edición: 2575 , Martes, 16 octubre 2018
27/12/2017
OBSERVATORIO DE TALENTO RELACIONAL

¿Más beneficios hacen mejores empresas?

Julián Gutiérrez Conde
Durante las últimas décadas, las Corporaciones han obtenido año tras año records de beneficios económicos pero ¿son mejores empresas? Tengo la oportunidad de conversar con muchas personas que ocupan cargos directivos en algunas de las empresas más distinguidas. Y por las impresiones que recibo de ellos cuando se sinceran, no demuestran encontrarse orgullosos ni de sus corporaciones ni del objetivo al que dedican todo sus esfuerzos y los de sus colaboradores. 
¿Por qué organizaciones cada vez más ricas resultan más insatisfactorias incluso para quienes ocupan puestos de rango privilegiado en su estructura? ¿A qué es debido ese alejamiento entre las personas y las empresas para las que trabajan y se esfuerzan?

Tal vez eso nos lleve a replantearnos la cuestión esencial: ¿Es la empresa sólo una organización para obtener resultados económicos? ¿Cuál es su razón de ser, su esencia y función?

La empresa es la organización más eficaz creada por los seres humanos. ¿Debe dedicarse toda su energía sólo a la consecución de beneficios? ¿Tiene algo que ver eso con la desazón generalizada que muestran las personas en sus trabajos?

La cuestión de lograr más desarrollo y progreso ha sido probablemente la aspiración más importante de los seres humanos. Durante la historia se ha buscado con empeño herramientas capaces de facilitar esa ansiada conquista. Y la empresa ha sido el mayor de los logros.

Su objetivo organizativo estaba, por consiguiente, extraordinariamente vinculado a las personas y eso es una cuestión mucho más importante y trascendente que la simple cuestión económica. Cuando las personas trabajan por el progreso, colaboran para conseguir sus aspiraciones de un futuro mejor; un entorno en el que vivir ellos y sus descendientes. Pero cuando las personas trabajan tan sólo para conseguir el mayor beneficio económico a cualquier precio, el futuro se hace incierto, se oscurece el horizonte y los seres humanos e sienten simples piezas de conveniencia. Esa es una visión miope y reduccionista de la persona.

Entonces surge la desvinculación entre persona-empresa y los motores energéticos de las organizaciones se muestran activos, pero es sólo apariencia. Es más agitación que eficacia.

Una economía que desenfrenada, pretende convertirse en el eje central sobre el que gira la vida de los seres humanos es una idiotez mayúscula. Más bien al contrario, la economía no debiera ser más que el resultado de la vida de las personas.

Si todo lo midiéramos y valoráramos sólo en términos económicos, no dispondríamos, porque nunca se hubieran creado, museos, obras de arte, hermosas piezas de literatura o música ni existirían hospitales ni las actividades de  solidaridad entre las personas.

Cuando las empresas dejan de ser instrumentos para mejorar la vida y se convierten en el núcleo de preocupación y obsesión de las personas que en ellas trabajan, se devalúan ante los ojos de quienes las integran y surge la desafección interior, aunque se mantenga una falsa apariencia a veces incluso frenética. Tal vez esto explique los pobres sentimientos de muchas personas ante las empresas para las que trabajan.

Cuando se pierde un horizonte por el que merece la pena trabajar, las personas se inhiben. Tienen presencia pero no está su esencia. Cuando las personas no sienten como suya la obra en la que contribuyen, algo estamos haciendo mal. ¡Y eso es algo muy serio!

Entrenamos a nuestros estudiantes y futuros dirigentes en conocimientos científicos, financieros, tecnológicos y un sin fin de habilidades que los envía al mundo con mejor preparación pero ¿cuánto se les ha formado y hecho reflexionar sobre el ser humano y su esencia?

Cuando las empresas pierden un rumbo sano, la sociedad pierde un rumbo sano y el sistema educativo tiene un déficit sustancial.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...