edición: 3010 , Miércoles, 15 julio 2020
04/05/2020

Nada hace prever que la recuperación económica tenga forma de V mientras los mercados hierven

El contraste entre la actividad económica real y los volúmenes negociados en las bolsas es insostenible
Carlos Schwartz
El billonario Warren Buffet, el mayor accionista del fondo Berkshire Hathaway, anunció que había vendido todas las participaciones en líneas aéreas estadounidenses. Por si acaso aclaró que no veía nada en la bolsa que se pudiese adquirir. Mientras tanto la bolsa de Nueva York vive un auge espectacular, un mini boom según la definición de algunos analistas, tras una fuerte caída en marzo. Buffet seguramente lleva razón con la venta de acciones de líneas aéreas. Ninguna de ellas en Estados Unidos o en Europa parece tener futuro si los estados no toman participaciones significativas en su capital e inyectan dinero en sus cuentas en grandes cantidades. Iberia no tiene ninguna posibilidad de supervivencia sin una significativa ayuda estatal, y la operación de adquisición de Air Europa no se va a poder materializar sin un ajuste colosal en el precio de la operación, y un balón de oxígeno que permita superar un tramo de vacío turístico absoluto, imposible de determinar. La paradoja es que Iberia es propiedad de International Airlines Group (IAG), un invento oportunista del consejo de British Airways bajo la dirección de Willie Walsh. Mientras que IAG tiene su sede en España, sus operaciones se dirigen desde Londres y Reino Unido. Una contradicción en sus propios términos para un salvataje del estado.
Por su parte BA se ha asegurado una línea financiera del gobierno británico y a corto plazo una toma de participación si las cosas se ponen más feas. La empresa anunció 12.000 despidos y que le llevará “varios años” regresar a los niveles de vuelos del año pasado. Por su parte la 'low cost' Norwegian  dijo que pasará en “hibernación” los próximos 12 meses y no tendrá una normalización hasta el 2022. El consejero delegado de Ryan Air, Michael O'Leary que se dedicó a mostrar optimismo hasta ahora, dijo sobre el fin de semana que la empresa no volverá a la normalidad hasta el verano de 2022.

El fabricante de motores de aviación estadounidense General Electric anunció fuertes recortes de personal y proyecta colosales pérdidas. Rolls Royce anunció que despedirá 8.000 trabajadores. Apelará a una reducción del 15% de su plantilla de 52.000 trabajadores de momento, ante la crisis sobrevenida en los fabricantes de aviones Boeing y Air Bus. Ambas han visto cómo sus clientes cancelaban los pedidos a los que no podían hacer frente. No hay ninguna previsión de que el turismo se pueda reactivar a corto plazo. Un elemento dramático para España un país al que esa actividad contribuye con el 12,3% del producto interior bruto (PIB). Los datos de la caída del PIB español en el primer trimestre del año son solo un anuncio de lo que nos espera. Por lo tanto las afirmaciones de que la recuperación será en V se pueden dejar de lado, son serios errores de apreciación y la perspectiva inmediata se debe poner en los medios de supervivencia de la estructura económica nacional.

Los niveles de cotización de las acciones lo que reflejan es la poderosa inyección de dinero de los bancos centrales en los bancos y los mercados financieros. El fondo Apollo Global Management anunció pérdidas para el primer trimestre de 2.300 millones de dólares tras la brutal caída de los mercados de acciones en marzo. De acuerdo con la empresa si esta hubiera liquidado sus posiciones en marzo los ejecutivos de Apollo deberían haber devuelto 390 millones de dólares en bonos y comisiones de gestión. Hace un mes el fundador de la empresa, Marc Rowan, escribió un correo electrónico al asesor de la Casa Blanca Jared Kushner, el yerno del presidente Donald Trump, en el cual lo instaba a que la Reserva Federal ampliara su programa de inversión en deuda securitizada con el objetivo de superar el bloqueo de los mercados. Apollo es uno de los fondos que tiene una importante veta de negocio en la financiación de corporaciones, cuya deuda luego trocean en bonos que son destinados al mercado. 

La misma solicitud hizo el consejero delegado y fundador del fondo BlackRock, Larry Fink, con la consecuencia de que a su fondo se le otorgó la gestión de parte de las compras de la Fed en el mercado abierto. Rowan y los suyos afirman que la poderosa intervención de la Fed desde entonces no se acerca a las cifras que solicitó y que “recibió un beneficio mínimo o ninguno” de la intervención del regulador en los mercados. Lo que está claro es que la falta de simetría entre la situación de los mercados de acciones y la realidad económica es el resultado de la abundancia de liquidez en los mercados de unas dimensiones que carecen de precedentes. Los gestores de inversión obtienen sus beneficios de las comisiones que generan con la gestión de los recursos bajo su administración. Normalmente esos ingresos se reparten con frecuencia sobre las plusvalías que se realizan, pero no se devuelven en caso de pérdidas hasta que las inversiones se deshacen. 

En el caso de Apollo los ejecutivos deberían haber devuelto los 390 millones de dólares obtenidos de la gestión de activos en caso de liquidarse las posiciones. La oportunidad de la inyección de la Fed ha tenido de momento la virtud de que, al hacer subir al mercado, lo que se debería reflejar a la larga en una mejora de los ingresos del fondo en sus diversas operaciones, la hora de la devolución de las comisiones se ha retrasado y con un poco de suerte se habrá sorteado. Todo es cuestión de tiempo. Mientras tanto la inyección de liquidez global no es gratis. Son los ciudadanos de cada país los que las acaban pagando, de una u otra forma porque los bancos centrales no operan en el aire sino sobre la base de una capacidad productiva potencial aunque esta esté momentáneamente paralizada.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...