edición: 3026 , Lunes, 10 agosto 2020
19/05/2020

Merkel y Macron anuncian una propuesta conjunta para un fondo de reconstrucción europeo mutualizado

El anuncio se hace tras cuatro días de negociación entre la CE y sus socios buscando un pacto económico
Carlos Schwartz
El presidente francés Emmanuel Macron y la canciller alemana Angela Merkel anunciaron un acuerdo forjado durante el fin de semana y rematado el lunes que propone a la Comisión Europea un fondo de reconstrucción destinado a los países más afectados por la pandemia y los sectores económicos más golpeados por la crisis. La característica principal de ese fondo es la dimensión, 500.000 millones de euros, es decir, un tercio de la propuesta impulsada por España e Italia. A cambio, el plan franco alemán propone que esa cifra se recaude mediante la apelación a los mercados de forma mutualizada. De acuerdo con Macron, los países y sectores beneficiarios no estarían obligados a devolver esas cuantías como si se tratara de una deuda. El mandatario no precisó los términos de esa oferta. Por su parte, Merkel señaló que la propuesta no formaba parte del presupuesto de la Unión Europea para el periodo 2021-2027 sino que era un fondo separado independiente del presupuesto. De acuerdo con una fuente próxima al ejecutivo francés “se trata de un intento de ofrecer un puente para cruzar por encima de las desavenencias. De un lado, los países del Mediterráneo que solicitan un aporte decidido de 1,5 billones de euros, y del otro, el norte europeo que no quiere escuchar hablar de una financiación para los afectados que no sea condicional. Este es un plan para la mutualización de la deuda y las formas que puede adoptar la misma no están definidas a priori porque deberán ser debatidas.
Se trata de una propuesta que atenderá a las necesidades sanitarias de los países más afectados de un lado, y a los sectores económicos más golpeados del otro”. Francia está sumamente preocupada por el brutal deterioro de su economía y dentro de los sectores más afectados está la industria del automóvil, que es el soporte de la vida económica de regiones íntegras del país. Dentro de las sugerencias de Macron la idea de inversiones en el sector de la energía sostenible fue uno de los parámetros aportados. El acuerdo entre ambos mandatarios se produce tras una reunión de la Comisión Europea el pasado jueves en el que la presidenta del ejecutivo de la Unión Europea, Ursula von der Leyen, desarrolló la idea “de un marco inédito para hacer frente al encargo del Consejo Europeo de abril para que delineara un fondo de reconstrucción con el objetivo de asistir a las regiones más afectadas por la pandemia y la crisis”, de acuerdo con una fuente diplomática en Bruselas.

La creciente reticencia de la política italiana a los planes de Bruselas y los choques en el seno del Consejo Europeo con los países del norte, como Holanda, Austria, o Finlandia y las medias tintas de Alemania, cuyas fuerzas políticas en la coalición de Gobierno están divididas sobre este asunto, ha alentado incluso entre las fuerzas moderadas en Italia una fuerte desafección hacia la UE. Los medios de la UE temen que esa desafección se extienda de forma creciente al resto de Europa, a países como España. Tras superar el Grexit de mala manera, Bruselas ha debido enfrentar la salida de Reino Unido el año pasado con la pérdida de una contribución de 60.000 millones de euros para el presupuesto de la UE del próximo septenio. La crisis económica, acelerada de forma colosal por la pandemia de Covid-19, se ha solapado a la discusión del presupuesto, y la necesidad de un fondo de reconstrucción económica ha complicado aún más las relaciones políticas dentro de los países de la zona del euro. 

El pacto Macron-Merkel debe entenderse como un intento de superar el bloqueo a una salida satisfactoria para los países más afectados por la pandemia y la crisis económica. La clave está en cierta medida en el hecho que Von der Leyen se encontraba seriamente trabada en el progreso de la rueda de intensos contactos que se desataron tras la reunión de Bruselas el jueves pasado. Tras la misma los miembros de la CE iniciaron un esfuerzo amplio de contactos con los países miembros dentro de la zona del euro encontrando serias resistencias. La presidenta de la CE insinuó en varias de sus conversaciones privadas a sus interlocutores la voluntad de que una parte de los recursos se obtuviera a través de los mercados de forma directa por la Comisión con el respaldo de todos los estados miembros, pero no sugirió un objetivo concreto para esa apelación al mercado. 

Fue la dificultad por encontrar una respuesta favorable a la iniciativa de Bruselas lo que puso en marcha las negociaciones entre el presidente de Francia y la canciller de Alemania durante el fin de semana tras los contactos con la presidenta de la CE, que les hizo llegar el resultado de sus gestiones. Pero la ausencia de detalles en el proyecto deja abierta la puerta a una negociación con los países más afectados, esencialmente España e Italia de un lado, y los países de Europa del norte que hasta ahora se han mostrado reticentes a aportar su contribución sin condiciones a un fondo de recuperación económica. No está dicho que el intento de zanjar las diferencias acabe en éxito. 

Mientras tanto, las fuentes consultadas señalan que los 500.000 millones del fondo es dinero directo para las economías que lo necesiten, que podría verse complementado por avales por un importe sin determinar. De acuerdo con esas fuentes los recursos que se obtengan del mercado serían canalizados a los sistemas sanitarios que los requieran y a los sectores económicos en crisis a través de los presupuestos de los estados a los que se acuerde conceder la financiación extraordinaria. La iniciativa del eje franco alemán fue “recibida con satisfacción por el ejecutivo de Bruselas” de acuerdo con fuentes de la CE. Faltaba más. La UE se juega la continuidad y la iniciativa franco alemana no es lo suficientemente generosa como para reforzar el sentimiento de unidad para las naciones del Mediterráneo, pero es lo suficientemente alta como para alentar el rechazo del norte europeo. Seguimos en la casilla de salida.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...