edición: 2597 , Viernes, 16 noviembre 2018
15/07/2011

Nuevas obligaciones y responsabilidades de los auditores de cuentas frente al trabajo de otros auditores

Javier Ardalán
A la espera del futuro reglamento de Auditoría, el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) ha aprobado una Resolución que regulará las relaciones y responsabilidades entre los auditores en el desarrollo de su trabajo. Hasta el momento estas relaciones se han regulado a través de la Resolución de 25 de febrero de 2003, del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas, la Norma Técnica de Auditoría sobre “relación entre auditores”, que el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) está dispuesto a cambiar por un proyecto que se adapta a la nueva Ley de Auditoría.

En el desarrollo de un trabajo de auditoría de el auditor encargado tiene necesidad de  relacionarse con otros auditores por diferentes motivos, que pueden ir desde que necesario utilizar el trabajo de los que auditan las cuentas de entidades participadas por aquella cuyas cuentas anuales está auditando hasta porque el trabajo de auditoría se realice conjuntamente por varios auditores totalmente o de forma parcial.

Como ejemplo, la Ley de Auditoría de Cuentas no permite delimitar la responsabilidad en el informe de auditoría en los casos en que determinadas cuentas anuales individuales de entidades integrantes de un grupo de sociedades hayan sido auditadas por un auditor distinto al auditor de las cuentas anuales consolidadas. Asimismo, se establece, en los casos de sustitución de auditor, que el auditor predecesor debe permitir el acceso a sus papeles de trabajo al auditor sucesor, sin que sea necesaria una autorización expresa de la entidad auditada, tal y como se preveía en la anterior norma técnica.

Esta Norma Técnica será de aplicación obligatoria, una vez efectuada su publicación en el Boletín Oficial del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas, para los auditores de cuentas y sociedades de auditoría, excepto para los trabajos sobre auditoría de cuentas consolidadas en  que será de aplicación obligatoria a los trabajos que se inicien a partir de 2 de julio de 2010.

Tanto en el caso de cuentas anuales consolidadas, como en el de cuentas anuales individuales, el auditor principal y el auditor de una parte importante del grupo han de prestarse colaboración mutua en el desarrollo de sus respectivas auditorías. Así, éste último, una vez informado del contexto en el que ha de utilizarse su trabajo, debe cooperar con el auditor principal; por ejemplo, pondrá en su conocimiento cualquier aspecto del trabajo que no pueda realizarse de la manera requerida.

De igual modo, el auditor principal solicitará a la Dirección de la entidad o del grupo que informe a la Dirección del componente de cualquier cuestión que pueda ser significativa para los estados financieros de éste, pero que la Dirección de éste último pueda desconocer. Si la Dirección del grupo rehusara comunicar el asunto a la Dirección del componente, el auditor principal comentará el asunto con los responsables del gobierno de la entidad o grupo auditado.

El auditor del grupo debe tener en cuenta para determinar la naturaleza, momento de realización y extensión de su participación en los procedimientos de evaluación del riesgo y en los procedimientos de auditoría aplicados por los auditores de los componentes a la información financiera de los mismos. El propósito de estas actuaciones ha de ser la obtención de evidencia de auditoría suficiente y adecuada acerca de la información financiera de los componentes y sobre el proceso de consolidación para expresar una opinión sobre si las cuentas anuales consolidadas presentan la imagen fiel, de acuerdo con el marco de información financiera que resulte de aplicación.

En el capítulo de las responsabilidades, la Resolución establece que el auditor principal es responsable de la dirección, supervisión y ejecución del encargo de auditoría del grupo de conformidad con las normas de auditoría y demás requerimientos normativos aplicables, y de que el informe de auditoría que se emita sea adecuado a las circunstancias. Por ello, el informe de auditoría sobre las cuentas anuales consolidadas no hará referencia al auditor de un componente. En este sentido, el informe de auditoría sobre las cuentas anuales consolidadas se adaptará a los modelos normalizados.

A su vez, si un componente es objeto de auditoría, el auditor del componente es responsable de la dirección, supervisión y ejecución de dicha auditoría de conformidad con las normas de auditoría y demás requerimientos normativos aplicables y de que el informe de auditoría que emita sea adecuado a las circunstancias.

Los auditores de los componentes que realicen, para la auditoría del grupo, un trabajo de auditoría, de revisión o de otro tipo sobre la información financiera de los componentes, de acuerdo con lo establecido por el auditor principal, a través de la emisión y aceptación de las instrucciones del trabajo a realizar, conforme a lo previsto en el apartado 23, son responsables tanto de la ejecución de su trabajo, como de sus resultados. Esta responsabilidad no se ve alterada por el hecho de que el auditor principal utilice el trabajo realizado sobre el componente como evidencia en el proceso de auditoría de las cuentas anuales consolidadas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...