edición: 2613 , Martes, 11 diciembre 2018
21/09/2012
Sigue el efecto de las declaraciones de Dragui

Más presión sobre el rescate por parte de la opinión pública, a pesar del relativo éxito de la subasta de ayer

Se barajan recortes duros en áreas clave de la economía ciudadana, como las pensiones o la prestación por desempleo
ICNr

La presión sobre el Gobierno acerca del rescate aumenta a medida que transcurre el tiempo desde el anuncio lanzado por Dragui semanas atrás, y poco ayuda el hecho de que la subasta de deuda pública de ayer se celebrara con relativo éxito. Aunque se lograron colocar bonos a 3 y 10 años a tipos más bajos que en anteriores ocasiones, los internautas tienen claro que se trata de un efecto momentáneo y advirtieron que resulta necesario comenzar a despejar dudas en torno a la ayuda del BCE cuanto antes. Las condiciones que se perfilan, aunque no oficialmente, pasan por meter mano a las pensiones y prestación por desempleo, entre otros polémicos aspectos.

En concreto, la subasta del Tesoro sirvió para captar 4.800 millones de euros en la subasta de bonos a tres y diez años, 300 millones más del máximo esperado. En cuanto a los bonos a diez años, la rentabilidad media ofertada se redujo en un punto porcentual, hasta el 5,666 por ciento, lo que supone el tipo más bajo desde el pasado mes de febrero, y se recaudó un total de 859 millones de euros. Por otro lado, en los bonos a tres años, el Tesoro Público colocó 3.940 millones, a un tipo medio del 3,84 por ciento. Se trata, por tanto, de cifras mucho más optimistas que las de los últimos meses, tal y como ya se vivió en la subasta del pasado martes, en la que se colocaron 4.576,23 millones en letras a 12 y 18 meses también a tipos más bajos. La duda reside, sin embargo, en hasta cuándo durará el efecto `bálsamo´ de las declaraciones de Mario Draghi, y en hasta qué punto está Rajoy poniendo en peligro la oportunidad que, con condiciones o sin ellas, le brinda Europa. Otros, además, dudaron sobre ese buen resultado de la subasta. `No quiero ser aguafiestas, pero este fantástico resultado de los bonos a 10 años es una escenificación. No se trata de inversores extranjeros sino de bancos españoles. Si en vez de 800 millones intentasen colocar 6.000 millones a diez años, otro gallo cantaría. Esto no es más que la enésima negación del problema... y así llevamos ya 6 años´, aseguró un lector. En este contexto, algunos lectores aseguraron que lo ocurrido en las subastas de esta semana es `exacatamente lo que tiene que suceder´: que el BCE dé seguridad a los mercados y que sean éstos quienes financien el déficit español como el déficit de la mitad de Europa y el mundo, y no el fondo de rescate europeo. `Lo que pasa es que los mercados (todos nosotros ahorristas, inversores, consumidores, médicos, jardineros o extraterrestres) estamos observando hasta dónde habla en serio el BCE´, y mientras los mensajes en contra por parte de Alemania pueden torpedear los mensajes del BCE, pecjudicando a España. Para otros muchos, sin embargo, la necesidad de solicitar el rescate es más que evidente, y el presidente del Gobierno debería arrancar esa tirita cuanto antes. Y es que a juicio de gran parte de la opinión pública y de distintos analistas e incluso instituciones bancarias -BBVA se mostró ayer a favor de que España pida el rescate cuanto antes, mejor-, es hora de aclarar posturas tanto por parte del Ejecutivo nacional como por parte de Bruselas. De ahí que los grandes titulares de ayer giraran nuevamente en torno a la idea del rescate. Al menos, y como línea de avance en este sentido, ayer se adelantó por parte de la prensa económica que las autoridades europeas están trabajando `entre bastidores´ para allanar el camino de cara a un programa de rescate para España y a la compra ilimitada de bonos por parte del BCE. En concreto, según la información del Financial Times, Bruselas estaría ayudando al Gobierno a preparar el plan de reformas que presentará el próximo jueves. Sin embargo, la parte negativa de esa concreción es que comienza a ponerse nombre a los futuros recortes y ajustes, y ello despierta todas las alertas entre los lectores. Y es que, según la misma información, las conversaciones entre el Gobierno español y la Comisión Europea se centran en las medidas que pedirían los prestamistas internacionales como parte del nuevo progama de rescate. Es el modo de asegurar que éstas se empezarán a llevar a cabo antes de que se pida la ayuda, una estrategia lógica para Bruselas teniendo en cuenta que se barajan retoques en puntos especialmente delicados, como las pensiones o el subsidio por desempleo, así como un posible adelanto de la entrada en vigor de la subida de la jubilación, o una profundización de la reforma laboral. Tampoco se descarta aumentar los impuestos especiales, incrementar el control de las cuentas autonómicas o incentivar los despidos públicos. Se trata de medidas claramente impopulares que llevaron a la opinión pública a posicionarse mayoritariamente en contra de la `ayuda´ europea. Una ayuda que, por otro lado, se considera también casi imprescindible. La situación es, por tanto, de cierta impotencia ante lo que necesariamente se avecina para los ciudadanos españoles, pero esa impontencia no se tradujo ayer en una relajación de las críticas. Así, se aseguró, por ejemplo, que la major opción si se acaba materializando la intervención europea vía compra de deuda será, literalmente, abandonar el país, porque las condiciones serán `muy duras´ -en la línea de lo declarado el pasado martes por el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker- y se sumarán, además, a las ya asimiladas durante el ultimo año por los ciudadanos. AVIVAR EL DEBATE La noticia difundida por Financial Times sirvió para avivar el debate, ya de por sí intenso, sobre la petición del rescate. Los internautas hablaron de una auténtica opresion a los ciudadanos por parte de la clase politica, debido al control del déficit por parte de la UE, cuya reduccion del déficit va a ser cargada totalmente a los ciudadanos por parte del Gobierno, y no a la clase politica. Tal situación sólo puede desembocar en un `levantamiento general en el país´ y, a la larga, tal vez en problemas graves en cuanto a la integración de España y la propia identidad nacional. La intensidad de las futuras medidas, que promote ajustarse a los peores pronósticos de los internautas, provocó también que algunos de ellos aseguraran ayer que se ha creado una `verdad universal y absoluta´ según la cual, pase lo que pase, en el sistema actual, `los beneficios se privatizan y las pérdidas se socializan´, algo que se aliña con una constante desinfirmación hacia los ciudadanos. En este sentido, algunos son de la opinión de que tanto el Gobierno como la oposición saben de sobra las condiciones. `Lo que pasa es que, de momento, no las aceptan e intentan asustar a los ciudadanos no diciendoles cuáles son, y por eso el 80 por ciento de éstos piden a gritos la intervención total´. `Rajoy asegura no tener decidido si va a pedir o no un rescate blando, pero en la UE ya se está hablando de las condiciones que éste podría traer consigo. Y como suele suceder en asuntos comunitarios peliagudos –como es el de prestar dinero–, las negociaciones son arduas y se avanzan dos pasos para retroceder tres y luego recorrer otros dos. Ayer se rubricó otro encontronazo en un tema clave: ¿Tendrá que cumplir España con nuevas condiciones si pide un rescate blando? Respuesta corta: hay posibilidades de que no´, aseguró un lector.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...