edición: 2702 , Martes, 23 abril 2019
04/04/2017
banca 
Santander Holdings USA (SHUSA)

Marzo no ha sido un buen mes para el Santander que ha tenido que firmar un nuevo acta con el regulador

La Reserva Federal pide a la entidad un plan que refuerce el control del consejo sobre su financiera
Carlos Schwartz
Santander Holdings USA (SHUSA), cabecera del grupo bancario español en Estados Unidos, y su filial Santander Consumer (SC), han tenido que firmar el 21 de marzo un nuevo acta con la Reserva Federal de Boston, su supervisor directo, en la que la entidad se allana a la exigencia de que el consejo de SHUSA presente en el plazo de 60 días un plan para que el mencionado consejo refuerce el control de la gestión y las operaciones de su filial SC de forma aceptable para la Reserva Federal. El documento fija plazos de estricto cumplimiento que llaman la atención porque suponen que la entidad ha quedado bajo una vigilancia directa del supervisor. Por ejemplo se establece que una vez aprobado el plan por el Banco de la Reserva las entidades deben implementarlo en el plazo de 10 días y que 30 días antes del final de cada trimestre deben elevar informes al Banco de la Reserva sobre la evolución del control pactado. No se establece en el documento un límite temporal para esta vigilancia y el tono del documento deja entrever que el Banco de la Reserva ha visto colmada su paciencia por los incumplimientos de SCUSA y la vigilancia de SHUSA sobre su filial.
Con respecto del plan “acordado”, este debe como mínimo dirigirse a considerar, e incluir, los siguientes puntos fundamentales: “a) medidas para supervisar el cumplimiento por parte del consejo de SC y su alta dirección del acuerdo suscrito; y b) la asignación de los recursos adecuados para asegurar el cumplimiento por parte de SC del acuerdo suscrito y del cumplimiento con las leyes y regulación que afectan al consumo y los consumidores”.

En el preámbulo a las medidas pactadas en el documento de marzo pasado se recuerda que el 2 de julio de 2015, tras una inspección de la Reserva Federal, SHUSA firmó con el regulador un acta de inspección en la que se establecía el compromiso por parte del holding de presentar en el plazo de 60 días un plan aceptable para la Reserva Federal en el que se estableciera una acción reforzada para el control por parte del consejo de la actividad consolidada del holding.

El documento firmado ahora señala al respecto que: “... en la medida que SHUSA ha comenzado a adoptar pero no ha completado aun todas las acciones necesarias para cumplir con el acuerdo escrito de 2015 y en tanto que el Banco de la Reserva ha identificado deficiencias en el programa de gestión del riesgo, incluyendo, pero no limitadas, las deficiencias en el cumplimiento del programa de gestión del riesgo de SC... en la medida que otras autoridades federales y estatales  han citado violaciones de ciertas leyes y regulaciones de conformidad para con el consumo por parte de SC... y en la medida que es objetivo común para Santander Holdings y el Banco de la Reserva que SC cumpla con todas las leyes, normas y regulaciones federales y estatales incluidas las que suponen conformidad con las que rigen el consumo” se procede a firmar un nuevo documento fijando términos y condiciones para el cumplimiento de estos objetivos.

Es interesante señalar que en el interín SHUSA llegó a un acuerdo económico con una corte estatal para lograr que se paralice un procedimiento de investigación sobre el cumplimiento de normas vinculadas al consumo por parte de SC que están directamente entroncadas con su concesión de crédito subprime para la adquisición de automóviles que es el negocio central de SCUSA, una financiera de venta a plazos de automóviles. Sin embargo este acuerdo no afecta a los compromisos firmados con el supervisor de un lado y este recalca el hecho que hay agencias e instituciones no solo estatales sino también federales que consideran que SC incumple con el ordenamiento jurídico en materia de consumo. En el documento firmado por SHUSA Y SCUSA se establecen los plazos de ejecución de los controles propuestos y las fechas de entrega de los resultados de la supervisión interna de los consejos de ambas entidades sobre su propia política y sobre la alta dirección.

Santander Consumer SA Vehicle Finance (SCUSA), fue incapaz de presentar sus cuentas en dos oportunidades el año pasado. En julio de 2016 la entidad anunció que no haría públicos sus resultados para el segundo trimestre de ese año y solicitó un nuevo plazo para hacerlo. La financiera dijo que aun estaba embarcada en consultas con sus auditores sobre sus cuentas trimestrales por criterios que podrían afectar a su presentación de cuentas anteriores. Las conversaciones con los auditores, según fuentes del mercado y declaraciones a la SEC, están relacionadas con la forma en que SCUSA contabilizaba los descuentos a los que la entidad adquiere los créditos de las concesionarias de marcas, y su tolerancia a las pérdidas en los créditos al consumo. La empresa dijo que hará públicas sus cuentas tan pronto como le sea posible. En marzo de 2016 la entidad tampoco había logrado cumplir con el plazo de presentación de sus cuentas anuales para 2015 y solicitó a la Securities and Exchange Commission (SEC) una extensión del plazo de presentación. SHUSA cambió en diciembre de 2015 de auditores en Estados Unidos dejando a Deloitte y contratando a PriceWaterhouseCoopers (PWC).

La financiera del grupo, la más grande de Estados Unidos en el sector del crédito subprime, se dedica a la generación de crédito para la adquisición de coches y a su posterior securitización para vender los bonos en el mercado mayorista. El mercado de compra de automóviles a plazo tuvo un auge significativo con el comienzo de la recuperación económica tras la crisis financiera internacional entre otras cosas por los bajos tipos de interés y el crédito fácil que generó la política monetaria de la Reserva Federal.

Varios analistas del sector, entre otros el consejero delegado del banco JPMorganChase, Jamie Dimon, han llamado la atención sobre la existencia de una burbuja en ese segmento del mercado y han optado por la moderación en la concesión de crédito subprime. Los problemas de pago en este tipo de créditos han manifestado un incremento sostenido desde diciembre de 2015 de acuerdo con los datos de la Agencia Federal de Seguros de los Depósitos. Durante 2016 SCUSA debió recalcular las provisiones para los créditos en mora tras recibir observaciones por las provisiones inicialmente propuestas en las cuentas anuales para 2015. La financiera ha tropezado de forma sistemática el año pasado con el escollo de la presentación de sus cuentas por la dificultad de adecuarse a las normas contables establecidas para los créditos de las compras a plazo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...