edición: 2494 , Viernes, 22 junio 2018
10/07/2013
Durante el Gobierno de Aznar

Más de un millón de ciudadanos piden la dimisión de Rajoy y de la cúpula del PP por los supuestos cobros en `B´ del presidente

Los papeles de Bárcenas y la falta de explicaciones del Ejecutivo se convierten en paradigma de la corrupción en España y de la falta de `vergüenza´ de la clase política
ICNr

El caso Bárcenas y el supuesto cobro de sumas en dinero negro por parte del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante al menos tres años en su etapa como ministro, se convirtieron en el gran tema de debate durante la jornada de ayer. La situación de fondo, en cualquier caso, no es nueva. Los ciudadanos llevaron este caso a un plano más general y recordaron que desde hace semanas se relaciona al Ejecutivo de forma directa con casos de corrupción e ilegalidades varias que, con más o menos pruebas judiciales, deberían llevar a un ejercicio de responsabilidad política por parte de los miembros del Gobierno. Al contrario, no se ha producido dimisión alguna y, lo que es peor, las explicaciones son nulas, a pesar de la insistencia de la opinión pública. Yendo un poco más allá, los ciudadanos se culparon a sí mismos por no demostrar la fuerza o la contundencia necesarias para presionar al Ejecutivo y sacarle del poder, en demanda de una democracia limpia y transparente que, a día de hoy, no puede ofrecer ninguna fuerza política. 

El detonante del debate generado ayer en la red en torno al problema de la corrupción en España vino de la mano de una noticia publicada por el diario El Mundo, según la cual los originales de los papeles de Bárcenas, que fueron depositados el lunes por el director del rotativo ante la Audiencia Nacional, revelan que Rajoy recibió sobresueldos al menos durante tres años -1997, 1998 y 1999-, justo cuando era ministro del Gobierno de José María Aznar. Es más, según el extesorero, `al menos los últimos 20 años el PP ha estado financiándose de forma ilegal´. Se trata, según Bárcenas, de un documento por primera vez original, una hoja manuscrita por las dos caras arrancada de un cuaderno, en la que Rajoy aparece como destinatario de un total de 15,4 millones de pesetas durante esos tres años, además de su sueldo como miembro del Ejecutivo. Estas percepciones habrían vulnerado la Ley de Incompatibilidades de 1995, que prohibía cualquier ingreso extra, público o privado, a los miembros del Gobierno.

En concreto, en los papeles de Bárcenas desvelados por El Mundo aparecen anotaciones por valor de 7 millones de pesetas en tres pagos en el año 1997, de 4,2 millones de pesetas al año siguiente distribuidos en dos pagos, y de 4,2 en 1999 en otros dos pagos. Además, Rajoy no es el único implicado: otros miembros del gabinete del primer gobierno de Aznar, como Rodrigo Rato, Francisco Álvarez-Cascos, Javier Arenas o Jaime Mayor Oreja también se habrían beneficiado de esos supuestos cobros en dinero B.

UNA CLARA SENTENCIA PÚBLICA

Rajoy, por su parte, ya declaró en su día que nunca había recibido dinero negro, y en un encuentro con el partido, el afirmó que no había venido a la política `ni para ganar dinero ni para engañar a Hacienda´. Con todo, la sentencia de la opinión pública está servida, más aún si cabe teniendo en cuenta que las explicaciones dadas hasta ahora por el presidente -prácticamente nulas- no bastan para disipar ninguna duda. La situación `huele´ demasiado mal y los ciudadanos critican que, en cualquier otro país (civilizado), una crisis política como la provocada por los papeles de Bárcenas ya se habría cobrado la cabeza de más de un miembro del Gobierno. No ocurre así en este caso, y no se entiende, de un lado, la pasividad ciudadana, y de otro, el silencio de la cúpula del Ejecutivo, cuya imagen está `dañando enormemente la tan preciada marca España´ dentro y fuera de nuestras fronteras.

En este contexto, los lectores no pueden evitar ver cómo el país se reduce, a estas alturas, a un `nido de corruptos´ que, tal vez como fruto de una democracia imperfecta o de la herencia de años en los que las cosas funcionaban `a golpe de caciquismo´, campa a sus anchas en las instituciones supuestamente democráticas, reduciendo su valor a la nada. Mientras, se denuncia que la Justicia sirva de muy poco en casos como este. De un lado, las imputaciones se suceden -con la consecuente sentencia política y pública-, pero, de algún modo, siempre hay una vuelta de hoja que permite a los responsables `irse de rositas´. Sea la prescripción del delito, sea la falta de pruebas válidas, los ciudadanos perciben que algo falla cuando la clase media paga los platos rotos en todas las esferas de la crisis, mientras los responsables políticos y económicos quedan libres de toda culpa. `Hace ya meses que tenían que haber dimitido todos en peso y convocado elecciones anticipadas, pero siguen negando la realidad como si no fuera con ellos la cosa....¿Qué tiene que pasar en este país para que un político dimita? Son como las garrapatas, me parece a mí que o les echamos gasolina o no hay quien las saque ni con espátula´, compartieron varios internautas ayer a través de Facebook.

Para los lectores, a estas alturas queda claro que `ya no hay dudas´ y que `las revelaciones que durante los últimos días han salido a la luz en diversos medios españoles dejan claro que los papeles de Bárcenas eran algo más que fotocopias´. Resulta mucho más fácil creer la versión de Bárcenas que la del Ejecutivo y, en este sentido, el contenido de los papeles ha sido reconocido como auténtico por el propio extesorero y por el director del diario El Mundo, que hizo entrega de ellos al juez, por lo que `la participación de los altos cargos del PP en el reparto de sobresueldos parece más que confirmada´. Es más, incluso aunque el dinero cobrado por Rajoy durante sus años como ministro no fuera dinero negro, el simple hecho de tener un sobresueldo se considera `totalmente ilegal´. Y si la cabeza del Gobierno ha actuado ilegítimamente, `el propio Gobierno es ilegítimo´. Las llamadas a la dimisión del presidente se sucedieron en todos los medios que recogieron la noticia.

En este contexto, la caída del PP es, a día de hoy, tan sólo cuestión de tiempo, o al menos así lo entiende un sector cada vez más amplio de los ciudadanos. Las evidencias son cada vez mayores y, rotos todos los lazos de Bárcenas con el PP, la puerta a las revelaciones que inculpen a los miembros del partido está más que abierta. Todo lo denunciado, además, entra en la lógica de la generación de la crisis de los años pasados y en la creación de la burbuja inmobiliaria, con la que los miembros del Ejecutivo por aquel entonces se habrían beneficiado. Por ello, las acciones ciudadanas comienzan a sucederse, entre ellas, la recogida de firmas pidiendo la dimisión del rpesidente y de toda la cúpula del PP. De momento, sólo ayer se recogieron más de un millón de firmas a través de la plataforma change.org. Y es que, además de la posible sanción judicial, hay un reproche político que se está ignorando. `Rajoy no sólo no irá a la cárcel ni será sancionado de otra forma; ni siquiera dimitirá´, criticó un internauta.

Mientras tanto, la opinión pública dio por hecho cuál será la estrategia de comunicación del PP: `No pasa nada, rueda de prensa vía TV, explicará brevemente que todo son calumnias y que se trata de una conspiración para desestabilizar al gobierno. Y no se admiten preguntas´, resumió un lector. `Ahora se explica porqué Rajoy defendió al impresentable de Camps en tantas ocasiones. Le tenían cogido por los colgantes... Y lo peor de todo es la reacción actual del PP, negando la mayor. Están contribuyendo al mayor descredito posible de la democracia española´, comentó otro internauta. En cualquier caso, lo nieguen o no, y haya o no sentencia condenatoria, `la verdad saldrá´. `Supongo que esos delitos habrán prescrito ya, por lo que puede que ni llamen a declarar a Rajoy: esta es su gran baza y por lo que no ha dimitido ya´.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...