edición: 2351 , Viernes, 24 noviembre 2017
27/07/2009

Morales intenta mancharle el periplo latinoamericano a Moratinos

Mira a Lula y Hugo Chávez. Ultima la foto de la sintonía con el Palacio de Santa Cruz y las nuevas inversiones españolas, no pudo ser en mayo y en Moncloa como estaba previsto, pero promete consumar su desembarco en Madrid en septiembre, como aperitivo del viaje de Zapatero a la Paz en diciembre. Demasiado tarde para los planes del presidente boliviano, que busca cambios tangibles antes de la Cumbre Iberoamericana de Estoril en octubre y ha incumplido el pacto de silencio y cordialidad con Madrid. Le juró calma y seguridad jurídica a largo plazo para las empresas a Moratinos, al menos mientras el ministro consumaba la resurrección de los lazos enfriados con Brasilia y Caracas. Tanto que un grupo de inversores encargaron a la Embajada española un informe para consumar el nuevo desembarco. Pero donde dijo paz, Morales quiere ahora precios, más inversiones, nuevos planes de cooperación para un país que ya recibió 230 millones de dólares no reembolsables en tres años y un sitio preferente en las negociaciones sobre el acuerdo comercial entre la UE y la Comunidad Andina durante la presidencia española.

Espanta con la mano de las amenazas lo que llama con los dedos de la diplomacia. Han probado el clima de negocios del anfitrión andino. No será ahora. No sólo es la crisis mundial -como dice su diplomacia- lo que les frena para desembarcar en un país en el que Repsol YPF sigue siendo el abanderado de la inversión multinacional. Bolivia vuelve a agitar el 'espantajo' de la nacionalización de un sistema eléctrico liderado por firmas españolas, junto a la francesa GDF Suez y la británica Rurelec. Ya ha puesto a la mesa oficial las distribuidoras locales de Iberdrola y boliviana Transportadora de Electricidad (TDE) de Red Eléctrica Española. “Será en cualquier momento”, recuerda Morales al calor del periplo americano de las multinacionales españolas. Pero no ahora. Hasta el Palacio Quemado reconoce que la letra pequeña de la financiación estatal y la sombra de los efectos de la estatalización de los hidrocarburos le salvan todos los calendarios de la independencia a Iberdrola y REE.

Por ahora, se conforma con mirarlas de lejos: hasta en la presidencia boliviana reconocen que por más que pudieran optar por la expropiación -ya se lo hizo con ENTEL a Telecom Italia- la digestión y la gestión de las eléctricas no queda a su alcance. Las tres generadoras -Valle Hermoso, Corani y Guaracachi- están ya en la sala de espera. La siguiente será la Transportadora de Electricidad, controlada por Red Eléctrica Española (REE). Iberdrola -y su filial Electropaz - salva, por ahora, la ‘negociación’. La avidez del Palacio Quemado sólo alcanza para empezar para las generadoras y la transportadora. Los rublos y las pretensiones de su socio venezolano dirán. Pero Bolivia arañará más rebajas tarifarias con las que apaciguar a sus huestes y forzar nuevas inversiones para renovar los acuerdos con REE.Bajo la mesa, le da alas a Central Obrera Regional (COR) El Alto, cuya organización sindical forma parte del brazo político del gobierno de Morales, propuso la nacionalización de Electropaz, una de las dos empresas -con Edeser- que opera Iberdrola en Bolivia y que suministraron el año pasado el 40% de la energía del país. Confiesa Evo Morales que alguien le dijo que la electricidad boliviana puede borrar las manchas del ‘triángulo de las Bermudas del gas’, su impotencia ante Brasil y Argentina y quiere comenzar a hacerlo realidad, ahora que los rublos rusos están a la mano y colgarse los galones de la exportación. 

Pero en tanto el interés de la rusa Tecnoprom Export S.A. se diluye o se concreta y sus centrales hidroeléctricas se consuman, Morales enseña una vez más los puños que no puede sostener. Diseña la refundación de la estatal Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) con la misma escuadra con la que ejecutó la ‘resurreción’ de la petrolera pública YPFB: ideas bolivarianas y dólares y euros de las multinacionales. Quiere extender los tentáculos de la electricidad al 30% de la población que no dispone de ella. Sólo la caída de la demanda energética -que había crecido hasta el 7% anual- ha salvado este año de los cortes a Bolivia. Y busca apellidos prestados para los 130 millones de dólares anuales que -según sus cuentas- serán necesarios para evitar racionamientos en los próximos años.

Ahora que Bolivia prevé un "decrecimiento" del 5% para este año y que Morales necesita una inversión de 1.851 millones de dólares, el gobierno andino embiste contra sus fantasmas internos en las carnes de las multinacionales y -condenado al fuera de juego político y económico- adorna su soledad con la arremetida de incautaciones, cortes de contratos y nuevas nacionalizaciones, que sirve a la mesa aliñadas con la emergencia de la crisis interna. Le saben a poco los 600 millones de dólares que entre 1996 y 2009 las empresas generadoras invirtieron y los 185 millones de las empresas de transmisión.

Ni siquiera calma sus ansias la concreción de las inversiones españolas: después de haber destinado 65 millones de dólares en 12 años en Bolivia y que ha desarrollado proyectos de expansión de la red eléctrica para atender la demanda nacional, Transportadora de Electricidad (TDE), filial de Red Eléctrica Española (REE), destinará 7,19 millones de dólares en un proyecto para la generación de energía en el sur del país, son sólo un tercio de los previstos para sus proyectos en el país andino en los próximos cinco años. Menos aún le importa a Morales que la principal transportadora de energía eléctrica de Bolivia, TDT -que por ley no puede ser generadora de energía eléctrica- haya buscado apoyo del IFC para desarrollar el primer mapa eólico de Bolivia y desarrollar empresas locales que produzcan a pequeña escala energía suficiente para dotar de electricidad a las poblaciones bolivianas más desprotegidas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...