edición: 2612 , Lunes, 10 diciembre 2018
03/04/2017

Mismo perro con diferente collar

Primero vino un señor don Sheldon (Adelson) con su prometedor Eurovegas, quien consiguió llamar la atención del público general. En su día paseó y enamoró en Madrid a la lideresa Aguirre y los suyos. Era la versión Marshall actualizada, un vulgar remake. Pero ahora igual que aquel, otro de nombre Abel, ataca de nuevo un tal Rosenthal. Magnate también él como aquel dice no querer especular, que con 700 millones por delante es capaz de hacer milagros -autorización previa- a las afueras de la capital.

Aquí las autoridades le contestan que bien demasiado poco le parecen las cantidades y menos aún la base de sus razonamientos. Y la cosa ahí se queda, en empate. Pero Abel no se da por vencido y contraataca. El magnate, éste como los anteriores, no admite la negativa por respuesta y en su vuelta admite que además de los 700 millones suyos se necesitarían tres veces más de los bancos para crear 56.000 nuevos empleos todo lo cual entraría en una `parcela´ de 136 hectáreas.

La jugada, a fuerza de repetirse (Marshall, Adelson, Rosenthal...) siempre tiene el mismo objetivo: intereses económicos -lógico- inmobiliarios -por supuesto- que implican a políticos -faltaría más- proclives a las grandes obras, fastos, polígonos, complejos... Dicen traer dinero en abundancia para colmar sueños y deseos ajenos, para colmar y llenar bolsos y cajas propias. Es lo de siempre; el mismo perro con distinto collar.

Planes y proyectos que anteceden a fiascos y fracasos. Ejemplos varios tiene la hemeroteca. Y por cierto recientes, como el Eurovegas de don Sheldon en Alcorcón, o el Reino de Don Quijote en Ciudad Real. Son las cosas del inmobiliario y su ideario. Para ideario las aseveraciones de don Sheldon, algunas de ellas, piezas de librería, pues qué si no la afirmación de que "cuanto más grande sea el proyecto más rentable será". Sí, claro, por supuesto, proporcional a la caída, también, monumental. Pero al final, resulta que todo parece ser obra de un malentendido, defectos del traductor y torpes intérpretes. Porque a alguien hay que echarle las culpas. Aun así el promotor insiste y busca excusa para poder cambiar su propuesta, lo que en sí mismo es una buena señal. Veremos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...