edición: 2763 , Jueves, 18 julio 2019
07/09/2016

Monsanto considera baja la oferta reforzada de Bayer en la mayor adquisición alemana en la historia

La empresa resultante despierta resistencia entre los productores agrarios en un mercado en consolidación
Carlos Schwartz
Monsanto ha considerado baja una oferta reforzada hecha el lunes por el gigante alemán Bayer para adquirir a la primer empresa de semillas, fertilizantes y plaguicidas estadounidense. El precio ofrecido por la alemana fue de 127,50 dólares por acción, un 2% más que los 125 dólares iniciales. La propuesta de Bayer supone un precio de 56.000 millones sin incluir deuda para la adquisición del rival estadounidense. Esta es la mayor adquisición propuesta por una empresa alemana fuera de su territorio en la historia y casi duplica la adquisición de Chrysler por Daimler en 1989 que fue de 38.600 millones de dólares. Si la operación prospera se crearía el mayor productor de semillas e insumos productivos agrarios del mundo. La propuesta fue considerada escasa por Monsanto, pero los analistas del sector consideran que esta es la recta final de las negociaciones y que el horizonte de precio está al alcance de los negociadores y podría ser de 130 dólares por acción.
En los últimos dos años se ha registrado un proceso de consolidación en el sector de semillas e insumos que ha despertado resistencia por parte de los productores agrarios que consideran que la creación de grandes monopolios de la producción de semillas los deja a expensas de la política de precios concertada entre pocos productores. Entretanto algunos de los inversores alemanes consideran que la oferta es excesiva y puede atentar contra la solvencia futura de Bayer.

El proceso de consolidación en el sector incluye la fusión de Dow Chemical y Du Pont el año pasado por valor de 130.000 millones de dólares. ChemChina negocia la compra de la suiza Syngenta en 44.000 millones de dólares y la mayor productora de fertilizantes del mundo Potash Corp negocia la fusión con Agrium de Canadá para crear un gigante del sector del fertilizante valorado en 30.000 millones de dólares. Pero el silencioso proceso de concentración de la producción de semillas, pesticidas, y nutrientes se desarrolla desde hace años. De acuerdo con grupos defensores del medio ambiente los productores independientes de estos insumos, en particular de semillas, a finales de la década de 1990 eran unos 600. Desde entonces fueron adquiridos de forma creciente por los grandes del sector. Actualmente el mercado está dominado por Monsanto, Syngenta, Bayer, Du Pont, Dow Chemical, y BASF.

La última ola de adquisiciones amenaza con dejar a cuatro grandes grupos en la cúspide de la pirámide. El proceso requiere una reflexión. Y todo indica que la caída en el precio de las materias primas que es parte de una crisis del comercio internacional y resultado de una menor demanda con fuerte acumulación de excedentes ha generado una caída en los precios de las cosechas al mismo tiempo que la producción agraria se ha disparado precisamente como resultado de los avances en la tecnología y la bioquímica y biotecnología aplicada a la producción agraria.

Las fusiones representan un intento de los proveedores de semillas e insumos químicos y bioquímicos por reducir sus costes y la competencia para mejorar los márgenes en un mercado con una capacidad de compra disminuida por la caída de precios y la menor demanda. La consecuencia indirecta de esta concentración es que los productores agrarios quedan sujetos a la política de precios de los grandes monopolios que los pueden literalmente exprimir  hasta la última gota. La creciente productividad agraria que tiene entre otros el efecto indeseable del agotamiento del suelo ha hecho realidad las aseveraciones de algunos economistas del siglo 19 que consideraban que los límites a la productividad agraria eran de un lado la concentración del suelo en grandes extensiones y del otro el desarrollo de la química orgánica aplicada. No habían sospechado el papel de la bioingeniería.

En el trasfondo de los efectos indeseados está el del precio de los alimentos que afecta directamente al interés de los consumidores. El precio de los insumos no es ajeno al precio de los productos agrarios. El proceso de concentración ha despertado resistencias a ambos lados del océano Atlántico. El productor agrario estadounidense convertido en parlamentario, Charles Grassley, un republicano presidente de la comisión judicial del senado solicitó una audiencia de la comisión tras recibir quejas de los productores agrarios para analizar el proceso de concentración en el sector.

Otra de las preocupaciones para el sector y para sus analistas es la reducción drástica de la biodiversidad que supone la concentración de la producción de semillas a un reducido número de empresas. Esto supone una fuerte eliminación de variedades y limita el acceso de los agricultores a una mayor riqueza varietal. “Esto es en el fondo un empobrecimiento de la agricultura, de su capacidad productiva y de la biodiversidad lo cual afecta a la humanidad de forma decisiva”, señala una fuente vinculada a la denominada “agricultura sostenible”.

En agosto, la Comisión Europea inició una investigación a fondo sobre los efectos sobre la competencia de la fusión entre Dow Chemical y Du Pont. Las compañías por su parte no manifiestan la menor procupación por las decisiones administrativas. Dow y Du Pont que han pactado trocear en tres sectores a la empresa resultante de la fusión afirmaron que la investigación de la Unión Europea no va a retrasar la operación. Bayer por su parte desde que se anunció el intento de adquisición se ha dedicado a pontificar sobre la complementariedad de ambas empresas.

Monsanto domina en semillas y organismos genéticamente modificados mientras que Bayer tiene su fuerte en los herbicidas, fungicidas e insecticidas. Bayer ha explicado a las autoridades europeas que la empresa resultante puede hacer algunas desinversiones puntuales para cumplir con exigencias de los reguladores. Pero la realidad va más allá de estas propuestas sacrificiales. La suma de Monsanto con Bayer supone que el 70% del mercado de semillas de algodón estadounidense queda en manos de una sola compañía. Es probable que situaciones similares se registren en muchos otros países del mundo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...