edición: 2346 , Viernes, 17 noviembre 2017
05/04/2016

Margrethe Vestager mantiene el pulso por la caja de las multinacionales de EEUU

Esta semana, la comisaria de la Competencia se reunirá en Washington con el secretario del Tesoro
Carlos Schwartz
Las investigaciones abiertas contra las multinacionales estadounidenses entre ellas Apple, Amazon, Starbucks y MacDonald’s se han convertido en un duro frente de batalla entre la Comisaría de la Competencia de la Unión Europea (UE) y el Tesoro de los Estados Unidos. La pelea de fondo es por la tesorería que las multinacionales estadounidenses mantienen en Europa. De acuerdo con la agencia de calificación de riesgos Moody’s el total de la caja combinada de estas compañías fuera de su país es de 1,1 billones de dólares. Como se verá no se trata de poco dinero. El secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Jack Lew, ha declarado poco después de la visita del consejero delegado de Apple a Bruselas para reunirse con Vestager que las empresas estadounidenses eran víctimas de un trato discriminatorio y una campaña fiscal “contraria a los precedentes de la política impositiva internacional” y afirmó que esa ofensiva podía tener efectos perniciosos sobre la inversión americana en Europa.
Vestager respondió que no existía trato discriminatorio alguno y que la argumentación de la investigación a las empresas estadounidenses es la misma que se empleó con la italiana Fiat, la alemana BASF y la holandesa InBev. La pieza central de la argumentación de la comisaría de la Competencia es que los acuerdos fiscales que benefician a empresas específicas en comparación con el resto de las sociedades sujetas a fiscalidad constituye una ayuda del estado a la empresa beneficiaria del acuerdo, y dichas ayudas no son legales.

El punto más álgido de este pulso es en torno a Apple que tiene en sus cuentas fuera de Estados Unidos una tesorería del orden de los 200.000 millones de dólares. Las reacciones enérgicas del Tesoro estadounidense están impulsadas por una defensa cerrada de sus derechos fiscales sobre esa masa de dinero. “Todo lo que aumenta la recaudación fiscal de la UE sobre los recursos calificados de pasivos fiscales americanos reducirá la recaudación del Tesoro estadounidense”, señala una fuente de un despacho dedicado al asesoramiento fiscal. En el caso de Apple la recaudación potencial a la que se puede ver obligada la sede de la empresa en Irlanda puede alcanzar hasta los 8.000 millones de dólares de acuerdo con fuentes del sector. La empresa tiene un acuerdo con Dublín que se remonta a finales de la década de 1980 y que considera a las dos empresas establecidas allí por la multinacional como incorporadas al régimen de sociedades de Irlanda pero no residentes. Este estatuto  de extra territorialidad es característico de las estructuras societarias de los paraísos fiscales que no aplican fiscalidad alguna a las sociedades residentes que no mantienen actividad directa en el país, como ocurre con Panamá y en muchos otros países, como lo evidencia el caso de Irlanda o de Luxemburgo.

El hecho que la UE busque recuperar una fiscalidad perdida calificando a los recursos no percibidos como ayudas del estado a las empresas supone un punto de inflexión en la batalla impositiva internacional. La virulencia con la que Washington ha reaccionado es una prueba de hasta donde las operaciones internacionales de las filiales de empresas estadounidenses son consideradas objeto imponible por las autoridades fiscales estadounidenses. Cualquier ahorro fiscal por parte de dichas empresas es percibido por Washington como un ingreso tributario diferido de la Administración.

Así las cosas, las aristas del problema han quedado definidas con claridad. Ello no va a ayudar de todas formas a que el encuentro al final de esta semana entre Vestager y Lew sea amistoso. El máximo ejecutivo de Apple, Tim Cook, terminó su reunión en Bruselas el 21 de enero enervado por la frialdad de Vestgaer y su total ausencia de disposición a escuchar los argumentos suyos. Apple se opone a cualquier criterio que califique a las operaciones de su empresa en Irlanda como insustanciales. Cook afirma que las dos empresas que la firma tiene en Irlanda no son placas de bronce en la puerta de un despacho, sino que tienen 5.000 empleados y una actividad real en el país aunque esa actividad no desarrolla productos. Mientras la memoria anual de Apple para 2015 señala que los fondos no repatriados de la empresa ascendían a octubre de 2015, fecha de la memoria a 187.000 millones de dólares cuya tributación en Estados Unidos podía alcanzar los 35.000 millones de dólares.

La investigación sobre los acuerdos fiscales de Apple en Irlanda no se finalizará hasta después del verano. A finales de esta semana está prevista una reunión entre Margrethe Vestager y Jack Lew, que de acuerdo con los analistas a ambos lados del Atlántico será el último encuentro entre ambos altos funcionarios antes de una resolución de la Comisaría de la Competencia. “Si nos atenemos al nivel de encono que se ha suscitado en torno a este problema, lo que se puede esperar de ese encuentro es que sea una reunión muy tensa y sin posibilidades de acuerdo.

Pero Vestager ciertamente está en ese cargo por su tradición de no dar el brazo a torcer y su firme determinación de alcanzar los objetivos políticos que se propone”, de acuerdo con una fuente diplomática en Bruselas. La batalla en torno a la tributación de las multinacionales estadounidenses en Europa depende ahora de que los investigadores de la UE sean capaces de determinar si los acuerdos de Apple con Dublín son de hecho un guante a la medida al que otras empresas no tienen derecho. El conflicto por el “tesoro” estadounidense es una manifestación de hecho de la creciente guerra comercial entre Europa y Estados Unidos y el choque de intereses entre los estados a ambas orillas del Atlántico alrededor de los recursos para financiar los déficit fiscales. O sea, quién se queda con qué impuestos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...