edición: 2805 , Martes, 17 septiembre 2019
04/04/2019

Nos engañan, son reincidentes

Sin citar al autor de aquello de que "una mentira repetida mil veces acaba convirtiéndose en verdad", acabaremos de acuerdo en que estas elecciones generales, a la vuelta de la esquina, son metafísicamente trascendentales al entender que en ellas está en juego la continuidad del mapa de la Península Ibérica, tal y como se presenta en la actualidad. Cabe también la posibilidad de que muchos no se lo crean y atribuyan al asunto un episodio vulgar de calentón social coyuntural. Y en la medida en que el evento electoral se precipita en abril, darle un tratamiento similar al de cualquier alergia primaveral.

Se presentan los candidatos a todo invocando riesgos y peligros mayores, incluso, nunca vistos ni vividos por la ciudadanía nacional. Promesas edulcoradas, melosas y caramelosas, empalagosas algunas, como estrategias de conducción del votante al redil. En el dulzor de la refriega mitinera no faltan ofrendas de clase, de esas que buscan enfrentamiento social, léase, pensiones. Ofertas tabú adornan, ensucian y para las dos cosas sirven. Interrupción del embarazo, muerte digna... asuntos que evocan y provocan.

La clase política respira dilemas temporales, de siempre, que ahondan y dividen, mensajes ambiguos que esconden alianzas posibles e imposibles, natura y contranatura. Una clase política que de un tiempo a esta parte, se alimenta a base de extraños nutrientes: independientes, tránsfugas, reservistas y jubilados, representantes todos de una falsa clase, falsificación bautizada con el copetudo nombre de `sociedad civil´. Y por si no fueran suficientes promesas y dilemas, se recurre a una herramienta que nunca suele fallar: la historia, amasada, manoseada y cocinada a voluntad para conseguir voluntades, votos.

Con estos antecedentes, prejuicios y prevenciones se dirigen los votantes con capacidad para ello dispuestos a cumplir con los mecanismos de la democracia, recelosos de la credibilidad de los políticos y de sus promesas, a sabiendas de que te van a engañar, seguro. Como en el juego del mus, donde te enfrentas a alguien que ya sabes de antemano que te va a engañar. Y aunque el juego de las urnas no es el mus, a decir verdad que los políticos se esfuerzan en que se parezcan y confundan. De ahí la falta de credibilidad de nuestros representantes, de la política y hasta me atrevería a decir que del sistema. Aunque pienso ir a votar.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...