edición: 2512 , Miércoles, 18 julio 2018
14/10/2010
A doce meses para el relevo de Trichet al frente del BCE

Merkel pone a trabajar a Weber en las nuevas finanzas de Europa

El 'plan B' que sugiere MAFO es el ‘Plan Weber’ para disciplinar a España
Juan José González

El sustituto pactado de Jean Claude Trichet al frente del Banco Central Europeo, Axel Weber, presidente del Bundesbank, afirmó con rotundidad el mes pasado que “el debate sobre la retirada de las medidas extraordinarias de liquidez, no deberá acometerse hasta que comience el primer trimestre de 2011”. Pues bien, o el primer trimestre de 2011 ya ha comenzado o Weber falta a su palabra y adelanta a octubre lo que debería esperar tres meses, quizás por el interés que le reportará a Alemania el adelanto, que vive hoy el mejor comportamiento de su economía y en especial de sus exportaciones.

Weber ya esta en campaña cuando aún quedan por delante doce meses de mandato del actual presidente Jean Claude Trichet. Angela Merkel pisa el acelerador del cambio y obliga al presidente del Bundesbank y miembro del Consejo de Gobierno del BCE a que empiece a lanzar los mensajes que dibujarán la nueva etapa de las finanzas europeas, y en la que la ‘supervisión adelantada’ –presupuestos- será junto a la disciplina –sanciones ejecutivas por incumplimiento de déficit- las primeras líneas de actuación del nuevo presidente. Al menos este parece ser el primero de los mensajes que quiere hacer llegar el ejecutivo alemán a los Gobiernos de la Unión Europea, y así se lo ha hecho saber al gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez (MAFO).

El gobernador español, hace una traducción ‘blanda y sin presión’ –Plan ‘B’- de los deseos de Weber, que en pocos meses se intensificarán a medida que se vayan conociendo los cierres de las cuentas de 2010. El gobernador ha advertido en numerosos foros públicos de la necesidad de fomentar la austeridad en las cuentas públicas y que es el momento de aplicar medidas de consolidación para corregir el déficit en los países miembro. Se trata de asegurar la sostenibilidad de esas cuentas públicas, insisten los responsables de las finanzas de la UE. Y Weber no ha dudado en señalar a España como uno de los cuatro países que obligatoriamente deben tomar medidas para recortar el déficit presupuestario, “incluso –asegura- aunque sean poco populares”; no hay otra forma de asegurar el crecimiento económico futuro, afirma Weber.

Ahora Weber piensa que las medidas de liquidez son un obstáculo para que la política monetaria del BCE consiga sus objetivos, para lo que se propone el cambio en la política de liquidez que mantiene el banco para mediados del próximo año. Pero el BCE tiene un grave inconveniente en sus dos billones de euros de pasivo y la M3 se mantiene en el mismo nivel de los últimos meses, es decir, se encuentra estancada. Así que ante cualquier cambio en la política de liquidez del BCE, es probable que tan sólo Alemania y en parte Francia, sean capaces de soportar un escenario con subida del precio del dinero, mientras el resto, España por supuesto, se tengan que enfrentar a una probable etapa de deflación.

La nueva etapa, a partir del segundo trimestre del próximo año, le encaja perfectamente a la economía alemana que ya vive en la actualidad en superávit y que para esas fechas contaría ya con un crecimiento económico más consolidado. La lectura de los mensajes de Weber no es difícil de interpretar, puesto que se trata de cambiar y asegurar las mejores condiciones de mercado, el escenario más favorable, para que Alemania cuente con una autopista rápida en su recuperación económica.

Por otra parte, las sugerencias de MAFO, quien, en buena parte, traslada al Gobierno español la línea argumental de Weber, se producen en el momento de mayor insistencia por parte del BCE sobre la urgencia de trabajar en la consolidación de los presupuestos nacionales de la zona euro. En el fondo, todas opiniones de Weber, y por supuesto de la Canciller alemana, Angela Merkel, van en la misma dirección: revisión de las normas más importantes en materia económica, el marco regulatorio, el que le puede servir a Alemania para evitar que tenga que prestar apoyo financiero a otro socio en estado de necesidad.

La intención del sustituto de Trichet, aunque legítima y egoísta al poner en primer término los intereses alemanes, puede tener, al menos, la virtud de ayudar a evitar que cada miembro de la UE haga la guerra por su cuenta.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...