edición: 2785 , Martes, 20 agosto 2019
07/06/2019

Menos por menos es más (problemas)

Corría el champán en Moncloa por el venturoso fasto de haberse librado de los controles europeos sobre los presupuestos. Se creían las autoridades, copas finas en mano, que la barra se convertía en libre y en adelante para gastos y caprichos políticos a discreción cuando, de repente, una Nadia alborotada tuvo a bien recordar a todos los presentes que dejado atrás el marrón del déficit excesivo, procede y es conveniente leer entre líneas, interpretar y razonar el fondo del asunto.

Asunto que no es otro que la obligación, a partir de la presente, de una etapa de reformas que la economía está solicitando a gritos porque cunde la sensación de que todo está pillado, cogido, con alfileres. Dicen desde Bruselas que es cierto que la economía va bien, crece el empleo, la actividad, el consumo, la inversión, el crédito, los beneficios empresariales... pero todo muy justo, demasiado quizá como para augurar que el horizonte está claro y permanece despejado.

Habrá que recordar a los políticos que los superávit comerciales, como cualquier otro elemento de la vida, disminuye y se agota, que los llamados ahorros para el fondo de pensiones se evaporan a nada que suba la demanda de pensiones, siendo ambos, superávit y fondo, dos casos reales de la vida misma. Recuérdese también que los españoles se han dado al consumo pero que éste, como la balanza de pagos, el superávit y el fondo para  jubilados se diluyen cual azucarillo en el café.

La lectura de quienes se fijan en la luna y no en el dedo obliga a tener en cuenta algunas cosas: se ahorra menos; baja el paro menos; hay menos crédito; se exporta menos; se gana menos, los beneficios son menos y se crece menos. Todo es menos menos los riesgos, los impuestos, la deuda, los precios, el gasoil, la luz y el gas. El Gobierno puede confirmar ahora que menos por menos es más, pero más problemas claro. Lectura bien distinta a la de quienes vieron que la retirada del procedimiento de déficit excesivo por decisión de Bruselas es, en el fondo, una forma de decirnos que nos atemos los machos, que habrá curvas, que el Gobierno deberá hacer reformas y comenzar a gobernar. Por eso debe dejar el champán a la mayor brevedad.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...