edición: 2764 , Viernes, 19 julio 2019
24/04/2019

Mentiras sin pena ni sanción

Los medios de comunicación se han encontrado (más bien tropezado) con un filón informativo inesperado, que lleva camino de coger cuerpo, tamaño y poder suficiente como para ocupar un lugar propio en la estructura clásica de una empresa periodística. Será necesaria una dotación adicional de medios tecnológicos y recursos humanos (ordenadores y redactores) para hacer frente al nuevo fenómeno, convertido por la enfurecida actualidad política en una suerte de tsunami informativo diario. Se trata de las mentiras y medias verdades de las afirmaciones de los representantes públicos, sean estos políticos, juristas, periodistas, economistas, médicos o deportistas.

Porque es tal el cúmulo de falsedades que despiden los discursos de los mencionados colectivos que ya se están creando medios especializados en la verificación de las afirmaciones -también de las negaciones-. Las trolas se han convertido en una suerte de pandemia y azote de la humanidad, crecen y se multiplican como los champiñones, al calor de los acontecimientos, de los subidones, del exhibicionismo físico, de la sobreactuación semántica... de los excesos verbales.

Se mezclan trolas y medias verdades en un frenesí de manifestaciones gratuitas que se suceden y causar daño inmediato, marcan posiciones, como los puñetazos del boxeador, y que van haciendo mella en el contrincante. La profusión de patrañas se estira como el chicle, y rara vez se rompe, y su utilidad está demostrada para salir del paso. Lo mejor, en este caso, lo peor, es que el público las considera posibles y aceptables: se lo creen todo -dicen los padres del embuste- todo cuela y se consumen y digieren con facilidad.

Una nueva actividad, un nuevo género, una especialidad, se está abriendo el camino en la necesidad de una etiología que compruebe y verifique las afirmaciones, que demuestre los embustes, fiscalice el verbo y revise la semántica. Uno y otra desmadrados sin control en boca de líderes políticos sin escrúpulos morales ni éticos. Mentiras y medias verdades que deberán ser identificadas, señaladas las inexactitudes, mostradas y calificadas las mentiras y también  sus autores, contrastadas con la verdad y autentificadas las fuentes. Todo un trabajo que debería culminar en explicar el porqué de la mentira. Sin olvidar que estas cosas deben tener algún día no muy lejano una sanción económica y algo más.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...