edición: 2594 , Martes, 13 noviembre 2018
12/03/2012

Ni el Madrid cede, ni el Barça tira la toalla

Antonio Cubero
Todo sigue igual en la cabeza de la Liga, pero con una jornada menos en el calendario que, salvo una catástrofe monumental, está más próxima de ser festejada en Cibeles que en Canaletas. El Real Madrid y el Fútbol Club Barcelona no fallaron en una jornada que era algo propicia para que la distancia de diez puntos que separa a ambos en la clasificación hubiera sufrido un recorte más que una ampliación habida cuenta del diferente potencial de los rivales con los que se enfrentaban.

Ni el Madrid cede, ni el Barça tira la toalla en su intención por presionar al líder para que no pueda administrar sus esfuerzos cara a la Liga de Campeones. Sobre el papel el equipo bético podía dar un disgusto al líder, más que el santanderino al equipo de Pep Guardiola.  Así vimos como el Madrid sufrió para derrotar al Real Betis en el Villamarín, mientras que el Barcelona no necesitó despeinarse para llevarse los tres puntos ante el Racing de Santander que en esta ocasión de nada le valió estrenar técnico en su banquillo.

El Madrid no desplegó un fútbol brillante. Con Mourinho busca más el camino práctico que el virtuosismo de cara al aficionado.  Resolvió el partido aunque apuradamente y con las sospechas sobre la actuación del colegiado Segué Oscoz (el cuarto árbitro que se vio obligado a sustituir al lesionado Iturralde, por cierto, ya con la jubilación en puertas) con dos decisiones para la polémica que favorecieron al equipo de José Mourinho. Dos manos en el área madridista, una de Xabo Alonso y otra de Sergio Ramos, que se fueron al limbo sin ser castigadas, sobre todo la del central sevillano que fueron unas manos más propias de un portero que de un jugador de campo. Jugadas polémicas que llega tras una semana en la que el tema arbitral ha estado candente con declaraciones de Freixa, Guardiola y el ex directivo Godall desde la Ciudad Condal.

Un Barça valiente con tres defensas (Alves, Mascherano y Puyol), fiel a su cantera liderada por Xavi e Iniesta y en brazos de su máquina de hacer goles, Leo Messi, tardó, sin embargo,  en abrir la lata del Racing a pesar de ser el dueño del balón durante todo el partido. Se lo tomó con tranquilidad sabedor de que no necesitaba de realizar un gran esfuerzo para sumar su segundo triunfgo consecutivo lejos del Camp Nou que es la gran diferencia que le separa del Madrid que en esta misma jornada batió en Heliópolis el récord de diez triunfos consecutivos fuera de casa. Es en la diferencia de esos puntos conseguidos en campo ajeno por uno y otro equipo donde está el próximo ganador del título de Liga.

También hubo una jugada para la discusión en El Sardinero en un lance muy protestado por los locales. El colegiado madrileño Del Cerro Grande señaló como penalti un contacto entre Álvaro y Cesc Fábregas dentro del área racinguista. El jugador azulgrana se coló entre la defensa , resbaló y con el brazo derecho contactó con el centrocampista catalán. El árbitro no dudó y señaló el punto de penalti además de amonestar al jugador local. El Racing en pleno protestó la acción, al entender que Fàbregas se dejó caer y que el contacto no fue suficiente como para indicar la pena máxima.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...