edición: 2683 , Lunes, 25 marzo 2019
15/02/2018
Nada de caras nuevas, si acaso, un interino

Moncloa descarta la vicepresidencia económica tras la marcha de De Guindos

Se impone la gestión práctica, la eficacia en la redistribución del poder económico, que pasará al departamento de Montoro
Juan José González
La previsible marcha del ministro de Economía, Luis de Guindos, camino de la vicepresidencia del Banco Central Europeo, no parece ser uno de los temas prioritarios presentes en la agenda del Presidente del Gobierno. Al menos, esa es la sensación que quieren trasladar desde Moncloa hacia el exterior, cuyo análisis de la coyuntura, presente y futuro (hasta el final de la legislatura) pasa por cerrar 2018 y 2019 hasta la convocatoria de elecciones, en un ambiente estable, sin grandes cambios, conservando la arquitectura actual en el área económica. Según esta idea, desde hace tiempo consolidada en el Ejecutivo de Mariano Rajoy, los asuntos económicos pendientes en la legislatura; Presupuestos anuales y dos o, a lo sumo, tres reformas fiscales, junto a la gestión de la deuda autonómica, no requieren el nombramiento de un nuevo ministro de Economía, en tanto que se trata de materias que bien pueden desarrollar desde el departamento de Hacienda de Cristóbal Montoro. Arquitectura que no se movería porque sería el presidente Rajoy quien presidiera la Comisión Delegada del Gobierno en Asuntos Económicos, la antesala de las propuestas que pasan al Consejo de Ministros. Queda, por tanto, descartada la creación de la segunda vicepresidencia, Económica, aunque en el corto plazo, y tras la salida de De Guindos, el área de Hacienda se verá reforzada con una veintena de técnicos. Como también parece quedar despejado el nombramiento de un interino para Economía que ya estaría sentado en el Consejo. En la misma sala, sin embargo, se sientan también algunos ministros críticos con la solución temporal, los díscolos en busca de ampliar poder político, esto es, De la Serna (Fomento) y Nadal (Industria y Energía).
En realidad, el superpoder económico en el Gobierno, quien tiene siempre la última palabra en las decisiones de tan importante área, es el propio presidente del Ejecutivo, de ahí que una vicepresidencia económica siempre haya sido considerada con Rajoy, como un departamento redundante. Explican que, por otro lado, la inexistencia de ese órgano (complementario en una presidencia del Gobierno) se ha basado siempre en el argumento de que la situación de crisis económica, crítica en algún momento del pasado, como fueron la posible intervención de España o el riesgo del rescate financiero, al final limitado a una parte del sector bancario, obligaba a que el económico fuera el asunto prioritario del Gobierno, obviamente, bajo la especial atención del presidente.

Como también hay que recordar algunos episodios de la vida del Gobierno, no precisamente dentro de un marco de cordial entendimiento, caso del reciente asunto de las `quitas´ de la deuda de las Comunidades Autónomas, respecto a las que Economía puso el grito en el cielo. Diferencias entre Hacienda y Economía que, como en el caso del FLA y las deudas autonómicas, tuvo que salir el presidente a mediar. Y a decidir. En la memoria permanecerán las diferencias de ambos departamentos económicos a propósito de las subidas del IVA y los rifirrafes a costa de los Presupuestos Generales. En fin, diferencias entre ambos ministros que fueron finalmente resueltas mediante laudo presidencial.

Nada invita a pensar que el Ejecutivo vaya a cambiar la arquitectura básica del Gobierno, como tampoco a introducir modificaciones en el área económica. La experiencia muestra, según trascienden opiniones de mucho peso de Moncloa, que la Comisión Delegada para Asuntos Económicos ha mostrado siempre su eficacia y rapidez en la resolución de las tareas más comprometidas, en especial, en tiempos pasados, cuando desde Bruselas y desde el BCE demandaban respuestas tan comprometidas como rápidas. Quizá haya sido el criterio de la sencillez de los equipos con pocos técnicos el que se haya mostrado más eficaz en la práctica, de ahí que el presidente no sea muy amigo de órganos con numerosos miembros.

Por tanto, fusión temporal y provisional de los dos departamentos económicos, con mayor colaboración, dotación técnica y gestión práctica. Dicen en áreas próximas al Consejo que con el Presupuesto de 2018 ya hecho y a falta tan sólo de unos escaños, el asunto es político y no técnico, luego será el presidente quien lleve a cabo la tarea de acercar a los nacionalistas vascos a la aceptación del Presupuesto. En realidad, poco más o menos se espera del Ejecutivo en materia económica para lo que resta de legislatura, sobre todo, conociendo los tiempos y en algunos puntos, la pasividad legislativa del Gobierno de Rajoy.

Pero en la práctica, y contando con la complejidad de los asuntos económicos que restan hasta el final de la legislatura, es probable que el presidente pueda asumir en solitario (y con el concurso de Hacienda) temas tan peliagudos como las demandas nacionalistas, de presupuestos y de financiación, aunque sobre este último, el Gobierno parece decidido a aparcarlo a la espera de mejores y más calmados tiempos. Si la intención del Ejecutivo es olvidarse de la vicepresidencia económica, hay que sospechar que el calendario económico del Gobierno será más bien tímido y corto que intenso.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...