porque para esto se compró el Popular. El grupo también ganó dinero pero exprimiendo la vaca brasileña. Resultados del primer Plan Estratégico de Ana Patricia que se le atravesó al final, sin otro remedio que el fácil recurso contable de acudir a la rebaja de las milagrosas provisiones para presumir del doble dígito.

Pero el problema que molesta a la propietaria, como si de un golondrino se tratara, es Santander Reino Unido (UK) donde los resultados siguen en caída libre -más un 9% en el ejercicio pasado- y sin el bálsamo de recortes de oficinas y plantilla para frenar la sangría. Allí aseguran que el banco -plano en préstamos- no va bien por otros asuntos distintos de los que aduce la entidad, que nada tienen que ver los números rojos con la transformación digital y menos con los daños causados de una normativa local. La filial española en la isla tiene fama de cobrar mucho, es un banco caro en todas las plazas, por la misma operativa que otros bancos locales y recuerdan que la Cuenta 1,2,3 fue un fraude.

No le faltan frentes de batalla a Ana Patricia Botín, a la que le pesa como una losa la imputación heredada del Popular (debió darse cuenta de estaba en el precio) por más que le moleste, por la carga de reputación negativa que el caso le aporta al grupo, por otra parte inmerso en otros follones directos como la no contratación del CEO Orcel, una vez hecho el ridículo de su presentación gráfica mediante elegante instantánea -otra genial idea de su responsable de comunicación- y sin perder de vista su batalla, ahora legal, con su casero.

Quizá víctima de ese temperamento inconstante y voluble, que muta con facilidad gustos y caprichos, al bueno de José Antonio Álvarez no le perdona doña Ana la confesión de las pérdidas en España (en banca no caben ataques de sinceridad) de ahí el recurso al malogrado Andrea Orcel y que para Álvarez fue una patada hacia arriba primero y un "menos mal que tenemos a José Antonio", que diría ella tras el ridículo `orceliano´, para pasar de sustituido a confirmado "indefinidamente". Cuando se toca al CEO, no suele haber motivos personales -aquí no descartables- sino más bien porque hay otros problemas: se dice mar de fondo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...