edición: 2328 , Lunes, 23 octubre 2017
15/01/2009

Nortel asusta el miedo y despierta la voracidad de las tecnológicas

A.Z.- No es el final del juego. Eso es lo que promete la directiva del icono empresarial de Toronto y lo que busca asegurar el gobierno canadiense. Pero será bajo la tutela de los jueces y al  amparo de la ley de quiebras, al menos en EE UU y Canadá. El fabricante de componentes electrónicos más importante de América del Norte prefiere la catarsis por la puerta de la ley de quiebras  a seguir en estado de coma con la espada de Damocles de un pasivo de 12.000 millones de dólares. Su zozobra pone en guardia a sus competidores, con Alcatel-Lucent, Cisco Systems, Nokia Siemens Networks, la china Huawei y Ericsson en cabeza. La pesca ha comenzado para las divisiones más rentables, con la red metropolitana de Ethernet, la fibra óptica y su red inalámbrica de cuarta generación. Pero la negativa, hace tres meses, a comprar su Ethernet por más de un millón de euros le ha marcado las fronteras de sus expectativas. Todos los caminos propios y ajenos miran en las TIC a Asia.

Paseó su poderío por la burbuja tecnológica y sosteó su estallido, pero la que fue la mayor empresa canadiense por capitalización ha visto cómo sus títulos se deslizaban desde los 120 dólares del boom tecnológico del 2000 a los 0,39 de hoy; ya no vale hoy más que 150 millones de dólares en Bolsa. Su pasivo acumulado asciende a 12.000 millones de dólares debido a la fuerte depreciación que han sufrido sus títulos a lo largo de 2008. En noviembre, Nortel registraba unas pérdidas de 3.400 millones de dólares en el tercer trimestre del ejercicio fiscal y anunciaba un recorte de plantilla de 1.300 puestos de trabajo en todo el mundo como medida para reducir su estructura corporativa. Ni el recorte de personal, ni disponer de 2.4000 millones de dólares en liquidez, ni más de un siglo de historia a sus espaldas y la purga de su directiva en diciembre han sido suficientes. EDC, organismo público de ayuda a la exportación, proporcionará 30 millones de dólares de garantía a corto plazo a Nortel. La compañía se pone bajo la tutela de los tribunales para hacer frente a sus acreedores y a la crisis económica, un movimiento similar a la antigua suspensión de pagos, ahora concurso de acreedores en España. Asegura que seguirá sin interrupción, pero su desplome sacude las aguas ya revueltas de las tecnológicas occidentales.

La crisis económica global y la fluctuación monetaria conducirán a una reducción de la inversión en productos y servicios TIC del 3% en 2009 -la primera desde el estallido de la burbuja puntocom- según Forrester. Y, aunque las previsiones de la consultora  descuentan un empuje por parte de algunas compañías europeas derivado de la debilidad de euro a principios de 2009, incluyendo proveedores como Alcatel-Lucent, Ericsson, SAP, Nokia y Siemens, promete ser breve y desigual. Lo descuentan las propias tecnológicas. La caída en picado de los encargos de sus clientes – las grandes telecos nundiales- y la erosión de sus márgenes por el efecto de la desaceleración, el descenso del consumo y la guerra de precios de la competencia son un estribillo que no le resulta ajeno a las competidoras de Nortel como Alcatel-Lucent. A la franco-americana ni su liderazgo en banda ancha -gracias a los 6,1 millones de líneas DSLAM instaladas durante el Q3 de 2008 y a su amplia cuota del 34% del mercado- la han vacunado contra el final del idilio bursátil con las bolsas suiza, de Amsterdam y de Bruselas. Menos aún la han protegido contra un plan de redución de costes, por lo que se ha establecido una política de recorte de gastos y de sostenibilidad.

Cisco promete ser agresivo con nuevas adquisiciones, su Director Ejecutivo, John Chambers, lo anunciaba en el Congreso de Las Vegas. Pero como los demás gigantes del sector de las TIC, encara sus propios desafíos ante el deterioro de la economía y prefiere salvaguardar su liquidez, o apuntar hacia Asia antes que disparar sobre Nortel, sobre todo si no se trocea antes de volver al escaparate. Fitch les ha marcado ya el sendero de su horizonte y apunta a Oriente: para empezar, Ericsson, Nokia Siemens Networks y Alcatel Lucent estrechan sus lazos con los vendedores locales de la telefonía china como Huawei Technologies Co. y ZTE Corp. La revolución de las telecos chinas y el despliegue del 3G ocuparán sus esfuerzos. Al menos mientras Nortel ajusta sus costuras, reconsidera el tamaño de sus esperanzas y sus precios. Y pone negro sobre blanco la dimensión de sus obligaciones.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...