edición: 3098 , Lunes, 30 noviembre 2020
08/06/2012

No basta con la calificación de concurso culpable para que los administradores deban responder con su propio patrimonio

Javier Ardalán
No es una consecuencia necesaria de la calificación del concurso como culpable, que los administradores deban ser condenados a pagar las deudas a los acreedores con su propio patrimonio personal, según establece una sentencia del Tribunal Supremo, de 26 de abril de 2012.

El ponente, el magistrado Ferrándiz Gabriel, determina que por esa razón, para pronunciar la condena a que los administradores financien la deuda con su patrimonio y para identificar a quienes estarán obligados a ello, es necesario que el Juez llegue a dicha conclusión, además de la concurrencia de los condicionantes impuestos por el artículo 172, que regula que la formación o reapertura de la sección de calificación ha de ser consecuencia del inicio de la fase de liquidación.

Para llegar a esta conclusión, tras valorar y fundamentar la responsabilidad, los distintos elementos subjetivos y objetivos del comportamiento de cada uno de los administradores en por su actuación que, imputada al órgano social con el que se identifican o del que forman parte, haya influido en la calificación del concurso como culpable.

En la sentencia 644/2011, el Tribunal Supremo ya precisó que la Ley 22/2003 sigue dos criterios para describir la causa por la que un concurso debe ser calificado como culpable. Conforme a uno - el previsto en el apartado 1 de su artículo 164 - la calificación depende de que la conducta, dolosa o gravemente culposa del deudor o de sus representantes legales o, en caso de tratarse de una persona jurídica, de sus administradores o liquidadores, de hecho o de derecho, que hubiera producido como resultado la generación o la agravación del estado de insolvencia del concursado.
 
Según lo  previsto en el apartado 2 del mismo artículo, la calificación es ajena a la producción de ese resultado y está condicionada a la ejecución por el sujeto agente de alguna de las conductas descritas en la propia norma.
 
La sentencia estima que contiene este segundo precepto el mandato de que el concurso se califique como culpable " en todo caso, cuando concurra cualquiera de los siguientes supuestos ", lo que constituye evidencia de que la ejecución de las conductas, positivas o negativas, que se describen en los seis ordinales del apartado 2 del artículo 164, basta para determinar aquella calificación por sí sola - esto es, aunque no hayan generado o agravado el estado de insolvencia del concursado o concursada, a diferencia de lo que exige el apartado 1 del mismo artículo -.

En la sentencia 614/2011, de 17 de noviembre, el Tribunal Supremo señaló que el artículo 165 no contiene un tercer criterio respecto de los dos del artículo 164, sino que se trata de " una norma complementaria de la del artículo 164, apartado 1 ", pues manda presumir " iuris tantum " la culposa o dolosa causación o agravación de la insolvencia, desplazando así el tema necesitado de prueba y las consecuencia de que ésta no convenza al Tribunal.
 
Se ha declarado también, que, no se corresponde con un argumento sistemático extraído del conocimiento de los preceptos referidos condicionar, en aplicación de dicho precepto, la condena del administrador a la concurrencia de un requisito que no es exigido - y que, normalmente, no habrá sido valorado - para integrar el tipo que se atribuye al órgano social - y, al fin, a la sociedad - que dio lugar a la calificación del concurso como culpable.
 
Por ello, el Supremo considera que la afirmación de que la norma del artículo 172, apartado 3, contiene una regla indemnizatoria - como defiende la recurrente - no permite eludir la conexión existente entre ella y las de los apartados 1 - completada por la presunción que admite prueba en contrario  del artículo 165 , y 2 del artículo 164. Y tampoco justifica servirse de esta última norma como si fuera un mero instrumento probatorio del supuesto de hecho de la contenida en aquel otro apartado.
 
Del mismo modo, indica el Tribunal, afirmar que el artículo 172, apartado 3, contiene una regla sancionadora no permite eludir la valoración del comportamiento de quien puede ser condenado, a la luz de los criterios de imputación que resulten coherentes con los de la calificación del concurso.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...