edición: 2363 , Miércoles, 13 diciembre 2017
16/02/2009

Obama y Silicon Valley se dan la espalda

Aburre al tiempo e irrita a Sillicon Valley. El nuevo inquilino de la Casa Blanca estrena su plan de estímulo económico de 787.000 millones de dólares con una colección de calabazas tecnológicas a bordo y los recelos de los gigantes del sector, que se enfrentan al ‘síndrome Nortel’ advertidos de que no olerán los dólares para sus rescates. Prometió una revolución, pero al primer presidente digital de la historia de EE UU se le oxidan los sables. Ni la ausencia de su ‘zar tecnológico’ -un cargo repudiado y remendado- ni las únicas medidas hacia el sector -la demora de la TDT digital hasta el 12 de junio junio y la guerra abierta a la inseguridad cibernética- animan al gremio de las TI, en plena tormenta.

Prometió llegar a la Casa Blanca como adalid de la tecnología y más de 17.000 millones de ayudas al sector. Silicon Valley le votó -un 91% de sus trabajadores-, ha financiado su candidatura y hasta desenfundado la billetera para su fiesta de investidura. Pero a Barack Obama el vacío en su cúpula tecnológica, las amenazas de recortes para la banda ancha y los problemas en la televisión digital le deslucen su paseo por la Casa Blanca. Por ahora, su equipo sigue descabezado. Iba a ser su enseña, pero aún le ha encuentrado cara a su CTO (Chief Technical Officer).

Ya ha visto cómo rehusan montarse en su buque Eric Schmidt, de Google, quien negó su interés en el cargo; Bill Gates, retirado de Microsoft; o Vin Cerf, uno de los apóstoles de internet y miembro de la directiva de Google, entre otros. El súper jefe de la tecnología está llamado a tener a su cargo en esencia poner al gobierno al ritmo del siglo XXI, usando la tecnología para reformarlo y mejorando a la vez el intercambio de información entre el gobierno federal y los ciudadanos, contribuyendo también a la investigación y desarrollo y al sistema educativo. Pero a Obama se le agua su ‘Zar de la Tecnología’. El cargo, convertido en una corona maldita, el perfil, entre sospechas después de que su amigo y recién nombrado presidente de la FCC (Comisión Federal de Comunicaciones), Julius Genachowski, renunciara a él por la falta de independencia y de poder de un cargo que carecerá de autoridad presupuestaria.

La bronca con las tecnológicas y las telecos está ya servida, ahora que buscan en sus muros una pértiga para salvar la peor turbulencia desde el estallido de 2001. Prometió llegar a la Casa Blanca como adalid de la tecnología y más de 17.000 millones de ayudas al sector. No olerán un plan de 800.000 millones de dólares (unos 600.000 millones de euros) que están preparando los legisladores demócratas para frenar la caída de la economía norteamericana y el creciente paro. Se lo ha recordado Blair Levin, su asesor de campaña en materia tecnológica. Una cosa es ondear la promesa de ampliar las conexiones de internet de alta velocidad a lo largo y ancho del país que inventó internet. Con Estados Unidos anclado en el puesto 18º en el ranking mundial en acceso a banda ancha, Barack Obama no tenía más opciones. En el pionero de las nuevas tecnologías de comunicación, sólo un 26% de la población tiene acceso a un servicio de alta velocidad, detrás de los países nórdicos, Hong Kong y Canadá.

Para empezar, los partidarios de expandir la red de Internet de alta velocidad tendrán que utilizar las estructuras existentes y no podrán apoyarse en un paquete de incentivos económicos del que esperaban 17.000 millones para ciencia y tecnología, 6.000 de ellos para el acceso a internet a alta velocidad en áreas rurales y apartadas. Con la banda ancha, no quiere saltar el burladero: ni entrar en la trinchera del Wimax, por más que, con Intel en cabeza, quienes han realizado inversiones en inlámbrica y tecnología WiMAX  -para proporcionar acceso a Internet de bajo costo a través de largas distancias sin necesidad de antenas wifi locales- se empeñen en subirse al carro tecnológico de Obama. Pero es necesario que haya una importante infraestructura WiMAX para aprovechar las chipsets.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...