edición: 2451 , Viernes, 20 abril 2018
16/11/2010

Mourinho, Preciado, Butragueño y los periodistas deportivos

Antonio Cubero
El nada edificante rifirrafe entre el entrenador del Real Madrid, José Mourinho, y el del Sporting de Gijón, Manuel Preciado, debe ser un asunto a tratar con carácter de urgencia por el Comité de Competición de la federación Española de Fútbol y, si me apuran un poco, por la Comisión Nacional Antiviolencia.  Es necesario que, en prevención de males mayores, analicen en profundidad si la desafortunada polémica que se ha suscitado entre ambos técnicos es merecedora de una sanción disciplinaria para quienes han confundido el derecho a la libertad de expresión con mear verbalmente fuera del tiesto.

Los organismos disciplinarios del fútbol español no pueden cerrar los ojos ante el intercambio de acusaciones protagonizado por Mourinho y Preciado durante estos últimos días y tuvieron su punto culminante el pasado domingo en El Molinón. Deben intervenir para zanjar cuanto antes el conflicto entre estos dos profesionales antes de que la semilla de la violencia germine en una trifulca de graves consecuencias en el mundo del fútbol.

Hay que evitar lo antes posible el enfrentamiento  entre los partidarios de quienes como Mourinho suelen tirar la piedra y esconden el brazo aprovechándose de sus influencias mediáticas, y entre quienes como Preciado son de las personas que hablan a la pata la llana, alto y claro.
En estos momentos el estado de crispación es tal que, incluso, un hombre tan moderado como el director de Relaciones Institucionales del Real Madrid, Emilio Butragueño, en vez de llamar a la concordia, echó ayer más leña al fuego de la discordia al afirmar que “No fichamos a Mourinho para hacer amigos, sino para que el equipo sea campeón y en estos meses ha demostrado que es un grandísimo entrenado”. Afirmación que en absoluto beneficia al técnico luso ni, por ende, al Real Madrid.

El periodismo deportivo también se ha visto inmerso de lleno por los efectos de  la polémica por las repercusiones de las declaraciones del Preciado, en las que denominó "canalla" a  Mourinho, quien antes había afirmado que el conjunto asturiano regaló el partido ante el Barcelona al sacar a siete suplentes, caldearon el encuentro del domingo entre madridistas y sportinguistas.

Y es que quienes ahora han formado una auténtica legión en apoyo a Mourinho, no hace mucho emprendieron una feroz cruzada periodística contra otros entrenadores con el rol de profesionales íntegros, pero tampoco exentos de vivir casi siempre en el filo de la polémica, como Luis Aragonés y Javier Clemente.

Esos periodistas que defienden, aplauden y ríen las bravuconadas de quien también ha entrado en la elite de los ‘seres superiores’ como José Mourinho porque es “su forma de ser”, son los que tildan de “maleducado” y “provocador” a Manuel Preciado por decir lo mismo que el luso pero con palabras del pueblo llano, es decir, al estilo Belén Esteban, que es como la gente lo entiende todo. Y esos mismos colegas son también quienes les atizaron la badana a Aragonés y Clemente como precursores de Mourinho en el arte de la polémica en nuestro fútbol. 

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...