edición: 2574 , Lunes, 15 octubre 2018
23/06/2011
Derechos Humanos

Naciones Unidas impulsa la gestión de los Derechos Humanos en el ámbito corporativo

Beatriz Lorenzo

En la actualidad las compañías, además de distinguirse por su valor económico y su importancia dentro de la sociedad, han de esgrimir también una serie de valores que en los últimos tiempos han ido cobrando importancia mediante factores como la transparencia corporativa, la comunicación fluida con los grupos de interés, la preservación medioambiental, la promoción de los derechos laborales…

Todos ellos confluyen en un amplio corpus de normas no escritas y de carácter voluntario que engloban los principios de Responsabilidad Social Corporativa de la compañía en cuestión. La gestión de los Derechos Humanos en el ámbito empresarial es también un ingrediente básico.Cada vez más, el valor intangible de una empresa se traduce con fuerza en su reputación corporativa y a la larga le sirve como escudo frente al recelo de la sociedad en las épocas de crisis. Hoy en día, y con el escenario económico mundial levantándose renqueante tras la debacle financiera, se impone la necesidad de unos valores firmes, muchos de ellos de carácter universal, de aplicación inmediata.

NUEVOS PRINCIPIOS

Así las cosas, el Consejo de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha aprobado los nuevos principios rectores para los Derechos Humanos y Empresas que pretenden proporcionar una norma de alcance mundial para prevenir y solventar los impactos adversos sobre los derechos humanos en el ámbito corporativo. Los principios se basan en diversas líneas de acción no vinculantes.

Según John Ruggie, Representante Especial del Secretario General para los Derechos Humanos y las Empresas “el apoyo del Consejo establece los principios rectores como punto de referencia de autoridad global para empresas y derechos humanos. Asimismo, darán a la sociedad civil, inversionistas y otros grupos de interés instrumentos para medir el progreso real en la vida cotidiana de la gente".

En el reciente informe de Ruggie se recuerda que el marco “proteger, respetar, remediar” se basa en tres principios fundamentales. El primero es la obligación del Estado de ofrecer protección frente a los abusos de los derechos humanos cometidos por terceros, incluidas las empresas, mediante medidas adecuadas, actividades de reglamentación y sometimiento a la justicia. El segundo es la obligación de las empresas de respetar los derechos humanos, lo que significa actuar con la debida diligencia para no vulnerar los derechos de terceros, y reparar las consecuencias negativas de sus actividades. El tercero es la necesidad de mejorar el acceso de las víctimas a vías de reparación efectivas, tanto judiciales como extrajudiciales. Cada uno de estos principios constituye un elemento esencial de un sistema interrelacionado y dinámico de medidas de prevención y de reparación: el deber del Estado de brindar protección, ya que constituye la base misma del régimen internacional de derechos humanos; la responsabilidad de las empresas de respetar los derechos humanos, por tratarse de la expectativa social más elemental en relación con las empresas; y el acceso a vías de reparación porque ni siquiera los esfuerzos mejor coordinados pueden impedir totalmente que se cometan abusos.

ÉTICA

Más allá de este nuevo desglose de principios, la ética sigue perfilándose como la base del compromiso social más firme de las compañías. Así pues, y con mayor razón en unos tiempos en que el managment se está convirtiendo casi en una carrera con enjundia por sí misma, la ética como principio básico de la gestión empresarial protagoniza los debates de los CEOs e incluso está comenzando a a salpicar a los programas de las Escuelas de Negocio, afectadas también por una oleada de mala fama debida al hecho de que la mayoría de los altos directivos involucrados en la crisis financiera global- a excepción de Madoff-cursaron un MBA en escuelas de reconocido prestigio mundial.  A pesar de esta evidencia y de que el momento actual es propicio para la integración de los principios éticos en las escuelas, se está retrasando el momento por el carácter “anticíclico” del modelo de negocio de estos centros, que se nutren de un mayor número de alumnos conforme aumenta el paro en las compañías.

Suele haber coincidencia entre los expertos a la hora de apuntar al detrimento de ciertos valores como causa principal de la crisis financiera: la voracidad empresarial y la búsqueda de beneficios a corto plazo y las prácticas dudosas que han terminado causando incertidumbre y recelo entre los stakeholders. A partir de ahí, las opiniones fluctúan entre los que afirman que sólo y exclusivamente la ética será capaz de sacar al escenario empresarial de la crisis y la importancia que ha de dársele a los valores éticos es clave,  y los que mantienen que los valores éticos son útiles para salir de la situación de desconfianza social de los tiempos de vacas flacas pero en las épocas de bonanza económica el capitalismo salvaje es admisible.

En cualquier caso, y en palabras del filósofo Fernando Savater, “libertad y responsabilidad” son las dos caras de la moneda de cambio en el contexto económico, y la ética es la estrategia que dota de eficacia  y fiabilidad a la relación de las compañías con los stakeholders, que son al fin y al cabo, el rasero más exigente por el que se mide la reputación corporativa de las compañías, el intangible más valioso en tiempos de zozobra.  La ética es, por último, el ingrediente esencial para la receta del liderazgo, en unos tiempos en que la búsqueda de verdaderos líderes y el exceso de gurús circunstanciales se ha convertido en moneda de cambio común.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...