edición: 2580 , Martes, 23 octubre 2018
01/04/2013

Mourinho se carga a Casillas

Antonio Cubero
Que José Mourinho quiere a Iker Casillas lejos del equipo toma cada vez más peso. Lo lleva rumiando desde que llegó al Real Madrid. Está dispuesto a liquidarle. Por lo pronto, Iker no sólo no viajó este fin de semana a Zaragoza, sino que tampoco será convocado para este miércoles contra el Galatasaray en Liga de Campeones.

Y lo que es peor, incluso hasta puede perderse lo que resta de temporada como así se desprende de las palabras del técnico luso tras el partido de La Romareda al confesar que “es difícil que Diego López pierda la titularidad”. El técnico dejó claro que es su portero, que está encantado con su rendimiento y que no le parecería justo quitarle a pesar de que Casillas está ya recuperado de la lesión que sufrió en una mano.

Llevaba mucho tiempo Mourinho esperando este momento. Casillas tiene el alta médica desde hace una semana, pero para el técnico portugués y sus ayudantes aún no tiene la “competitividad” necesaria después de dos meses de baja no sólo para recuperar la titularidad del equipo, sino que tampoco está en óptimas condiciones, me imagino que mentales, para ocupar plaza en el banquillo de suplentes a la espera de una oportunidad que sólo le llegará cuando su compañero ahora titular entre en un bache o cometa algún error clamoroso (o una lesión que nadie desea) y la grada demande la vuelta bajo los palos del mejor portero del mundo y, desde luego, mejor que Diego López, por más que éste haya cumplido bien en la difícil portería del Madrid.
 
Bien es sabido que las relaciones entre Mourinho y Casillas, por mucho que desde el club se empeñen en desmentirlo, nunca han sido cordiales. Ni tampoco todo lo fluida que debe darse entre el entrenador y el capitán, acusado entre las bambalinas del vestuario de ser una de las `gargantas profundas´  que filtran las interioridades de la `cocina´ madridista, o de `cantarle las cuarentas´ al técnico en más de una ocasión. Un entrenador que, por su parte, nunca ha tenido una palabra amable y de reconocimiento para Iker en los mejores partidos limitándose a decir que cumplía con su obligación.

Sin embargo, el sábado en La Romareda, Mourinho se volcó en encedidos elogios a Diego López como pretexto para anunciar personalmente (esta vez le evitó comerse el `marrón´ a Aitor Karanka) la condena a la suplencia de Casillas. Es más, el técnico se llevó a la capital aragonesa a tres porteros, algo muy inusual, para poner el acento de hasta dónde llega su menosprecio y
Vicente del Bosque ya ha adelantado que juegue o no, Casillas estará presente en la próxima Copa de las Confederaciones. Todo un buen detalle del seleccionador para el capitán que tanta gloria ha dado a la selección. Pero no nos podemos engañar. De persistir Mouruinho en su empeño de relegar al ostracismo al mostoleño para lo que resta de campaña, podría perderse el Mundial de Brasil. Por lo pronto, el debare creado sobre Casillas y auspiciado por Mourinho con cierto tufo a venganza en nada beneficia a La Roja ni al Real Madrid.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...