edición: 2741 , Martes, 18 junio 2019
26/09/2012
Rajoy: “que trabaje en la sombra”

Montoro, aislado para cuadrar las cuentas del Reino

Máxima discreción en los ajustes del gasto: “lo que aconseja Bruselas, va a misa”
Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y Administraciones Públicas
Juan José González

Cristóbal Montoro esta `missing´, se ha apartado de la primera línea de fuego por necesidades del guion y en parte también por deseo propio: la última trifulca con el ministro José Manuel Soria acabó con la paciencia del hacendista por la pretensión de una reforma energética relámpago por la vía de los impuestos ("sólo faltaba eso", exclamó Montoro). Se trata sólo de un paréntesis temporal, aconsejado por su jefe de gabinete pero también por recomendación del hoy su alumno y jefe Mariano Rajoy. El presidente parece haber ido un poco más allá de la pura indicación al responsable de Hacienda y le ha ordenado que trabaje a la sombra, que se concentre en bordar y cuadrar las cuentas del Reino y, de paso, curar su fuerte desgaste -“el rey de las tijeras”-. El presidente del Ejecutivo no quiere que Bruselas le ponga peros a unas cuentas que son la piedra angular de la legislatura y ha decidido “meter a Montoro en la nevera”, situación pasajera, caución temporal.

Montoro, en unas ocasiones elocuente y en otras locuaz, en suma, hablador facundo y listo por su formación académica, la actualidad parece haberle condenado a permanecer detrás de focos, micrófonos y cámaras de televisión. Es la pena que conlleva un miembro del Gobierno (al menos en este lo es) por conducirse en público con exceso de elocuencia. Esta lleva en ocasiones directamente a la imprudencia y entonces sí que tiene consecuencias, a veces graves, otras no. No es lo mismo patinar (o meter la pata) en sede parlamentaria que en los micrófonos o en pantalla. Como tampoco es lo mismo que un deslíz (patinar) lo recoja un medio salmón local, a que lo convierta en titular FT o WSJ. Por todo ello, la prudencia aconsejaba montar un dispositivo en torno al ministro y protegerlo de otras tareas que podría resolver el segundo y tercer nivel del ministerio.

El apartamiento de Cristóbal Montoro de la vanguardia política, no significa que se mantenga al margen de la actividad: “todo lo contrario”, apunta un conocedor del nivel de trabajo del responsable de Hacienda, que en estos días se encuentra “de lidia” y “entre partidas presupuestarias” con los consejeros de presidencia de las CC AA. El asunto del Presupuesto (PGE) en relación con las Autonomías es ahora el máximo “top secret” que maneja el Ejecutivo, y sobre el que Mariano Rajoy ha impuesto un auténtico “catenacho” para evitar cualquier filtración, algo que ha subrayado a sus ministros.

Para muchos observadores, el movimiento del ministro de Hacienda no es más que una prueba de la división interna del Gobierno, donde se podrían haber formado dos bloques de ministros, tesis que apunta a una campaña contra la vicepresidenta Sáenz de Santamaría que según la oposición no destaca en su función coordinadora del Ejecutivo. En cambio, una fuente apunta desde Génova que Montoro estaría inmerso en la principal tarea de urgencia, que no es otra que la elaboración de un presupuesto cuyas líneas generales deberán llegar a Bruselas esta misma semana, una vez sean presentadas en el Congreso de los Diputados.

En la fase de elaboración de los PGE, el ministro de Economía, Luis de Guindos, estaría ejerciendo, según una fuente del ministerio el papel de “subordinado de Montoro”, lo que habría disparado en los últimos días las especulaciones sobre la “caída en desgracia” de De Guindos, hasta el punto de otorgarle el título de seguro en la primera remodelación del Gobierno, en opinión de los analistas políticos, que se producirá a mediados del próximo mes de enero.

Y es que los PGE se han convertido en la piedra angular del Gobierno, de su continuidad y hoy principal objetivo del presidente: convertir los presupuestos en un documento que recoja y agrade los deseos de los socios europeos, de aquéllos que hoy mantienen la tregua y pueden retrasar el rescate y convertirlo en “light”. Es la razón más convincente del aislamiento y separación temporal de Montoro de la primera línea de fuego, en la que ahora se ha colocado a un De Guindos en horas bajas.

Por las manos (tijeras) de Cristóbal Montoro deben pasar en las últimas horas todos los capítulos de los Presupuestos para 2013 plagados de recortes puesto que la clave esta en el “ajuste de gastos”. El capítulo 1 (Gastos de Personal) recibirá un último tijeretazo, imprevisto e impuesto a última hora desde la presidencia del Ejecutivo; el capítulo 2 (Gastos Corrientes) parecen cumplir las ratios recomendadas por Bruselas; los capítulos 3 y 4 (Transferencias corrientes y Transferencias de capital) “se ajustan a buen ritmo”; y el capítulo 9 (Gastos Financieros) no admite muchos ajustes. Así, con los Presupuestos bien ajustados y cuadrados, Montoro regresará de nuevo a la primera línea de combate.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...