edición: 2364 , Jueves, 14 diciembre 2017
11/03/2011
EL DEDO DE MADOZ

Moody's socava las estimaciones de capital del Banco de España

Carlos Schwatz

La jornada financiera de ayer estuvo determinada por el anuncio de Moody's Investor Services de que había procedido a rebajar en un escalón la calificación de la deuda pública española hasta Aa2, manteniendo una perspectiva negativa. La decisión culminó el proceso de revisión que la calificadora anunció el 15 de diciembre. Standard & Poors ya había rebajado la calificación en términos equivalente, y Fitch de forma más ligera, en semanas recientes. La rebaja se comunicó el mismo día en que estaba previsto el anuncio de los requerimientos de capital para bancos y cajas por parte del banco de España. El banco emisor optó por no convocar rueda de prensa para explicar sus mediciones, y se limitó a darlas a conocer a las 18.00 mediante una nota. En el interín, un presidente del Gobierno visiblemente irritado afirmaba refiriéndose a Moody's por los pasillos del Congreso el día que se aprobaba el real decreto de reforzamiento del sector financiero que “Podrían haber esperado al anuncio oficial”. Se trata precisamente de eso. La calificadora ha querido poner en cuestión las cifras oficiales, aun desconociéndolas, si la divergencia con sus propios cálculos era mayúscula. Y este ha sido el caso.

Lo que está claro es que el Tesoro se las veía venir, y salió al mercado a buscar lo que necesitaba para el primer trimestre de forma sorpresiva mediante colocaciones sindicadas en enero y principios de marzo, y tuvo que pagar caro para asegurarse las dos emisiones.

Los argumentos de Moody's son importantes de considerar. El primero es que sus estimaciones del saneamiento de las cajas de ahorros son muy superiores a las del Gobierno español. Y este es el punto de inmensas discrepancias. Inicialmente la agencia de calificación había calculado un déficit de capital del orden de los 17.000 millones de euros. Ahora lo ha elevado a entre 40.000 y 50.000 millones de euros. Lo explica por el hecho que la definición de capital en el decreto ley 2/2011 se ha hecho mucho más estricta y a que los requisitos de capital se han elevado en ciertos casos al 10% de los activos ponderados por riesgo. De allí que su cálculo inicial de un 8% de capital sobre definiciones de capital más laxas haya quedado desactualizado. La agencia de calificación afirma que en casos extremos la recapitalización podría alcanzar a cifras de entre 100.000 y 120.000 millones de euros. Mientras, la bolsa castigó con fuerza ayer al sector bancario.

Como se puede adivinar, detrás de este baile de números lo que hay es una discrepancia de fondo acerca de los activos en riesgo entre Moody's y el Banco de España y el Gobierno. La agencia de calificación considera que las carteras de crédito hipotecario de las cajas de ahorros puede sufrir un deterioro aun mayor en el medio plazo a la vista de la muy débil a nula recuperación de la economía española y a un ajuste del precio de la propiedad que aun no ha bajado todo lo que los analistas extranjeros consideran que debe bajar. Una mayor desvalorización de la carteras inmobiliarias de las cajas afectaría directamente a sus necesidades de capitalización. Lo mismo que un mayor deterioro de las carteras de créditos a resultas de las malas perspectivas económicas. El otro elemento que toma en cuenta Moody's, y que añade otra discrepancia con el Gobierno, es la indisciplina fiscal de las autonomías. El razonamiento se basa en que el año pasado 9 de las 17 autonomías no reflejaron una consolidación fiscal que pusiera los déficit en línea con el 2,4% del PIB. La agencia considera que los ahorros en los que se basa la reducción del déficit de las autonomías no son sostenibles, y señala la reducción en inversión de capital, no renovación de personal en las administraciones, reducciones salariales de empleados públicos entre otras cosas. Sin embargo, la agencia señala con claridad que no considera que España se enfile hacia un pedido de rescate al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera. Considera que dicha perspectiva es de momento inexistente. Una observación que no es secundaria.

En cualquier caso, lo que si parece estar en el horizonte es un nivel de coste de la deuda alto. Si el Banco Central Europeo cumple con su advertencia de que pueden incrementarse los tipos de interés para frenar las tendencias inflacionistas en Europa y los requerimientos de financiación en España no se reducen al paso que espera el Gobierno los nuevos recursos financieros serán más caros. Hay un indicador internacional significativo esta semana. El principal fondo de inversión en deuda pública de Estados Unidos, PIMCO, que maneja recursos por 237.000 millones de dólares se ha desprendido de toda su deuda relacionada con el Gobierno estadounidense. El motivo es que el precio de la deuda es inversamente proporcional a su rendimiento. Y si suben los tipos de interés baja el precio de los bonos. Esto hace que la desvalorización de las carteras de deuda pública vaya paralela al incremento de los tipos de interés. PIMCO decidió desprenderse del papel antes de que los efectos del Quantitative Easyng 2 (QE2) medidos por el incremento de los tipos de interés tire por el suelo el valor de su cartera. Algo que sin duda se puede añadir a las complicaciones del BCE y la banca europea en general.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...