Moratinos topa con los muros de la “normalidad” cubana para
edición: 2534 , Viernes, 17 agosto 2018
21/10/2009

Moratinos topa con los muros de la “normalidad” cubana para las empresas españolas

Ha vuelto a medirse las distancias con Raúl Castro. Todo “normal”, asegura el ministro. O mejor dicho, como siempre. Moratinos ha puesto sobre la mesa su parte del peaje: doble ración de cooperación española en créditos FAD para 2010 y la "voluntad durante la presidencia española de abandonar la posición común de los Veintisiete", que vincula la relación con Cuba al respeto por los derechos humanos "y sustituirla por un acuerdo bilateral". El pacto pasa, de ahora en adelante, por no pedir ya más gestos, sobre todo del lado cubano. Zapatero no viajará a la isla antes del segundo semestre de 2010. Antes, Raúl Castro y él se verán las caras de la presidencia española de la UE, la oportunidad para darle la última bendición al olvido de los 1.600 millones de deuda cubana. A cambio, La Habana no hará excepciones a la “difícil situación económica de la Isla” ni por los segundos inversores del país ni por nadie. Cosas de la liquidez, dicen en Cuba. Raúl Castro sólo promete ‘acelerar’ el calendario para que los 280 empresarios españoles que esperan desde enero puedan tocar por fin los 300 millones de dólares congelados en los bancos cubanos desde enero. Y las empresas españolas serán las últimas afectadas si los rumores se materializan y el Gobierno tiene que cerrar las cuentas pendientes con descuentos o una demora del plan de pago a varios años.

No es nada nuevo: después registrar un elevado déficit comercial en el 2008, ha reducido las importaciones en al menos un 30% este año, pero aún se espera que compre más de 10.000 millones de dólares en bienes y servicios en el extranjero. La Habana quiere acceso a la UE, pero sobre todo a Barack Obama y las inversiones estadounidenses: ahora que Washington estudia flexibilizar el embargo y ha comenzado a dar luz verde a algunas inversiones en la Isla, Cuba promete a las empresas españolas hacer de ellas ‘introductores de embajadores’ de los dólares que no puedan llegar abiertamente a la Isla, o al menos aliados privilegiados si el desembarco de las inversiones comienza. Pero aún nada de nada de la puerta abierta a remesadoras desde los bancos españoles en EE UU.

La ‘crisis de la liquidez’ ya le costó al Gobierno de Castro la salida de Soberón -el inventor del “ahorro o muerte”- como ministro y no están dispuestos a excepciones, ni siquiera con España, aunque despeje sus caminos a la UE. No es nada personal, menos ahora que está al borde de la insolvencia y que estudia nuevos regulaciones que estrechen aún más con nuevos reglamentos bancarios. Hasta ahora, el único pacto que se admite es el de la luz verde al goteo de las divisas a cambio de prolongar las fechas de pago del Estado. Las empresas españolas cruzan los dedos: la venta de sus productos al Estado cubano pasó de 232 millones de euros en 1994 a los más de 660 millones en el último año y Cuba es el tercer cliente de España en América Latina, sólo por detrás de México y Brasil. Tendrán que seguir mirando al Cesce para compensar los pagos en el plazo acordado. Pero el ‘círculo vicioso’ de las necesidades cubanas ya ha comenzado a estrecharse: en julio, las autoridades permitieron el acceso a las cuentas, a condición de que los empresarios continuasen haciendo negocios en la Isla, además de ampliar la fecha de los pagos de los 360 días hasta los 720 días, pero muchos pagos no han llegado aún, ni siquiera a cambio de los nuevos suministros. Ni palabra sobre el plan de racionamiento energético que el Gobierno cubano impulsa desde junio y que -además de la amenaza de cortar el servicio eléctrico a las empresas que no cumplan las "medidas excepcionales"- afecta ya a las españolas, con la producción cortada desde las 18.00 horas de cada día. Cuba bajó a un 2% su meta de crecimiento de la economía en 2009, cuatro puntos menos de lo previsto, y se enfrenta a la urgencia de ahorrar recursos y energía bajo la amenaza de un retorno de los apagones, tras un sobreconsumo equivalente a 40.000 toneladas de petróleo.

El Gobierno de Castro -que no puede recurrir ni al FMI, ni al BM ni a otras instituciones internacionales que alimenten su liquidez- ha evitado declarar la insolvencia, cumpliendo los pagos de su deuda con algunos Gobiernos extranjeros, permitiendo que algunas empresas extranjeras transfieran fondos y prometiéndole a todos los demás que la ayuda está en camino. Pero hay miedo, tanto como urgencia de liquidez. A la vista del descenso del turismo y las remesas, el gobierno de Raúl Castro trata de estrechar el lazo a las divisas. En junio, comenzó a disolver la corporación estatal Cubalse, que desde 1962 tenía una amplia red comercial y prestaba servicios inmobiliarios y de personal a diplomáticos y empresarios extranjeros cobrando en dólares. La Administración cubana se ha lanzado desde agosto a una ofensiva para aumentar la recaudación fiscal, con las empresas en el punto de mira. Las entidades financieras locales ya han dejado de aceptar “depósitos o extracciones en efectivo en las cuentas corrientes de personas jurídicas extranjeras radicadas o no en Cuba y de empresas mixtas u otras formas de asociación económica internacional".Los bancos podrán tomar las represalias que consideren necesarias en caso de que se produzcan operaciones "sospechosas" o ligadas al lavado de dinero. Y El Comité de Aprobación de Divisas (CAD), un órgano creado en 2005 para llevar a cabo la aprobación de las operaciones de gasto que tenía que realizar el Banco Central, sin llegar a ser disuelto, había ido dejando de operar paulatinamente.

España, con más de 150 empresas en suelo cubano, es uno de los países con mayor presencia económica en la Isla -sólo igualada por China o Venezuela- y no quiere perder su buena posición de salida en una carrera por hacer negocio en la isla el ‘día después’. Menos aún ahora que, año a año, disminuye el número de empresas mixtas en la Isla caribeña. Es la Cámara de Comercio la primera que defiende que las españolas tienen ventajas y posicionamiento “difícilmente sustituibles” después de más de una década de cuerpo a cuerpo con las autoridades cubanas, sobre todo en turismo, el suministro eléctrico y la pequeña maquinaria. Pero ahora que llega la hora de la verdad y se plantean la competencia, las inversiones, o simplemente la inercia, las empresas españolas, las mismas a las que hace cuatro días el ministro de la Nuez les pedía más inversión en el Comité Bilateral de Cooperación, las mismas que siguen sosteniendo el baluarte de los primeros inversores en tierras cubanas, han advertido ya a los Castro lo mismo que  el Comité Empresarial Hispano-Cubano: Cuba necesita más inversión extranjera, pero no será a cualquier precio.

Moratinos seguirá estirando las costuras de los créditos FAD: la cooperación española con Cuba ya pasó de 17 millones de euros a 32 millones en 2008, cerrará 2009 con 34 millones y promete subir de nuevo en 2010 muy por encima del 10% del total de la cooperación que baraja el Palacio de Santa Cruz. Por si las dudas, las últimas ‘reflexiones’ del comandante en Cubadebate se lo dejaron bien clarito a la galería: Cuba no es Argentina y la fiebre de Cristina Fernández por darse un baño de crédito internacional y volver al redil del FMI no es contagiosa en el Caribe. La culpa, a los ojos de Raúl Castro, ahora que los vientos del Ike y del Gustav –a los que les achacan 1.000 millones de dólares en pérdidas- ya están lejos, la tiene el embargo estadounidense. Ya se sabe. Cuba encabeza la lista roja del Club de París el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Interamericano de Reconstrucción y Desarrollo y cuanta entidad internacional se le ha puesto a tiro. No es para menos, con 15.000 millones de dólares pendientes, de ellos la mitad inmovilizados, sin reestructurar desde 1986. En Moncloa han tomado nota: los más de 1.600 millones de euros de la deuda cubana -el 51% del total de la española- seguirán en el limbo, ya Zapatero en 2007 encargó un estudio para ir condonándola y sólo espera el momento adecuado para poner en marcha su ejecución, como hizo con Bolivia en septiembre.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...