Moncloa prepara una cumbre empresarial para explotar la salida
edición: 2535 , Lunes, 20 agosto 2018
02/09/2013
Seguros de la elección de Madrid 2020 este sábado

Moncloa prepara una cumbre empresarial para explotar la salida de la crisis

La banca, más prudente, coincide con el ala moderada del Gobierno y espera a Alemania
Juan José González

El Gobierno está decidido a interpretar los acontecimientos en clave de éxito político. La fontanería de Moncloa trabaja en la explotación de lo que consideran un triunfo de las reformas aplicadas en la legislatura haciendo caso omiso al ala menos conservador del Ejecutivo, partidario de mayor prudencia y de esperar algún nuevo mensaje del gobierno que salga en breve de las elecciones alemanas. Los datos positivos que muestra una economía que ha dejado de caer, muestra que el ciclo de la inversión empresarial parece dar señales de vida. Incluso el consumo privado ha echado el freno en su caída. Es por todo ello por lo que el Gobierno no piensa dejar pasar la oportunidad de vender políticamente los buenos resultados de las reformas, aunque se olvide temporalmente de que se sigue destruyendo empleo, también de que el crédito se mantiene ausente, la morosidad disparada y más riesgo sobre los márgenes bancarios. En todo caso, un clavo ardiendo que agrada al Gobierno.

Prisas de última hora por echar las campanas al vuelo y exhibir una imagen de un país recuperado de sus heridas económicas. De última hora porque, al parecer, y según algún servicio secreto gubernamental, el próximo sábado se anunciará, con absoluta seguridad, que Madrid 2020 ha sido la candidatura ganadora para albergar los Juegos Olímpicos de ese año. Y convencidos de que no hay mayor asunto de atracción popular ni interés social que el deportivo, el Ejecutivo se dispone a explotarlo por todos los medios y con toda su artillería.

Manejan en Moncloa los efectos positivos que conlleva la imagen de un sector empresarial identificado con su gobierno, algo que se suele hacer mediante macrofoto de líderes de ambos sectores. La foto perseguida debe ser ahora conseguida, y enseguida, en un evento, gran evento político y empresarial con participación de delegaciones internacionales. En ello anda el equipo de fontaneros de palacio, que no han cesado en verano de hacer llamadas a empresarios y banqueros, con distinto grado de éxito, a pesar de que en esta ocasión no eran requeridos ni `invitados´ como en otras ocasiones a esponsorizar -poner dinero- el evento, tan sólo a aparecer, a la foto.

Pero la reactivación, por usar un término económico positivo, es incipiente porque está basada en elementos, también económicos, muy endebles y expuestos a la incertidumbre de la coyuntura. La memoria tiene apuntada que exportación y consumo, por citar dos variables, ya ofrecieron en el pasado buenas noticias seguidas de otras no tan buenas. Recordar también que los salarios no crecen, verbo restringido al ámbito de los impuestos, de los impagos, de los desempleados y de las hipotecas, cuya deuda, por cierto, sigue sin recibir noticias de su reestructuración.

El sector financiero se muestra prudente en el escenario tras la vuelta de vacaciones. Si cierto es que los riesgos parecen estar ahora más controlados por el Ejecutivo, los costes de financiación, con una prima de riesgo aún por encima de la competencia, permiten hablar de mejoría y dibujar un horizonte más estable. La capitalización bursátil del sector bancario es algo más que una tendencia tras haber consolidado avances superiores al 28% de media. Buenas noticias y expectativas que no sirven para olvidar la morosidad al alza, el crédito deprimido y la presión sobre los márgenes de beneficio.

Con todo, al Gobierno sólo le queda esperar a que esos servicios secretos acierten con la noticia adelantada, el crédito comience a animarse y las reformas laborales se transformen en contrataciones reales. Porque por mucho que algunas empresas constructoras, petroleras, telecos, transporte aéreo o de distribución se muestren inquietas, a tenor de los últimos movimientos corporativos en Europa, la reactivación real de la economía, el clavo ardiendo al que se aferra el Gobierno, no se producirá con la salida de la recesión ni con su anuncio. Habrá más ajuste fiscal en 2014 porque las cuentas, las nuevas, las revisadas por la Comisión y `consentidas´ por los socios europeos, tampoco saldrán: el déficit se desviará del objetivo, algo que ya se sabía pero que llegado el momento se traducirá en un nuevo ajuste fiscal. Y todo a la sombra de unas olimpiadas cuyos ingresos, los más fuertes de las visitas de extranjeros, se producirán en 2020.

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...