edición: 2829 , Lunes, 21 octubre 2019
03/09/2010

Miedo municipal a que un año más el dinero adelantado por el Gobierno acabe en las arcas de Hacienda

Javier Ardalán
Los ayuntamientos se van a convertir en los próximos meses en unos de los principales quebraderos de cabeza para Zapatero ya que la discusión de los Presupuestos Generales del Estado es la última oportunidad para cambiar las negras perspectivas financieras que se plantean para el ejercicio 2011. No obstante, para este año, el Ministerio de Economía ha facilitado unas previsiones a la FEMP con un incremento del 11,4% en los datos provisionales sobre las transferencias de dinero que adelantará para 2011 a las corporaciones locales, lo que supondrá 14.760 millones de euros frente a los 13.246 de 2010.

Lo que para el Gobierno es una medida optimista para las corporaciones locales como reflejo de la mejoría económica que prevé, para muchos de los ediles españoles este incremento puede convertirse en la quiebra de buena parte de los municipios si no se cumplen las previsiones y, un ejercicio más cae la recaudación y, por tanto, tienen que terminar devolviendo parte de este dinero a Hacienda.

Los dirigentes de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) confían en que a través de enmiendas a los Presupuestos pueda levantarse la prohibición de endeudamiento a largo plazo, que pende sobre las corporaciones locales a partir del próximo uno de enero, lo que agrava la situación creada por la imposición de que los municipios y las diputaciones amorticen todas sus deudas de tesorería a 31 de diciembre.

A pesar de que se trata de un ejercicio electoral, la mayoría de los municipios analizan las infraestructuras que van a dejar pendientes y, en los casos más extremos la imposición de algunos recortes en los servicios, alternando los días de cumplimiento, como en el caso de la recogida de basura. Sin embargo, muchos de los servicios llamados impropios, que ofrecen los ayuntamientos sin percibir compensación específica para ello, van a tener que mantenerlos, máxime si se tiene en cuenta el aumento del paro que se ha registrado en los últimos meses, que se acerca ya a los cuatro millones de personas.

Aunque la deuda no ha crecido en exceso en los últimos años, situándose en 32.000 millones de euros en 2008 y en torno a los 34.000 millones en 2009, sí que ha cambiado profundamente la composición de la misma, puesto que en el primer trimestre de este año, los créditos a menos de 12 meses han crecido un 60%, según los datos del Banco de España. En marzo, último dato disponible, la deuda de las entidades locales se elevó  hasta 36.085 millones, de los que 33.646 eran préstamos solicitados a entidades financieras.
 
En los años anteriores, el 90% de los créditos percibidos por las corporaciones legales habían sido créditos a largo plazo, a estos pagos habrá que sumar los solicitados a corto, lo que supone un importante reto para devolverlos en lo que resta de este año y durante el año que viene. A este esfuerzo, además, tendrán que sumar los 1.500 millones de euros que tendrán que devolver en los próximos cinco años, en 60 mensualidades, por  las transferencias que las entidades locales recibieron de más de  Hacienda en 2008. La primera de ellas se debe hacer efectiva en enero y al finalizar 2011 rondará los 300 millones.

Los responsables municipales, además, no pierden de vista que en 2012, deberán afrontar la devolución a Hacienda de las cantidades correspondientes al 2009, que se estiman en cerca de 4.000 euros, mucho más elevadas que las de 2008. Por ello, desde la Ejecutiva de la FEMP se ha pedido al Ministerio de Hacienda retrasar esta devolución, ya que los ayuntamientos no se pueden plantar y negarse a devolver, puesto que el Estado es quien descuenta la deuda de sus aportaciones anuales.

También ha solicitado al Ejecutivo la puesta en marcha de una línea del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para financiación local en condiciones preferentes, una medida a la que se comprometió el propio Zapatero y que todavía no se ha puesto en marcha. La nueva línea de crédito, de 3.000 millones, debería ser un balón de oxígeno para que los municipios puedan afrontar amortizaciones y devoluciones de dinero.

Lo que parece ya asumido por todas las partes, es que el esperado nuevo sistema de financiación local todavía tendrá que esperar. Tendría que haber empezado a regir en 2011, después de los aplazamientos de los últimos años. Parece que la legislatura se agotará sin que se haya dado una solución.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...