edición: 3025 , Viernes, 7 agosto 2020
07/07/2020
Una crisis larga cuesta más dinero y votos al Gobierno

Moncloa y Banco de España, enfrentados por el catastrofismo extremo de la recuperación

El Gobierno ha elegido el mensaje de una crisis corta y del gran esfuerzo que lleva a cabo para salvar la actividad empresarial y reconstruir el tejido industrial, convencido de que ya se ha ganado las ayudas europeas
Juan José González
Las previsiones sobre la evolución de la economía española registran estos días tantas versiones como autores firmantes de los más variados informes. Se vive una eclosión de análisis y pronósticos al respecto que es difícil dar crédito y credibilidad al resultado de todos ellos: es el efecto del exceso de información que acaba traduciéndose en desinformación. Las últimas semanas han sido especialmente activas en vaticinios económicos, catastróficos, siniestros, calamitosos, todos ellos adversos en el arranque, es decir, en la caída hasta la sima más negativa. Las proyecciones han pasado a ser el pan nuestro de cada día: todas ellas partiendo de cero, no del menos 80% o del menos 96% de caída de la riqueza nacional que se pudo leer en un informe del grupo de los considerados como `serios´. Aunque quizá el hecho más curioso y por eso reseñable, haya sido el que sucedió entre el jueves pasado el primer domingo de julio, con las más altas autoridades del país de visita en tierras lusas. Al parecer, habría sido muy comentada la labor de predicción económica que realizan los analistas del Banco de España, una de esas pocas instituciones que conserva el prestigio en base al trabajo serio de sus profesionales. El Gobierno andaba preocupado por el carácter aciago de la mayoría de los vaticinios sobre la economía española. Pero no cabía esperar otra cosa.
Sin embargo, fueron las recomendaciones del Gobernador Pablo Hernández de Cos sobre la vía que debería tomar el Ejecutivo para resolver el trago de los efectos de la pandemia, así como otros comentarios en informes del supervisor, lo que llevó a Moncloa a llamar la atención al Gobernador y su equipo. Asesores gubernamentales habrían puesto el grito en el cielo como consecuencia del "excesivo catastrofismo" que rezumaban los informes del Banco de España. Lo cierto es que otros centros de análisis del grupo de los `serios´ se encontraban en la misma línea propuesta del supervisor con estimaciones en muchos aspectos coincidentes, como eran el caso de Funcas y del Colegio de Economistas.

Pero a estos no se les podía dar `un toque´ mientras que al Banco de España siempre cabría la posibilidad de llamar la atención. Y así que no contentos con el tono de las conclusiones de los técnicos del supervisor, Moncloa recomendó al presidente del Gobierno una intervención directa, enérgica, cordial y respetuosa, sin perder las posiciones. Y tras el regreso a la capital del Reino, el Banco de España ya había atendido y correspondido al `toque´. En principio, el Banco de España no hizo otro cambio más que comunicar una previsión de rebote del PIB hasta niveles cercanos al 20%, todo un alivio para el ambiente que Moncloa pretende crear en estos meses.

Ya no se habla de un escenario catastrófico (que lo sigue siendo) sino de regreso inmediato al crecimiento en el tercer trimestre, en línea con la música que hace dos semanas comenzaron a divulgar las ministras de Economía y la de Hacienda con la aparición de algunos primeros brotes verdes en la economía. El mensaje catastrofista del supervisor sobre una caída dramática de la economía era ahora compensado, tras llamada telefónica de Moncloa, con "un rebote sin precedentes" que podría superar el 19,3% en el tercer trimestre. A partir de este posicionamiento técnico del Banco de España, el resto de los analistas ya han comenzado a elaborar sus proyecciones: si el supervisor, la referencia, subrayaba una caída en picado, espectacular en las series históricas de la economía, y la recuperación se dibujaba con cifras similares a la caída pero en sentido inverso, quedaba dibujada a la perfección la `V´, la recuperación en uve, regreso a la normalidad de crecimiento temprana, con un `remonte´ de hasta el 16,1% en el tercer trimestre.

Así eliminado el pesimismo sembrado a partir de las referencias del Banco de España pudo respirar Moncloa, conscientes también de que, sin embargo, la economía y la generación de riqueza nacional no volverán al nivel pre crisis hasta el verano de 2022. Es probable que algún miembro del equipo asesor del presidente aspire a replicar el modelo de recuperación que parece imperar en la Casa Blanca, desde donde se emite el mensaje de una recuperación en `V´ de libro, y para lo que muestran la recuperación del empleo -en junio de cinco millones de puestos de trabajo- y de la confianza de los consumidores, un índice que al parecer no se había resentido tanto como en la anterior recesión. 

El catastrofismo sembrado por los informes económicos tanto de instituciones oficiales como de equipos privados estaba bloqueando la idea de una rápida recuperación, de cuyo contenido estamos asistiendo en las últimas horas si se atiende a los discursos del presidente Sánchez. A Moncloa le preocupaba la persistente idea de una recesión y además de larga duración. Y sobre todo sus costes. De ahí que el Gobierno haya optado por el mensaje de la crisis corta, del gran esfuerzo a realizar para salvar la actividad empresarial y reconstruir tejido industrial convencido de que ya se ha ganado las ayudas europeas. A propósito de Bruselas, en los últimos días parece haber aumentado (otro rebrote) la desconfianza sobre los esfuerzos del Gobierno español para salir de la crisis, es decir, para proponer reformas legislativas que reduzcan, entre otros, el riesgo de caída de actividad en sectores de gran empleo.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...