edición: 2613 , Martes, 11 diciembre 2018
14/12/2011

No basta que un gasto deducible figure en la contabilidad y haya facturas si no se demuestra que era necesario

Javier Ardalán
El Tribunal Supremo acaba de dar la razón a la Inspección de Hacienda en el caso de las facturas pagadas en concepto de servicios a empresas del grupo consolidado no residentes si no se justifica ni acredita debidamente la obligatoriedad del pago de dichas cantidades. En una sentencia de 15 de noviembre, el Alto Tribunal determina que “no son deducibles los gastos que sólo están reflejados en la contabilidad, aunque existan facturas que amparen el gasto”.

El ponente, el magistrado Emilio Frías Ponce,  considera que la prueba aportada se consideró que no era suficiente para demostrar la existencia de los servicios que generaban el gasto, valoración a que ha de realizarse al tratarse de una cuestión de índole probatoria, que no es susceptible de revisarse en casación, fuera de los supuestos extraordinarios en que así se admite por la jurisprudencia. En estas situaciones, considera que no es el caso y que corresponde al sujeto pasivo la carga de acreditar no sólo la realidad de un pago o gasto, sino su obligatoriedad, de cara a obtener su deducción en el Impuesto sobre Sociedades.

La parte recurrente defendía que estaban recogidos los gastos en contabilidad, sin que se hubiesen detectado anomalías, y existiendo facturas que amparasen el gasto, y puesto que la Administración cuestionó la efectividad de los servicios recibidos, después de requerir al obligado que aportase documentación que avalase la deducción.

En el supuesto que nos ocupa, la Inspección rechazó la deducibilidad de tales gastos por a falta de justificación de la necesidad del gasto para la obtención de los ingresos, lo que fue confirmado por la resolución del TEAC combatida.

A juicio del esta institución, la entidad no había presentado pruebas fehacientes de estos gastos pagados se supone que en beneficio o utilidad de la empresa Shell España SA, y dice la Inspección que en los documentos aportados no consta que la empresa fuera la destinataria de esos servicios por lo que deja sin acreditar uno de los requisitos necesarios para determinar que Shell, pagadora de esos gastos necesarios, fuera la destinataria de los servicios abonados, o lo que es lo mismo no existe prueba de que se produjeran esos servicios que dice Shell España haber recibido de la entidad luxemburguesa.

El Tribunal concluye por tanto, que toda documentación tendente a acreditar un gasto susceptible de deducción por su propia naturaleza debe ser exhaustiva y detallada y en ella debe relacionarse el servicio prestado, en que consiste y a quien se abona, y ello es lo que no consta en el presente caso, por lo que es correcto el criterio de la Inspección y del TEAC.

En este litigio, la Oficina Nacional de Inspección en Madrid en fecha 25 julio 2001 levantó acta de disconformidad a la entidad Shell España SA por el Impuesto de Sociedades ejercicio 1997 e importe de 0 euros. En el acta se decía que era la sociedad dominante del Grupo Consolidado A.

De las actuaciones practicadas se consideró procedente incrementar la base imponible porque la empresa consideró fiscalmente deducibles las cantidades pagadas a la sociedad luxemburguesa, no residente en España, Services Assistance SA por importe de casi 682.000 euros. La Inspección consideró que no eran deducibles estos gastos al no justificarse ni acreditarse la obligatoriedad de tales gastos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...