edición: 2493 , Jueves, 21 junio 2018
28/11/2012
Montoro, en la línea de Buffet

Moncloa se cierra a nuevos impuestos para las fortunas

Se escuda en la necesidad de reformar el sistema fiscal en su conjunto para evitar una tasa especial a los grandes patrimonios
Juan José González

 “Los ricos también lloran”, popular serie mexicana, éxito en las pantallas, parece ser uno de los argumentos que viene utilizando Warren Buffet en sus charlas por medio mundo para explicar la necesidad de un cambio en el tratamiento de las plusvalías, al menos, en su país, los Estados Unidos de Norteamérica. Buffet, que ya inició su particular cruzada en agosto de 2011, añade ahora que no se trata de escenificar, a modo de lamento, el sufrimiento de los ricos (él es el tercer hombre más rico del planeta) en esta ya muy larga crisis financiera, económica y social mundial, sino al contrario; reivindica el multimillonario el derecho de los más adinerados a expresarse libremente, como también a protestar y a disentir de los políticos. El titular de la tercera fortuna del mundo que acredita Buffet, regresa a un tema clásico, posiblemente un tanto manoseado por unos y por otros, pero muy eficaz para el gobierno de turno que, como el español, cree que para aplicar mayor gravamen a los ricos, sería necesario reformar el sistema fiscal al completo. Una coartada según Buffet mientras Moncloa frunce el ceño.

En Madrid, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, sigue de cerca el debate internacional al respecto. Tiene argumentos de peso el ministro como para proceder a un decreto-ley relámpago para aplicar las tasas que hagan falta y gravar los rendimientos e ingresos de las grandes rentas. La coyuntura es la precisa, la ideal para acometer este tipo de `reformas´ relámpago. Porque a Hacienda le fallan los ingresos; porque las rentas medianas y bajas aguantan una presión fiscal de tan graves efectos sobre el consumo, y porque además todo parece indicar que el próximo ejercicio será abundante en cierres, quiebras, desahucios y demás. 

Desde el punto político, las elecciones se encuentran a mucha distancia (eso parece) y, por otro lado, el compromiso (aquel) adquirido en la campaña electoral de hace algo más de un año, ha sido incumplido en su totalidad. Es, quizás por todo eso, por lo que ilusoriamente creen en el departamento que la “amnistía fiscal” en marcha vaya a compensar el roto del déficit fiscal. Al parecer, el problema no esta en lo que piense el ministro Montoro al respecto, sino en la propia presidencia del Gobierno, más temerosa en la consideración de que una reforma del sistema fiscal produciría una fuga de capitales (será de los pocos que queden) hacia otros mercados o paraísos protegidos por normas más permisivas.

Argumenta Buffet que para hacer frente a los problemas fiscales que amenazan la economía estadounidense, son necesarios algunos cambios. Y a continuación, haciendo uso de una tribuna pública ante un grupo de expertos inversores, se dirige a su presidente para proponerle que aumente los impuestos a los ricos. Propone una nueva tasa del 30% a los ingresos de entre un millón y diez millones de dólares, y del 35% para los que superen la última cantidad. Mutatis mutandis puede ser una norma sencilla, que sería de aplicación simple y rápida en otros países europeos, en algunos de ellos, en estudio y en otros en pleno debate público. Debate como el que alcanza a las grandes empresas tecnológicas de la Red, con fama (bien ganada) de mover fuertes ingresos pero de dejar muy escasos rendimientos al fisco local donde operan.

También en Francia los grandes patrimonios se han expresado y movilizado públicamente para, voluntariamente, proceder a una contribución razonable y de forma excepcional, claro esta con el objetivo de preservar un modelo que les ha beneficiado históricamente y por el cual están dispuestos a asumir un sacrificio limitado. En España, sin embargo, no se conocen (o la prensa no las ha recogido) ninguna reacción por parte de alguna asociación o propietario patrimonial individual. Quizás se pueda citar en este sentido alguna iniciativa filantrópica que no fiscal o solidaria como la propuesta por el norteamericano Buffet, por los ricos franceses o por las autoridades británicas en su seguimiento de los impuestos devengados por los grandes conglomerados de la Red.

Curiosamente, el tercer hombre más rico argumenta que no es necesario reformar el sistema fiscal en su conjunto, pues se trata de aplicar medidas correctoras en una situación que ya comienza a desbordar a más de un Gobierno. Son modificaciones, insiste Buffet, necesarias porque deben corregir situaciones de profunda desigualdad. El parangón de la situación americana con la española no deja lugar a muchas dudas y concluir en que la misma, o mayor, desigualdad se produce en España y el mismo argumento es utilizado por el Gobierno de Mariano Rajoy (y anteriores) para justificar que las medidas propuestas por Buffet obligarían a una reforma del conjunto del sistema fiscal vigente. O lo que es lo mismo; “que no se haga nada hasta que se pueda hacer todo”. Aunque si esto es así, ¿por qué no empezar ya con el borrador?

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...