edición: 2328 , Lunes, 23 octubre 2017
28/11/2016
banca 

No queda más remedio que desconfiar de Del Valle en el Popular

Alfonso Pajuelo
Vaya historia la de Banco Popular, carnaza para los bajistas. Las disensiones internas están haciendo más daño si cabe que la propia situación del banco, en plena transformación, con ajuste de plantilla, un plan para sacar el agujero inmobiliario del balance, nuevo consejero delegado y la presión feroz de los bajistas en espera de hacer su agosto con la caída de la cotización. El mexicano Del Valle es el protagonista voluntario de la crisis porque se ha organizado así para crear un frente contra Ángel Ron, presidente, al que considera culpable de la situación por su mala gestión. La realidad es que el mexicano está abrumado por las pérdidas de su inversión e intenta recuperarse por la vía que sea, incluida la de poner en solfa la propia entidad.

Lleva seis meses intentándolo y hasta ha llegado a implicar a Banco Sabadell en la batalla con la ayuda de su colega colombiano Gilinski, inmerso en su propia pelea en el Sabadell también a cuento de las minusvalías de su inversión, y que puso a Oliú en una difícil situación al obligarle a tomar una posición cuanto menos discutible en la pelea para solventar su propio conflicto. Ambos, mexicano y colombiano se han mostrado como inversores especulativos con su comportamiento.

No es cuestión de convertirles en demonios por defender su inversión pero el lío que han creado es mayúsculo con un alto coste para ambas entidades. Tanto Ron como Oliú deberían haber pagado por elegir mal a sus socios pero también hay que reconocer que en su momento fue un alivio para ambas entidades la entrada de los nuevos accionistas. El problema con estos inversores no es que peleen por su dinero sino la forma que han elegido para hacerlo, especialmente Del Valle, organizando con amplios medios el acoso a Ron sin medir las consecuencias.

Como Del Valle no tiene la fuerza suficiente (entiéndase el dinero) tras quedar comprometido por la ampliación del Popular de mayo pasado, hay que deducir que las intenciones de Del Valle no son nada buenas. Más bien parece que el acoso a discutido Ron sea el medio para eliminar cualquier cortapisa en el control del banco para hacer después lo que mejor venga a sus intereses, incluida por supuesto la posibilidad de venta en la que para él lo importante será la recuperación de su inversión sin tener en cuenta el futuro del banco, ya sea a la hora de fijar el precio o el intercambio de acciones con el comprador.

Las críticas Ángel Ron por su gestión son muchas pero en el caso que nos ocupa son la excusa para eliminarlo porque es el principal freno para que Del Valle haga del banco una almoneda a mayor beneficio de su inversión. Algún plan debe tener el mexicano queque sino no se entiende que esté castigando tan duramente a la entidad con su actuación. Es para desconfiar.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...